Páginas vistas en total

miércoles, 13 de julio de 2016

Exterior noche. Eduardo Guillot





Ficha técnica:

Título original:Exterior noche.
País: España, Comunidad Valenciana.
Año: 2005
Duración: 17 minutos. The Wonder Spot'

Dirección: Eduardo Guillot.
Guión: Eduardo Guillot, basado un relato  de Melissa Bank ,
Dirección de fotografía: Miguel Llorens.
Música. Varios: Watch Over You de Automatics; Look at You por Cactus Jack
Montaje: Rafa Montesinos.
Dirección artística: Jero Bono,

Vestuario: Paula Alcón

Productores ejecutivos: por 'Nadie es perfecto, Miguel González, Kike Martínez; por 2 Many Producers: Pau Martínez.
Compañías Productoras: Nadie es perfecto /Movie Productions; 2 Many Producers, S.L. ; financiación: Institut Valencià de Comunicaciò (IVAC), Generalitat Valenciana de Cultura, Educació i Sports, Ministerio de Cultura, RTVV, en colaboración con TRIVISION


Intérpretes: 


Marta Belenguer: Sonia,
Toni Agustí: Victor, 
José María Sanz 'Loquillo' :Alejandro,
María Minaya: Paula,
Lola Eulogio: Silvia,
Liberto Peiró: Fotógrafo,
Antonio Sanz: Tono,
Raúl Tamarit: DJ.


Sinopsis:


Una pareja asiste a una fiesta nocturna. Los encuentros que se producen en el transcurso de la noche afectan de diferentes maneras a la confianza que ambos tienen en su relación. Basado en un relato de Melissa Bank.

Premios:


Premio Bancaja Cortometrajes 2005.


Comentario:



'Exterior noche' es un corto de Eduardo Guillot, un periodista cultural en activo desde 1986 (Rockdelux, Efe Eme), autor de numerosas publicaciones musicales como las monografías Ramones. Tratamiento de shock e Iggy Pop. Barcelona Connection. En el terreno cinematográfico, ha publicado varios libros dedicados al género de terror, y ha trabajado durante algunos años para el Festival Cinema Jove y para la Filmoteca Valenciana. En 2008 coordina¡Rock, acción! Ensayos sobre cine y música popular. Ha sido jurado del Festival Internacional de Cine Documental Musical de Barcelona In-Edit Beefeater y actualmente dirige Foc Cinema (Castellón) y colabora en el festival Abycine (Albacete). (1)

Antes de entrar de lleno en el comentario de este corto, realizado por un magno representante de la 'intelligentzia valenciana', un trabajo que ha sido precedido por otros, algunos más conocidos por razones 'extradiegéticas' bien sonadas, como, 'Ja en tenim prou', una película colectiva co-dirigida por Eduardo Guillot, Toni Canet, Enrique Navarro, Rafa Xambó y Artur Balaguer (2007), y otros como 'Amadeo, una historia real' (2005) o  'Els territoris de la ficció' (serie televisión, 2007), nos ha preocupado el hecho de que páginas en las que confiábamos, como Filmaffinity o Imdb, den como fecha de estreno de este corto el año 2007, y sin embargo en los créditos iniciales de la película aparece un cartel que informa al espectador de que 'Exterior noche' fue galardonado con el 5º Premio Bancaja de Cortometrajes. en 2005. Puede tener una explicación, pero no se nos alcanza;  la realización de Guillot pasó, al parecer, sin pena ni gloria y si ahora volvemos sobre ella es porque, durante estas vacaciones de verano, estamos valorando el papel de la crítica fílmica en una país en el que, a diferencia de lo que ocurrió en Francia con la Nouvella Vague, sus actores no han sido capaces de hilvanar una historia. Al menos Eduardo Guillot lo ha hecho y por eso lo podemos criticar.

No parece el director muy preocupado por el alumbramiento del guión del siglo XXI, que llevó a Daniel Tubau a escribir un libro sobre el tema y hablarnos de nuevas narrativas y relatos hipertextuales (2). Para el director de 'Exterior noche' da la impresión de que su máximo interés ha sido realizar una película canónica, con los medios que pusieron las instituciones valencianas a su disposición, en la que se produce un absoluto respeto por la división del relato en los clásicos tres actos reparadores, algo descompensados, (ya lo explicaremos), en un modo de representación institucional sin grandes riesgos ni narrativas alternativas.

El corto, intenta una adaptación pretenciosa del espíritu chick-lit que caracteriza la novela de Melissa Bank, un género de ficción postfeminista dentro de la novela romántica, actualmente en auge, para mujeres activas entre 20 y 30 años, que incluye una extensa gama de temas que van desde el noviazgo, el amor y los problemas de género, que abarcan la violencia, el sexo y la perversión o amor tóxico. En los escritos de Banks los diferentes subtextos incluyen intenciones más oscuras que se están gestando en los personajes y que hacen temer que, en cualquier momento el espectador encantado, halagado y divertido, vislumbre entre las sombras una amenaza latente. Esto se puede sentir tenuemente en tan sólo dos ocasiones en esta adaptación cinematográfica: cuando Sonia (Marta Belenguer) y Alejandro (Loquillo, a la sazón mimado por las instituciones valencianas) se encuentran en una fiesta, en la que actúa como DJ Raúl Tamarit, y  en el desenlace de la trama, cuando la chica se despide de su novio y un plano circular nos muestra por unos instantes la expresión de su rostro. En un corto de 17 minutos, en el que apenas se desarrollan los personajes, es como querer sacar petróleo de una baldosa.

Tras los títulos de crédito iniciales, una pareja circula en un coche por la ronda interior de Valencia, alternando la visión nocturna de la ciudad, con un primer plano de la pareja en  el interior de su automóvil; dos jóvenes que se muestran embelesados, mientras la luna asciende acelerada, una imagen mil veces repetida. Una presentación que dura algo más de tres minutos y apenas nos informa de los protagonistas, sino tan solo de lo que sienten en ese momento. Nuestra pareja desemboca en una fiesta organizada por músicos, el mundillo en el que se desenvuelve el director, y entre todos los invitados sobresale una chica que, como Ramona Flowers, la protagonista de Scott Pilgrim contra el mundo, un film de Edgar Wright del año 2010, parece una réplica del icono femenino creado por Tom Tykwer en 1998 , 'Corre, Lola, corre'. En la fase de confrontación con la cuestión que se nos plantea, se produce el único hecho interpretable: el encuentro de Sonia con su antigua pareja Alejandro, de la que se desprende alguna señal de que su relación fue dañina y perversa, a lo que se suma el saludo entre Victor y Paula, su actual pareja, que añade confusión a la confusión, en una maniobra de distracción de los espectadores. Con los datos que se nos da es imposible deducir más de lo que nos cuenta una cámara más objetiva que penetrante, y hay algo molesto al final: el lenguaje audiovisual es diferente al escrito y no se valora el film en función de la novela, sino en relación con lo que es capaz de transmitir. Llegados al 'tercer acto', Sonia y Victor, observados al anochecer, deambulando por una calle solitaria  por una cámara colocada en un punto fijo hacia el que avanzan, nos acercamos al giro final, que nos deja un tanto perplejos. ¿Qué nos ha querido contar Guillot? No nos aventuramos a dar una respuesta. El film se puede ver en Vimeo y cada cual puede sacar sus conclusiones, entre las que no descartaría que vivimos en una época de posmodernidad, en la que 'esas pequeñas cosas' de que habla Serrat, con intención bastante clara, se están convirtiendo en los árboles que no nos dejan ver el bosque.



(1)  Circulo de Bellas Artes de Madrid. Casa Europa. Biografía Eduardo Guillot
(2) El guión del siglo XXI. El futuro de la narrativa en el mundo digital. Editorial Alba, colección 'Fuera de Campo, Primera edición, abril de 2011.



No hay comentarios:

Publicar un comentario