Páginas vistas en total

martes, 12 de julio de 2016

Outlander. Howard McCain. Comentario.






Ficha técnica, cartel, sinopsis, crítica. (Pinchad aquí).



Comentario:


Outlander, el film realizado por McCain en 2008, cuando el cine de ciencia-ficción enriquecido por los efectos especiales creados por ordenador llevaba más de cuarenta años de recorrido, es todo un manifiesto contra los que cada día, desde diferentes tribunas, atacan a los maestros del género y se muestran paternalistas con estos productos de 'serie B', cuya debilidad, en muchas ocasiones no reside tanto en la tosquedad de los medios utilizados y las personas que se encuentran detrás de ellos, como en la escasa imaginación del que ha creado los 'bichos' o seres extraños de cualquier tipo, terrestres o alienígenas, que serían exactamente los mismos por mucho que se hubiera tiempo y dinero en mejorarlos. 



Lo que sucede entre los primeros créditos, los que nos informan de quienes son las compañías productoras, entre las que se encuentra ni más ni menos que  'The Weinstein Company'  (los mismo Bob y Harvey Weintein que fundaron MIRAMAX, un acrónimo formado con los nombres de sus padresy .el encuentro con los primeros terrícolas, con el protagonismo de Jim Cavitzel, la representación por antonomasia de la tristeza y la depresión es, francamente inverosímil, lo cual no sería un gran problema si estuviera bien articulado. Una nave cae en Noruega en el año 706 d.c., sin que un acontecimiento de semejante importancia transmita al espectador la más mínima inquietud o emoción.  A pesar de las múltiples referencias a una gran cantidad de filmes del cine de género realizado hasta el momento; las máquinas utilizadas son rudas y primitivas, y curiosamente el cerebro electrónico encargado de informar al astrounata de desconocida procedencia desconcertante: conoce el lugar donde la nave ha aterrizado, la Tierra, la etapa de evolución histórica en que se halla el hombre, la Edad del Hierro y su tecnología (la mayor fantasmada que alguien pueda imaginar), que el asentamiento donde el alien ha ido a parar está abandonado y que no se han encontrado naves; incluso conoce el idioma que hablan los lugareños: el noruego. 









Toda una lección de historia y geografía, una evidencia de que el traductor acaba de aprobar la revalida de cuarto de secundaria, Me voy a abstener de comentar el artilugio que el extraterrestre utiliza para acumular conocimientos sobre los habitantes de la Tierra y sus costumbres, y la asimilación e incorporación física de los elementos que lo asimilan al ser humano, un proceso que le hace sangrar por la nariz y vomitar como un hombre en una situación extrema, cuya apariencia física es absolutamente igualita a la de los habitantes de la Tierra, algo que priva de excitación al hecho de que alguien sufra tanto para saber como son los que son igual que él. A continuación, si queréis, nos ponemos a denostar a Ridley Scott y su película 'Prometeus'.



Tras someterse a este proceso traumático , domina el idioma del lugar y se comunica sin dificultad con los vikingos, trabando amistad con un niño que no por casualidad se llama Eric; maneja una espada artúrica y conoce de primera mano la destrucción de que son capaces los terrícolas, que no se diferencian mucho de ellos, como se irá constatando a medida que avanza una historia, en la que el hecho de que  su protagonista, Kainan (Jim Caviezel), proceda de otro planeta es simplemente un macguffin para contar la misma historia que nos contó Ridley Scott en Gladiator, en la Noruega del siglo VIII, en la que dos hombres se enfrentarán por el cariño de un rey que debe nombrar sucesor, el legendario Horthgar, interpretado por John Hurt, cuya hija, una especie de Brave enfurecida, debe casarse con el elegido. Guionista y director debieron creer que hacer proceder al extranjero, con conocimientos superiores al hombre de la Edad de Hierro, de otro planeta, contactaría mejor con el público actual, que hacerlo descender del Olimpo de los dioses, enamorarse y quedarse al fin entre los mortales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario