Páginas vistas en total

sábado, 17 de septiembre de 2016

Confesiones de una mente peligrosa. George Clooney.








Ficha técnica:


Título original: Confessions of  a Dangerous Mind.
País: Estados Unidos.
Año: 2002.
Duración: 105 minutos.

Dirección: George Clooney.
Guión: Charlie Kaufman, basada en el libro de Chuck Barris.
Casting: Ellen Chenoweth.
Dirección de Fotografía: Newton Thomas Siegel, a.s.c.
Música: Alex Burman.
Edición: Stephen Mirrione, A.C.E.
Directores artísticos: Nicolas Lapage y Jean-Pierre Paquet.
Decorador del set: Anne Galeo.

Diseño de Vestuario: Renée April.
Responsable de maquillaje: Stephan Dupuis.
Responsable de maquillajeMicheline Trepanier.

Productor: Andrew Lazar.
Productores ejecutivos: Steven Soderbergh, Rand Ravich, Bon Weinsten, Harvey Weinstein, Jonathan Gordon, Stephan Evans
Diseño de producción: James D.Bissell.
Compañías. Productoras: Miramax asociada con Renaissance Films, , Mad Chance Production, , asociado con Section EightEmon Home Entertainment


Intérpretes:


Sam Rockwell: Chuck Barris,
Dick Clark: él mismo,
Drew Barrymore: Penny,
Michael Cera: Chuck de 10 a 11 años,
George Clooney: Jim Bird,
Julia Roberts: Patricia,
Rutger Hauer: espía alemán,
Maggie Gyllenhaal: Dobbie
Robert John Burke
Jennifer Hall: Georgia,
Kristen Wilson: Loretta, concursante,
Brad Pitt: concursante soltero,
Matt Damon: concursante soltero,
J.Todd Anderson: concursante soltero,
Carlos Carrasco: Drazioni,
Emilio Rivera: Benitez,
Daniel Zacapa: Ronda,
Krista Allen: Pretty Woman,
Michael Ensign: Simon Oliver,
James Urbaniak: Rod Plexner.


Sinopsis:


Chuck Barris (Sam Rockwell) lleva una doble existencia realmente difícil de alternar: de día vive una vida exitosa dedicada a la televisión, pero en la otra es un asesino de la CIA, con sus dosis de riesgo y de misterio.El contraste de ambas personalidades es el empuje que necesita para vivir. Pero el contraste ente ambas actividades es una carga muy difícil de soportar, que acabará provocando el desequiibrio del individuo.


Comentario:



¿CÓMO TE CONSIDERAS? ¿PERDEDOR O GANADOR?



Un periodista de TV, Dick Clarck, presentador del programa  'American Bandstand' abre el film diciendo que :" No envidia la vida de Barris, porque no había sido demasiado feliz. El éxito radica en encontrar un buen trabajo, estar sano y tener a alguien con quien compartir tus logros. Él sólo tiene algunas piezas del puzzle, pero no todas." Un alegato que da buena cuenta del numero de losers o fracasados que deambulan por el mundo. A continuación, guionista y director, Charlie Kaufman y George Clooney, sitúan esta introducción en su contexto, de una forma que sólo sabe hacer el cine americano: sobre una pantalla en negro en la que se inscribe el título del film se oye una voz en off que reza: " Yo, Ronald Reagan, juro solemnemente que desempeñaré fielmente el cargo de Presidente de los Estados Unidos...", mientras aparece en primer plano el culo de un televisor de rayos catódicos, frente al que está situada una figura desenfocada que apenas da información sobre el sexo del que mira fijamente el aparato, con la única orientación de que la parte del torso visible está desnuda; un salto de eje nos muestra a un hombre con barba abundante, cabello largo y desprovisto de ropa. En el siguiente plano su cabeza ocupa el extremo derecho de la pantalla y de nuevo una voz en off transmite al espectador sus reflexiones: "Cuando eres joven, tu potencial es infinito, podrías hacer realmente cualquier cosa. Podrías ser Einstein, podrías ser DiMaggio. Luego llegas a una edad en la que, lo que podrías ser no se parece a lo que has sido. No has sido Einstein, no has sido nada. Es un mal momento." Mientras una mujer limpia la habitación de  Barris, interponiéndose entre él y el aparato de la televisión, indiferente ante la desnudez del hombre, la cámara se aproxima hasta lograr un primer plano del ojo de Chuck que expresa tristeza y decepción. De esta forma, con muy pocos elementos, se ha situado al protagonista en su contexto histórico, social y personal, ¿ un  perdedor? cuyo perfil no coincide con la descripción de triunfador de Dick Clark, cuya historia transcurre durante el gobierno del conservador Ronald Regan.

Una nueva leyenda nos advierte de que la película está basada en hechos reales, contenidos en los diarios del señor Barris, un material de archivo público, y en cientos de horas de entrevistas grabadas. A continuación comienza un relato construido con una imagen nada complaciente,basado en un diario que tiene como objetivo servir de advertencia a otros potenciales perdedores; la  escasez de recursos se intenta compensar con movimientos constantes de la cámara, no muy ortodoxos, cuyo resultados es un discurso visual extravagante, compuesto en parte con material encontrado y una gran abundancia de planos aberrantes, picados, contrapicados que debilitan el impacto del cuerpo de Rockwell, con frecuencia desnudo. Un film que deviene bizarro gracias a la colaboración de Kaufman, una mente privilegiada para contar historias abracadabrantes, la locura de Rockwell y la inestimable colaboración de George Clooney delante y detrás de la cámara, que convierte las dos actividades en las que discurre la vida de Chuck en una espectáculo semejante, en el que se desacraliza el estado mediante esa imagen de Barris desnudo delante del televisor mientras se transmiten comunicados oficiales o suena el himno de Estados Unidos. El personaje concluye su diario con una confesión: "Me llamo Charles Hersh Barris,  he compuesto canciones pop, he sido productor de televisión. Soy culpable de contaminar las  ondas herzianas con espectáculos pueriles y alienantes. He matado a  33 seres  humanos (el mismo número que los años que tenía Cristo cuando murió), estoy condenado al infierno..."

Queda en el aire si el personaje se adapta o no al perfil de triunfador que lanza a las ondas el presentador de 'America Bandstand'; Chuck  propone una idea para ayudarnos averiguarlo: "El juego de los viejos", que consiste en reunir en un plató a tres ancianos armados con tres pistolas cargadas, que repasan  sus vidas, qué han hecho, y lo cerca que han estado de hacer sus sueños realidad. El ganador es el que no se vuela la cabeza y el premio es una nevera. Chuck Barris, es el presentador del Gong Show. Pero hay algo que deja claro este film, una circunstancia extradiegética; algunos hombres disponen de tal autoridad, que no se  puede ni se debe confundir con el poder, que logran reunir a un elenco, que a otros les costaría muy caro,  unos actores que se prestan a participar en sus proyectos no sólo en roles de personajes principales, sino secundarios o incluso haciendo de extras. Estos hombres se llaman Charlie Kaufman y George Clooney. Sorprende ver a extras de lujo como Brad Pitt y Matt Damon, que ya habían conseguido grandes logros en su carrera, acompañando a Sam Rockwell, un actor versátil que tuvo la suerte de que Duncan Jones se fijara en el para protagonizar su obra maestra Moon. O compartir el papel de espía de segunda fila con Rutger Hauer (el bello replicante de Blade Runner), un trabajo  que compatibiliza con el de conductor de realitys inmorales con la misma frivolidad que dirigía sus programas de entretenimiento.



No hay comentarios:

Publicar un comentario