Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

martes, 13 de septiembre de 2016

El amor es más fuerte que las bombas. Comentario.






Cartel, ficha técnica, sinopsis, críticas, trailer. (Pinchad  aquí).



Comentario:


Joachim Trier es un joven director noruego, criado en Oslo, cuyo padre, Jacob Trier,  fue el técnico de sonido de una película muy notable en su país, Pinchcliffe Gran Premio, El cineasta es un pariente lejano de Lars Von Trier, aunque dicha consanguinidad apenas influye en su estilo, provocativo en el danés, frío y contenido en el noruego   'Más fuerte que las bombas' es su tercera película, tras las muy galardonadas 'Reprise' (2006), que recibió los premios 'Amanda' y Aamont', y Oslo August 31 set , estrenada en la sección de Cannes 'Un certain regard',y considerada una adaptación de 'El fuego dentro' de Louis Malle (2011). El prestigio adquirido en poco tiempo hizo que fuera visto como un cineasta competente para formar parte del jurado  de las especialidades de Cinefondation y de Cortos del Fiestival de Cannes.





La primera cuestión a tener en cuenta es que la poderosa industria cinematográfica, ya sea o no independiente,- una definición que  hoy ha perdido todo su peso debido al nacimiento de compañías muy fuertes surgidas al margen de Hollywood, en muchas ocasiones dirigidas por gente famosa del mundo del cine -, es que, por razones que se nos escapan, existe en ciertos ámbitos un claro interés por las producciones que circulan por los márgenes del cine, según denominación de Luís E.Parés, ya sea porque huyen del universo en que han nacido y buscan auténticas tragedias humanas, frecuentes en el llamado Tercer Mundo, por el que amplios sectores de las poblaciones desarrolladas han sentido y sienten gran interés, ya porque nos muestran la idiosincrasia de pueblos del hasta ahora mundo desarrollado muy diferentes a la nuestra. La propia protagonista-ausente, interpretada por Isabelle Hupert se hace esta reflexión. como la fotógrafa Amy Ryan, en voz alta, cuando, al describir el trabajo de los reporteros gráficos, realiza una autocrítica del trabajo que llevan a cabo fuera de su país: en las guerras se produce una suspensión transitoria de la vigencia de las convenciones humanas y el respeto de los derechos de los hombres, y se consiente que un fotógrafo realice su trabajo en el interior de hogares destrozados por la muerte de alguno o algunos de los suyos, violando su sagrada intimidad. Una vez obtenido el material gráfico, no saben bien qué hacer con él, si contar la historia de una familia concreta, reduciendo su relato a la categoría de anécdota, o intentar convertir la imagen en paradigma de una contexto más amplio y profundo. Si son capaces. En  la conclusión a la que llega puede estar la clave del drama que plantea Trier y el desenlace del mismo, que planea a lo largo del film.





La frialdad de los personajes, que parecen hablar constantemente de otros y no de ellos mismos, recuerda al impenetrable, insondable  y hermético carácter de algunos protagonistas de las películas de Gus Van Sant, como  'Paranoid Park', Al  escribir sobre esta película en un post de 19  de abril de 2011 , cuando el blog iniciaba su andadura,decíamos algo que podemos rubricar ahora en relación con 'Louder Than Bombs': " es cine en estado puro, en el que la dégesis la construye una cámara constituida en narrador objetivo, que no penetra en los personajes, sólo los observa; las escenas se repiten, unas veces más explicativas o expresivas y otras más frías. Los primeros planos no son enunciativos ni expresivos, no transmiten los sentimientos de los personajes, sino su apatía, terrible para la edad de los protagonistas." Añadíamos algo que no evita Trier: su objetivo entra reiteradamente en el cuarto de Conrad, al contrario que el de Gus Van San,  y nos muestra al rebelde adolescente y sus vulnerabilidades, vigilado muy de cerca por un padre que se ha cuidado de ellos, los ha educado y sufre con su actitud esquiva.






Parece como si Joachim Trier hubiera dado la vuelta al film de Susanne Bier, Hævnen (La venganza), traducida por los españoles por 'En un mundo mejor' (2010) , muy aficionados a quitar carga a los títulos de las películas de tal manera que pierden todo su significado, En el film de la danesa, que militó en el movimiento 'Dogma 95', es el padre, un médico  de origen sueco, quien abandona a su familia, al borde del precipicio, para trabajar en una ONG en Sudán, una actitud romántica y muy paternalista que se da con frecuencia en los países nórdicos. Se habla de violencia y de hecho, plantea la persecución de que son objeto los suecos en  Dinamarca y la discriminación que padecen en las escuelas y en las calles, una actitud en la que influye la diferente postura que mantuvieron unos y otros en la Segunda Guerra Mundial. La cuestión reside en dilucidar contra  quien se dirige el acto de venganza en realidad. Las Hermanas Brönte ya advirtieron en el siglo XIX de que es más fácil arreglar los asuntos de los demás que los propios.








Los actores son idóneos para representar sus respectivos roles, tanto Isabelle Huppert, que impresionó al público en 'La pianista' de Haneke; Jesse Isenberg (magnífico en 'La red social', y poco adecuado en Café Society de Woody Allen), genial Devin Druin como Conrad Redd, representando la cara más amarga e injusta de la adolescencia, y muy humano y convincente el  muy experimentado y galardonado actor irlandés,Gabriel Byrne, en el papel de un padre que ha tenido que cumplir el rol de madre, por las continuas ausencias de su esposa, que no sólo ha vivido su vida como ha querido, sino que le ha sido infiel con compañeros de profesión. Es muy estremecedora la secuencia en la que Gene llama a su hijo Conrad, sentado solo en un columpio, y éste se lo echa de encima con un argumento que muchos padres conocen; lo sigue preocupado y observa el estado de vulnerabilidad en que se encuentra, lo que provoca que lo llame continuamente por teléfono. La misma secuencia se repite desde el punto de vista del hijo; mientras, la madre muerta es objeto  de veneración de unos hijos que, de una forma u otra, culpan al padre que los ha cuidado y ha hecho real su bienestar. No es el único film nórdico que trata el tema de la incompatibilidad de ciertas opciones profesionales y vitales con la familia; existe el precedente de una obra magna de Bergman, 'Sonata de otoño' (1979), que inspiró la película de Pedro Almodovar 'Tacones lejanos'







No hay comentarios:

Publicar un comentario