Páginas vistas en total

sábado, 10 de septiembre de 2016

Juego de armas. Todd Phillips.






Ficha técnica:


Título original: War Dogs.
País: Estados Unidos.
Año: 2016.
Duración: 114 minutos.

Dirección: Todd Phillips.
Guión: Stephen Chin, Todd Phillips & Jason Smilovic, Basada en un artículo de Rolling Stone que maduró en forma de libro , Arms and the Dudes de Guy Lawson. Director de Fotografía: Lawrence Sher, a.s.c.
Música: Cliff Martínez.
Editor: Jeff  Groth.

Diseño de Vestuario:  Michael Kaplan.

Productores: Mark Gordon, p.g.a., Todd Phillips, p.g.a., Bradley Cooper, p.g.a.
Productores ejecutivos: David Siegel, Bryan Zuriff.
Diseño de producción: Bill Brzesky.
Compañias productoras: Warner Bros. Pictures presenta a Joint Effort/Mark Gordon Company Production.


Intérpretes:


Jonah Hill : Efraim Diveroli ,
Miles Teller : David Packouz,
Ana de Armas :Iz,
Bradley Cooper : Henry Girard,
JB Blanc : Bashkim,
Barry Livingston : Burócrata,
Shaun Toub: Marlboro.


Sinopsis:



Basado en hechos reales. Todd Phillips trae la historia de dos jóvenes que se convirtieron en grandes estrellas del tráfico de armas. La historia se centrará en David Packouz y Efraim Diveroli, dos jóvenes que se dedican al intercambio de armas de forma ilegal. Su braguetazo económico llegará cuando consigan realizar un acuerdo por un valor de 300 millones de dólares con un contacto del Pentagono, para poder transportar armas a los aliados afganos de Estados Unidos. Los jóvenes se embarcarán en una aventura donde no solamente disfrutarán de las grandes ganancias que le ha proporcionado este trato, sino también de los peligros que conlleva realizar este tipo de acuerdos en países en plena guerra. Jonah Hill y Miles Teller son los encargados de protagonizar esta película.

Críticas:


Todd Phillips ha conseguido convencer al público y a la crítica de la bondad de su proyecto. La página Rotten Tomatoes da un índice de aceptación de la prensa especializada, tras consultar 178 medios, de un 60%; la valoración del público es más alta (73%), consultados más de 19,000 espectadores, y, aunque no presenta el divorcio entre ambos sectores  que está siendo un hecho cada vez más habitual y se está convirtiendo en proverbial, si es indicadora de la barrera que se está levantando entre ambos grupos, generadores de opinión, en la red o fuera de ella. Muchos de los opinadores, que no están en las plantillas de los periódicos, han recibido una formación más específica que quienes les precedieron,  porque el cine, como todas las manifestaciones de cualquier tipo del hombre evoluciona  sin cesar, y con ellas el discurso académico. Esto impone el fin de la endogamia que ya no puede competir con el conocimiento.

En España, Jordi Costa introduce algunos matices que le impiden mejorar su valoración: "Juego de armas cuenta, hiperboliza y distorsiona la historia real de los jóvenes emprendedores Efraim Diveroli y David Packouz, que, aprovechando las zonas de ambigüedad de lo legal y conformándose, en un buen principio, con las migajas del negocio armamentístico, se convirtieron en picarescos proveedores del ejército americano. Encarnados por Jonah Hill y Milles Terner, los personajes adquieren el aura de una pareja de clowns de barniz gonzo con los roles de Augusto y Carablanca mutados en una Amoralidad Americana XXL y un Relativismo Ético de Triste Figura. La película llega en una temporada que ya ha visto a otros consolidados directores de comedia –Jay Roach y Adam McKay- dar un ambicioso salto más allá de sus registros: lástima que el viejo bagaje contracultural de Todd Philips ni se palpe en este traspié." (1)

Alberto Luchini, no solo mejora su valoración, sino que resulta más útil para el público: " Que la firme Todd Phillips, uno de los grandes directores de comedia de la actualidad, no debe inducir a error: aunque un humor muy negro sobrevuela las casi dos horas de metraje (que se pasan en un suspiro), Juego de armas no es para nada una comedia, sino más bien el thriller dramático que podría resultar de la fusión entre El señor de la guerra y El precio del poder, al contar, por un lado, una trama de tráfico internacional de armas, y, por otro, la historia de la desmedida ambición de dos veinteañeros de Miami dispuestos a todos por alcanzar el éxito (o, dicho en estadounidense, por tener mucho dinero).(2)


(1) Los lobos de la guerra. Le película es puro manierismo 'scorsesiano': una crónica formulada desde las carreteras secundarias de la amoralidad americana. Diario 'El País, 9 de septiembre de 2016.
(2) El negocio de la guerra. Diario 'El Mundo'




No hay comentarios:

Publicar un comentario