Páginas vistas en total

viernes, 23 de diciembre de 2016

De boda en boda. David Dobkin. David Dobkin de rozar la noéz





Ficha técnica: 


Título original: Wedding Crashers.
País: Estados Unidos.
Año: 2005.
Duración: 108 minutos.

Dirección: David Dobkin.
Guión: Steve Faber, Bob Fisher.
Casting: Lisa Beach.
Dirección de Fotografía: Julio Macat.
Música: Rolfe Kent.
Edición: Mark Livolsi.
Dirección artística: Kevin Constant.
Decoración del set: Garrett Lewis.

Diseño de Vestuario: Denise Wingate.

Productores: Peter Abrams, Robert L.Levis, Andrew Panay.
Productores ejecutivos: Cale Boyter, Richard Brener, Toby Emmerich.
Diseño de producción: Barry Robinson.
Compañías productoras: New Line Cinema presenta  a Tapestry Films Production, Wedding Crashers


Intérpretes:


Owen Wilson: John Weckwith,
Vince Vaughn: Jeremy Grey,
Christopher Walken: Secretario de Estado Cleary,
Rachel McAdams: Claire Cleary,
Isla Fisher, Gloria Cleary,
Bradley Cooper: Sack Lodge.


Sinopsis:


Dos amigos solteros se cuelan en las bodas de desconocidos para degustar el menú y seducir a las invitadas que sueñan con encontrar marido en el transcurso de la velada. Son dos abogados matrimonialistas, John Beckwith (Owen Wilson) y Jeremy Grey (Vince Vaughn), socios y amigos de toda la vida, que comparten una original afición: colarse en las bodas, sea cual sea el origen étnico de los anfitriones (judíos, italianos, irlandeses, chinos, hindúes...). La extravagante pareja, que siempre tiene anécdotas para entretener a los invitados, se convierte en la atracción de todos los banquetes.


Críticas:


La crítica norteamericana recibió favorablemente este film de dos no-tan-jóvenes que no quieren crecer y tan solo aspiran a divertirse lo más posible acudiendo a bodas en las que se reúnen jóvenes con las que desfogarse sin compromiso. El tomatometer da un índice de aceptación del 75 % de la prensa, consultadas 182 reseñas. incluso superior al que le otorga el público, de un 70%, pulsada la opinión de casi 30.000 usuarios. Los argumentos de la prensa son sencillos. Para Peter Travers, (Rolling Stone), a veces una comedia sencillamente funciona y esta es una de esas ocasiones; Angel Cohn de TV Guide, se queja de la excesiva duración de un film por otra parte desternillante y atevido.

No ocurre lo mismo con la prensa española. Javier Ocaña acusa a David Dobkin de rozar la ñoñez y José Manuel Cuéllar (ABC)  de pastelón rancio y trillado. Claro que así son, en general las fiestas de las bodas en todo el mundo, que arrastran al ridículo a millones de personas.

De esto va y no de otra cosa la película de David Dobkin, que representa en la pantalla los usos y costumbres de más gente de la que parece, que utiliza las bodas para satisfacer deseos ocultos, hacer ostentación pública de su poderío económico, reunir a la familia en sentido amplio y a los  amigos a los que hace años perdió la pista. Sólo algunos gags a cargo de actores como los que se reúnen en este film puede proporcionar una distracción extra que complace a un público dispuesto a gozar de este subgénero de la nueva comedia americana. No hay mucho más que decir, excepto preguntarse por qué estos actores que gozan de cierto prestigio se han prestado a trabajar en un film tan mediocre.



No hay comentarios:

Publicar un comentario