Páginas vistas en total

lunes, 26 de diciembre de 2016

La trama.Allen Hughes.





Ficha técnica:


Título original: Broken City.
País: U.S.A.
Año: 2013.
Duración: 109 minutos aprox.

Dirección: Alen Hughes.
Guión: Brian Tucker.
Casting: Sheila Jaffe.
Director de Fotografía: Ben Seresin, ASC, BSC.
Música: Atticus Ross, Claudia Sarne and Leopold Ross.
Editor: Cindy Mollo, A.C.E.
Coordinador de especialistas:Jason Rodriguez.
Director artístico: Christina E.Kim,
Decorador del set: Leonard Spears.

Diseño de Vestuario: Betsy Heimann.
Jefe de Departamento de maquillaje : Ann Masterson.
Jefe de Departamento de peluquería: Johnny Villanueva.


Productor: Randall Emmett, Mark Wahlberg, Stephen Levinson, Arnon Milchn, TeddySchwarzman, Allen Hughes, Remington Chase.
Co-productores; Brandon Grimes, Ben Stillman.
Productores ejecutivos: George Furla, Stepan Martirosyan, William S.Beasley, Jeff Rice, Scott Lambert, Brandt Anderson, Brian Tucker, Daniel Wagner, Fredrick Malmberg, Adi Shankar, Spencer Silna, Mr. Mudd.
Diseño de producción: Tom Duffield.
Compañías productoras: Emmett/Furla Films, Inferno International, Regency Enterprises. asociado con Black Bear Picturesy Leverage Communications, Closest to The Hole Productions Productions, Allen Hughes Production  asociado con Envision Entertainment y 1984 Private Defense Contractors.


Intérpretes:


Mark Whalberg: Billy Taggart,
Russell Crowe: Mayor Hostetler,
Catherine Zeta-Jones:  Cathleen Hostetler,
Barry Pepper: Jack Valliant,
Kyle Chandler: Paul Andrews,
Natalie Martínez: Natalie Barrow,
Jeffrey Wright: Carl Fairbanks,
Justin Chambers:Ryan,
James Ransone: Todd Lancaster,
Michael Beach: Tony Jansen,

Sinopsis:


Siete años después de haberse visto obligado a dejar su  puesto en la policía de New York por un escándalo producido por un desafortuado tiroteo, el detectivo privado  Bully Taggart (Mark Whalberg)  es contratado por el alcalde de la ciudad, Nicholas Hastetler (Russell Crowe), para que investigue la supuesta infidelidad de su mujer (Catherine Zeta-Jones). Pero cuando el supuesto amante de ésta aparece muerto, las cosas se complican mucho más de lo que Taggart podría haber previsto. El detective que no tarda en descubrir que no era más que un peón en una partida mayor, se adentra en la zona gris que une los mundos del crimen, la política y los negocios.


Críticas y comentario


Cuando llevas mucho tiempo viendo películas, haciendo comentarios y leyendo críticas, algo te dice, cuando ves una película como La trama, que ofrece este fin de semana la revista Tiempo en España, que va a recibir un tremendo varapalo, y también intuyes la razón, que poco o nada tiene que ver con los apreciados por los comentariastas 'fallos de guión' o el más manido todavía deficiente tratamiento de los tiempos o del ritmo del relato.. Y es precisamente en España donde se dan las críticas más destructivas, por razones tan evidentes como las que da Pablo O.Scholz en el diario 'Clarín' de Argentina, para quien la película no es  apta para aquellos que confían en los políticos y la policía. Aunque es una forma muy superficial y facilona de decirlo.




Javier Ocaña da un paso más en la misma dirección, aclarando que a aquellos a los que confían en la policía y los políticos no les gusta que les enseñen los trapos sucios de estas instituciones que es precisamente lo que hace Allen Hughes, como expresa el artículo del crítico de 'El País', 'Corrupción en el Ayuntamiento'. Tras una entrada en la que describe una situación muy parecida a la que se está juzgando en España, que es, sobre todo una enumeración de hechos, estos si sonrojantes, sin profundizar demasiado, llega a una conclusión absurda: " Cargos municipales con cuentas ocultas. Relaciones de amistad con promotores inmobiliarios. Oscuras recalificaciones de terrenos. Connivencia con agentes corruptos de los cuerpos de seguridad. Promesas vanas en época de elecciones. Políticos honestos, empequeñecidos por la putrefacta maquinaria del poder. Los ricos cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres. No, no hablamos de España. Estamos en Nueva York, en una ficción que durante buena parte de su metraje podría ser realidad " (...) " conforme avanza la película, el guion no acaba de sostenerse, sobre todo en las relaciones entre personajes, hasta llegar a un desenlace que no se ajusta con los tiempos que corren ni con su desesperanza." Ahora sí que nos ha dejado totalmente descolocados, y no entendemos a qué se refiere el crítico ,cuando habla de desesperanza, si de la realidad o la ficción.





El resto de los creadores de opinión mantiene la misma línea, la de considerar el film un thriller correcto, con fotografía tan sombría como las malas praxis que se esconden tras los personajes, si bien parecen olvidar que el autor hace un magnífico relato de cómo se ha producido la gentrificación de Brooklyn, de cómo se ha expoliado a sus ocupantes subiendo alquileres e impuestos para ganar espacio para la burguesía de New York, construyendo lujosos bloques donde antes vivían personas modestas, subiendo impuestos y dedicando el excedente, tras el reparto de grandes beneficios a constructores y políticos corruptos, y devolver a los ciudadanos más pobres una parte de lo arrebatado en forma de caridad. Cada cual es libre de interpretar estos hechos de acuerdo con su sensibilidad y tomar para su tranquilidad un mayor o menor grado de esperanza.

Polícías de gatillo fácil que provocan graves reacciones de la población negra, generalmente la víctima de sus excesos, jefes que los cubren, polìticos que los protegen para utilizarlos, después de haberlos chantajeado por su oscuro pasado, para sus fines más espurios, complementan este retablo de la corrupción en la ciudad de New York, en la que existe la suficiente libertad para denunciar hechos como la depauperación de barrios céntricos con el objetivo de desahuciar a sus veinos y extender las zonas acomodadas de la ciudad que van a ser habitadas por la burguesía. Cualquiera que se pasee por los barrios gentrificados de su ciudad, en España, comprenderá que el tema de que trata 'La trama' es de rabiosa actualidad. Lo mismo ocurre con los escándalos de los policías que disparan con demasiada facilidad sus pistolas y que proporcionan primeras planas a los periódicos de hoy.  Es bastante difícil que el cine actual desarrolle relatos sobre temas tan glamurosos como 'La ventana indiscreta', 'Atrapa a un ladrón' o 'Crimen perfecto' de Alfred Hitchcock, porqe, desgraciadamente son temas tan poco elegantes como la corrupción de políticos, empresarios o policías y el disparo injustificado que provoca víctimas mortales lo que interesa a los ciudadanos norteamericanos actuales.

Se podrían poner otras objeciones en cuanto al desarrollo de los personajes que puede hacerlos poco creíbles, no cuando se protegen unos a otros, ya que el corporativismo es dominante en muchas profesiones, sino cuando se plantea  la posibilidad de que uno de ellos esté dispuesto a saldar sus cuentas con la sociedad y no dejarse chantajear por los poderosos, aunque hay otras razones, explícitas en el film, que pueden explicar este desenlace. 'La trama' es un thriller correcto que hace una denuncia importante y contribuye al conocimiento de los ciudadanos norteamericanos de quienes son los responsables de la depresión que ha debilitado el estado del bienestar en Occidente y está acabando con su supremacía en el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario