Páginas vistas en total

jueves, 5 de enero de 2017

Al final de los sentidos (Perfect sense). David Mackenzie.





Ficha técnica:


Título original: Perfect sense.
País Reino Unido. Co-producción: Gran Bretaña/Alemania/Dinamarca.
Año: 2011.
Duración: 88 minutos.

Dirección David Mackenzie.
Guión: Kim Fupz AaKeson.
Dirección de Fotografía: Giles Nuttges.
Música: Max Richter.
Edición: Jake Roberts.
Dirección artística. Andy Thompson.
Decoración del set:

Diseño de Vestuario: Trisha Biggar.
Estilista de peluquería: Marion McCormack,
Maquillaje: Lee Melrose.

Productores: Gilliam Berrie. Thomas Eskilson, Maite Grunet,
Productores ejecutivos: Peter Garde, Jamie Laurenson, Davis Mackenzie.
Productor asociado: Brian Coffey, Charlotte Pederson.
Compañías productoras: BBC Films, Zentropa Entertainments, Scottis Screen, The Danis Film Institute.


Intérpretes:


Eva Green: Susan,
Ewan McGregor: Michael,
Connie Nielsen: Jenny,
Dennis Lawson: Boss,
Stephen Dillane: Stephen Montgomery,


SINOPSIS:



El chef Michael (Ewan McGregor) y la investigadora Susan (Eva Green) se conocen y se enamoran mientras se extiende por toda Europa una grave epidemia que priva a la gente de sus percepciones sensoriales. (en Filmaffinity)

CRÍTICA:


La película ha tenido una suerte desigual en los diferentes medios:

Lou Lumenik, (The New Yoek Post'), echa de menos cierto sentido del humor en un film de bajo presupuesto, en la que si bien: "David Mackenzie entrega el apocalipsis a través de una epidemia (...) la gente de todo el mundo pierde progresivamente sus sentidos de olfato, gusto, audición y, por último, vista. Lástima que los cineastas nunca parecen haber tenido un sentido del humor en el primer lugar." (1)

David Edelstein mantiene una postura mucho más condescendiente, en relación con una película que plentea el tema de: " una plaga poética en la que los sentidos de los humanos,  cerrados uno por uno: un hechizo de abatimiento es seguida por la pérdida del olfato, ravenousness por la pérdida del gusto, la rabia por la pérdida de la audición, etc. Pero la calamidad une a Ewan McGregor como un cocinero caddito incapaz de amar y la imposiblemente hermosa Eva Green como epidemióloga incapaz de encontrar amor. En lugar de la alerta de cabeza puntiaguda a los peligros de la globalización y el mal de cerdo que era contagio, obtenemos un canto al amor, que florece cuando todo lo demás, y me refiero a todo lo demás, se derrumba. Tienes que hacer espacio en tu corazón para una película en la que el mundo termina sin un golpe ni un gemido, sino un abrazo.




Para Manuel Kalmanovitz G. cree que un film que trata de un fenómenos extraño, los hombres comienzan a sentir ataques de tristeza, de odio, de rabia, de amor concentrado, seguidos de la pérdida de un sentido, 'Perfect sense' "es una película poco usual porque estamos acostumbrados a que la acción de los protagonistas solucione las cosas o, al menos, altere en algo su curso y acá no sucede así. El resultado es un plato melancólico y poético, un apocalipsis discreto y disfrutable. (3)



(1) Sentido perfecto. The New York Post,  3 de febrero de 2012.
(2) A month of bummers. New Boy Movies.
(3) El fin de los sentidos, Semana.com, 1 de septiembre de 2013.





No hay comentarios:

Publicar un comentario