Páginas vistas en total

jueves, 19 de enero de 2017

Impacto. Brian de Palma








Ficha técnica: 



Título original: Blow Out 
País: EE.UU
Año: 1981 
Duración: 107 min. . 

Dirección: Brian De Palma 
Guión: Brian De Palma.
Casting: Lynn Stalmaster.
Dirección de Fotografía: Vilmos Zsigmond 
Música: Pino Donaggio.
Edición Paul Hirsch.
Decoración del set: Bruce Weintraub.

Diseño de Vestuario: Vicki Sanchez.
Maquillaje: Leo Lotito Jr.
Peluquería: Vivian McAteer.

Productor: George Litto.
Productor ejecutivo: Fred C.Caruso.
Diseño de producción: Paul Sylbert.
Compañías.Productora: Filmways; Distribuida por MGM 

Intérpretes:


John Travolta: Jack Terry,
Nancy Allen: Sally, 
John Lithgow: Burke, 
Dennis Franz: Manny Carp,
Peter Boyden: Sam,
Curt May: Donahue, 
Roger Wilson: Coed Lover,
John Aquino : Detective Mackey.

Sinopsis:


El protagonista es un ingeniero de sonido que trabaja en películas de terror baratas. Una noche, mientras graba efectos sonoros, observa cómo un coche en el que viaja una pareja cae desde un puente a un río. A pesar de sus esfuerzos, sólo consigue salvar a la chica. Cuando se entera de que el hombre muerto era un candidato a la Presidencia de la Nación, recuerda haber escuchado un disparo antes del accidente y, entonces, empieza a sospechar que fue un atentado. (sicopsis oficial en Filmaffinity).

Comentario:


En Brian de Palma es recurrente la representación de la mujer como un objeto sexual, exhibida y mirada practicando sexo o desenvolviéndose en la intimidad con ropa escasa, y observada frecuentemente a través de una ventana por un voyeur en la película y desde su asiento en la sala por el espectador. 'Impacto' arranca con un macguffin, una escena en la que un presunto asesino en serie mata a un hombre que mira a unas jovencitas de una residencia mientras se preparan para un concurso de baile bastante ligeras de ropa, y en otras habitaciones hay escenas de sexo explícitas. Nunca se aclara este hecho. 

Tras un corte directo entra en acción el protagonista, Jack Terri (John Travolta), un técnico de sonido de películas de serie B de terror, que debe grabar un buen grito, pues los que existen en archivo ya no convencen. Pertrechado con su equipo de grabación se introduce en una zona boscosa a la orilla de un río para captar sonidos auténticos y se convierte en el testigo ocasional de un crimen, consiguiendo salvar a la ocupante de un coche que se ha precipitado en las aguas, Sally (Nancy Allen), pero no a su acompañante, el Gobernador McRyan, candidato a la presidencia del gobierno de EE.UU. A partir de ese momento se desencadena una pesadilla en la que son asesinadas diversas mujeres con las mismas características, pero poco a poco el espectador va descubriendo que el ejecutor no es un asesino en serie, sino un hombre que sigue un plan determinado. Un psicópata al servicio de los poderosos. 

Lo que comienza siendo una aparente producto del cine negro en torno a un sociópata se va transformando en un thriller político. Jack y Sally son dos testigos incómodos: la primera por formar parte de una trama de proxenetas que enreda a personajes destacados en escándalos sexuales, y el segundo por poseer pruebas de los hechos, que por distintas razones a nadie interesa desvelar Interesante imagen final con Travolta derrotado, enmarcado por los fuegos artificiales que conmemoran el Día de la Libertad en Filadelfia, delante de una campana que han elaborado los escolares de todos los estados para celebrar el centenario de una fecha de gran trascendencia para los ciudadanos norteamericanos. 

En la trastienda de la democracia domina la oscuridad. Film de perdedores sin happy end, en el que se asocian proxenetas, asesinos, policías corruptos y se dan oscuros manejos políticos, sin profundizar en ninguno de estos aspectos. Lo que importa es generar tensión basándose únicamente en la esencia de la violencia y en la angustia de la víctima con independencia del motivo que la desata. El técnico de efectos consigue el grito estremecedor que necesitaba por caminos diferentes a los deseados. El estilo del director se impone con sus técnicas habituales, como pantallas partidas, panorámicas circulares, y el uso del metalenguaje para analizar el oficio de la cinematografía. Su voyeurismo, pone el foco en los técnicos de efectos de filmes realizados con pocos recursos que con demasiada frecuencia tienen el apellido de sangrientos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario