Páginas vistas en total

miércoles, 15 de febrero de 2017

Malditos bastardos. Quentin Tarantino.






Ficha técnica:


Título original: Inglorious Basterds. 
País: Coproducción USA/Alemania.. 
Año: 2009. 
Duración: 153 minutos. 

Guión y Dirección: Sally Menke, A.C.E. 
Casting: Johanna Ray, Jenny Sue y Simone Bär (USA), Olivier Carbone (Francia). 
Director de fotografía: Robert Richardson, A.S.C. 
Música: Varios. 
Edición: Sally Menke.
Efectos especiales: John Dykstra. 
Dirección artística: Marco Bittner Rosser.
Decoración del set: Sandy Reynolds-Wasco.

Maquillaje: Gregory Nicotero, Howard Berger. 
Vestuario: Anna B. Sheppard. 

Productor: Lawrence Bender. 
Productores asociados: Pilar Savone. Co-Prodctores: Henning Molfenter, Carl L. Woebcken, Cristoph Fisser. 
Productor ejecutivo: Bob Weinstein, Harvey Weinstein, Erika Steinberg.Lloyd Phillips.
Diseño de producción: David Wasco. 
Compañías. Universal Pictures, The Weinstein Company, Zehnte Babelsberg Film, Lawrence Bender Productions, Neunte Babelsberg Film. 

Intérpretes:


Brad Pitt: Aldo Raine, 
Christoph Waltz: Coronel Hans Landa,  
Michael Fassbender: Teniente Archie Hicox,
Eli Roth: Sargento Donny Donowitz,
Diane Kruger: Bridget von Hammersmark, 
Daniel Brühl: Frederik Zoller,
Til Schwiger: Dargento Hugo Stiglitz, 
Melanie Laurent (Shosanna), 
August Diehl: Mayor Hellström,
Julie Dreyfus: Francesco Mondino,
Sylvester Groth: Joseph Goebbels,
Jacky Ido: Marcel, 
Denis Menochet: Perrier LaPadite, 
Mike Myers: General Ed Fenech,
Rod Taylor: Winston Churchill, 
Martin Wuttke: Hitler.


Sinopsis: 


Malditos bastardos se inicia en la Francia ocupada por los alemanes, donde Shosanna Dreyfus  (Melanie Laurent)   presencia la ejecución de su familia a manos del coronal nazi Hans Landa (Christoph  Waltz). Shosanna logra escapar y huye a París, donde adquiere una  nueva identidad como propietaria y regente de un cine.

En otro lugar de Europa, el lugarteniente Aldo Raine (Brad Pitt organiza un grupo de soldados judíos para llevar  a cabo acciones de represalia contra determinados objetivos. Conocidos por sus enemigos como los 'Bastardos', los hombres de Raine se unen a la actriz y espñia alemana Bridget Von Hammermark (DianeKruger) en una misión para acabar con los líderes del Tercer Reich. El destino les hace coincidir bajo la marquesina de un cine, donde Shosanna está lista para llevar a cabo su venganza. 

Comentario.


Si el cine es ficción, una ilusión de representación  de la realidad con artilugios mecánicos, pocas veces ha llegado al extremo que alcanza Quentin Tarantino en su intento de sustituir unos hechos de carácter histórico  por  una  versión  invertida de los acontecimientos, usando para ello al propio cine. Este ejercicio le ha reportado críticas y ha sido acusado de superficial por abordar acontecimientos de la mayor gravedad en tono irónico. Tarantino es el autor de las grandes filias y fobias; quienes antes le acusaron de usar la violencia de forma complaciente, hoy lo  encumbran situándolo en  los primeros puestos  de un pretendido canon cinematográfico entre los grandes  realizadores.

El filme está dividido en cinco  capítulos con desigual fortuna, estimándose como los más  ágiles,  con mejores diálogos y trabajo de los actores, la introducción, la presentación de los 'bastardos' y el desenlace, y más aburridos los que abordan el encuentro en la taberna ,'La noche alemana', y la 'Operación Kino'. La conflagración que desangró a Europa se contempla desde una perspectiva americana y su propia batalla épica, simbolizada por el western y con influencia de Sergio Leone, una constante del cine del americano. El personaje de Brad Pitt (Aldo Rey), que lleva una marca alrededor del cuello, que puede ser interpretada como un intento de ahorcamiento por motivos que no interesan, se presenta ante su cuerpo de élite caza-nazis, como un  hombre de origen indio, descendiente de un  trampero-explorador, Jim Bridger, un Aquiles iracundo acompañado de  sus mirmidones, un  grupo de aguerridos  soldados , dotados de una apariencia un tanto ridícula,  que precede  al  avance del grueso del ejército sembrando el pánico, que utiliza  estrategias de combate de la mítica resistencia apache, incluida  la violenta sustracción de cabelleras de sus enemigos, combinadas con  procedimientos de lucha de los gladiadores romanos que salen a escena desde una oscura galería, y  usan  el conocido grito de los marines (¡Sí, señor!). Entre ellos un soldado alemán, Hugo Stiglitz (Til Schweiger), famoso por haber asesinado a trece oficiales alemanes.

Como background  la importancia del cine como medio de manipulación de las masas, que fue controlado en la Alemania nazi por el propio Ministro de Propaganda, Goebbels, que pretendía emular a las grandes compañías cinematográficas norteamericanas y  desempeñar  un  papel  similar  al de los productores icónicos de la edad dorada de Holliywood, especialmente David O.Selznick, llenando con esta política las salas de proyecciones de su país . El complot contra el núcleo de poder de Hitler se organiza en torno a un filme, El orgullo de la nación,  patrocinado por el ministro alemán sobre la gloriosa hazaña de un soldado, Frederik Zoller, (Daniel Brühl),  que  tras ocupar una situación estratégica beneficiosa, lo que en la jerga militar se llama 'nido  de pájaro', el campanario de una iglesia, eliminó a trescientos combatientes aliados. En el   sabotaje intervienen un crítico de cine inglés, Archie  Hicox (Michael Fassbender), una actriz germana, Bridget Von Hammersmark (Diane Kruger),  los 'Bastardos' y la propietaria de un cine, Le Gamaar,  Shosanna Dreyfus, reconvertida clandestinamente en Emmanuelle Mimieux.

Emmmanuele  Mimeux, prepara su venganza en solitario, con la  única complicidad de su ayudante y amante, un hombre de negro, Marcel (Jacky Ido), impulsada por un deseo de venganza personal,  focalizado en Hans Landa (Christopher Waltz), -cuya interpretación ha sido la mejor valorada y recompensada con un Óscar al mejor actor de reparto -, que asesinó a su familia. Es la más vulnerable de la cadena, sin un grupo que la respalde, lo que da a su acción un carácter  épico y suicida; su respeto a los cineastas de cualquier nacionalidad le permite la exhibición de películas alemanas, como aquella cuyo cartel decora la fachada de su sala: Die Weisse hölle Piz Palu, ( El infierno blanco del Piz Palu  o Prisioneros de la montaña), de Arnold Fanck, director considerado filonazi, con la colaboración del bohemio G.Pabst, como co-director. Este cartel inducirá a la confusión al  joven y soberbio Frederick Zoller, y jugará el papel  premonitorio del destino de la famosa actriz germana Bridget Von Hammersmark. Shosanna/Emmanuelle proyecta  su  atentado con Marcel, precedido por  un film realizado por ambos, en el que la propia directora del cine pondrá su rostro de judía para anunciar la matanza, mientras comienzan a arder trescientos rollos de celuloide detrás de la pantalla.

De este modo el cine se convierte en instrumento de propaganda y a la vez de venganza, símbolo de la ambición del poder y refugio de miserables que se toman la justicia por su mano, impotentes e incapaces de conseguirla de cualquier otra forma. Tarantino realizó un corto, que  ha sido incorporado en los materiales extras de su versión de DVD o Blu-ray, un filme dentro de su propio filme: "El orgullo de la nación", rodado en blanco y negro y protagonizado por Daniel Brülh (Frederik Zoller), cuyo único argumento es la matanza desde el campanario, casi siempre desde la perspectiva del 'héroe' germano , rodeado de cientos  casquillos de bala.

Un film que cambia  la realidad, una especie de catarsis,  en la  que un complot de los aliados, la mayor parte judios norteamericanos o franceses ,  liquida a  Hitler y a su plana mayor,  lo que pone fin a la guerra. Pero los protagonistas no quieren dejar ningún cabo suelto  que  permita en el futuro  la incorporación de ex-nazis en un mundo pacificado, que  disfruten  de recompensas económicas o de la protección de los poderosos.  Con el fin de impedir que se produzca lo que la realidad  nos  demostró que  ocurrió, Aldo Ray  les deja  una marca indeleble que los identifique  para siempre como brazo ejecutor del holocausto, tras abandonar su uniforme de la Gestapo.

Como siempre sucede Tarantino ha sido aplaudido y denostado por la realización de este filme, que tiene sus aciertos y sus desventuras, pero que no dejó indiferente a unos ni a otros. Brad Pitt, a pesar de que Christopher Waltz ha sido el mejor valorado por su interpretación, hace un papel  muy diferente al habitual, en el que aparece como un ser desmedido y  ridiculizado, similar, en cierta medida,  al  que desempeñó  en Quemar después de leer de los Hermanos Coen, que compensa en negativo su espléndida belleza física.





No hay comentarios:

Publicar un comentario