Páginas vistas en total

miércoles, 15 de marzo de 2017

Invasores de Marte. Tobe Hooper.




Ficha técnica, sinopsis y cartel (Pinchad aquí)



Comentario:


El remake que realiza en 1986 Tobe Hooper, (La matanza de Texas), del film de William Cameron Menzies (1953), presenta algunas variaciones, solo en apariencia ligeras, en relación con su predecesor, cambios que alteran el significado y le restan emoción y candor, y también inquietud por la ausencia de ambientes perturbadores, en especial la jefatura de policía, inspirada en decorados de Bertolt Brecht . Ahora, el niño es un adolescente que siente como extraños no sólo a unos padres mucho más amables, protectores y cariñosos que los gélidos germánicos del film de 1953, y cuya presencia en la historia se limita al principio y al final de la cinta, sino a su profesora, la hija de ésta, antigua amiga del niño, y a los compañeros de clase en su conjunto, seres abducidos y colonizados por los alienígenas en una vaguada a la que se accede por un camino protegido por una valla de madera, junto a su casa, un paisaje que divisa desde su ventana y lo convierte en observador privilegiado del aterrizaje de una nave procedente del espacio. Sólo confía en la psicóloga del colegio, una mujer relativamente joven y atractiva, que será su cómplice y su camarada, incluso cuando 'encuentre a sus padres' por los que siente bastante menos preocupación que el protagonista de la primera película.

El diseño de las criaturas ha evolucionado pero siguen sin ser convincentes, sobre todo en una película realizada 10 años después de que George Lucas revolucionara la representación de la ciencia-ficción con su famosa saga de Star Wars, que demostró que todo era posible y cuyas películas, a medida que la tecnología ha ido avanzado no han perdido vigencia, sino que las realizaciones de los cineastas jóvenes han puesto de relieve lo difícil que es emular al maestro y  la importancia que tuvo la generación que conmocionó el cine en la década de los 70 (Lucas, Spielberg, Cameron y Ridley Scott). Tobe Hooper  parece apostar con mayor claridad  por la estructura de un niño atrapado en el tiempo, aunque la última imagen del film deja al criterio del espectador imaginar si las cosas suceden del mismo modo que en la película de William Cameron Menzies o no. La guerra fría está muy debilitada y el muro de Berlín a punto de caer y con él el régimen de los soviets, y ya no interesa tanto generar tensión con monstruos cutres pero inquietantes como los del pasado, sino profundizar en la psicología de los personajes y representar, en este caso, la dura transición que realizan los adolescentes que contemplan a los que hasta ayer eran sus protectores y amigos como alienígenas, que les impiden ingresar en el ansiado universo de los adultos. Un film claramente inferior a su predecesor, que podéis ver en Youtube..

No hay comentarios:

Publicar un comentario