Páginas vistas en total

sábado, 18 de marzo de 2017

Un talento increíble. David Frankel.





Ficha técnica:


Título original: One Chance.
País: Gran Bretaña.
Año: 2013.
Duración: 103 minutos.

Dirección: David Frankel.
Guión: Justin Zackham,
Casting: Dan Hubbard.
Dirección de Fotografía: Florian Ballhaus, ASC.
Música: Theodore Saphiro; supervisor: Becky Bentham, Dana Sano.
Edición: Wendy Greene Bricmont, ACE
Dirección artística:
Decoración del set:

Diseño de Vestuario: Colleen Kelsall.
Diseño de maquillaje y peluquería: Christine Blundell.

Productores: Mike Menchell, Simon Cowell, Brad Weston, Kris Thikier.
Productores ejecutivos: Bob Weinstein, Harvey Weinstein, Steve Whitney.
Diseño de producción: Martin Childs.
Compañías productoras: The Weintein Company, presenta a Evolution Entertainment/Weston Pictures Production.


Intérpretes:


James Corden
Alexandra Roach
Mackenzie Crook,
Valeria Vilello,
Colm Meaney
Julie Walters

Sinopsis:



Biopic de Paul Potts, un tímido dependiente por el día y un cantante aficionado por la noche, que se convierte en un artista de éxito tras ganar el concurso "Britain's Got Talent" en 2007.

Crítica:


La crítica ha recibido esta película de David Frankel, de atmósfera muy británica, con un desigual interés, si bien recibió el premio del público del Festival de Chicago en 2013, También fue nominada a los Globos de Oro por la Mejor Canción 'Sweeter than Fiction'. El Tomatometer de la página Rotten Tomatoes da un índice de aceptación muy similar entre la prensa, que la aprueba con un 63%, consultadas 58 reseñas, y un  65 % del público, tras pulsar la opinión de 8.400 usuarios.

Lo que parece indudable es el uso propagandístico que ha hecho del film una cadena generalista   que está emitiendo precisamente el concurso que protagoniza la película, 'The Got Talent', casi a continuación de la emisión del último programa en el que se elegía a los finalistas. Al comienzo del film se sitúa la acción en Port Talbot, en 1985, y presenta al personaje, Paul Potts, que se hizo famoso en el Britain's Got Talent, un joven con una buena voz que trabajaba como dependiente en una tienda de móviles, se convirtió en un fenómeno de masas en un país en el que la popularidad se recompensa con un recibimiento de la mismísima reina.

El film, realizado en un tono muy británico, es, en definitiva, una apología de un joven al que desde niño sus compañeros le hacían buying, más por pobre, aunque no más que quienes le molestaban, ya que su padre era conductor de autobús y su madre cajera de supermercado -,  y por exceso de peso que por su afición, en la que se refugió para compensar de algún modo su baja autoestima, enrolándose en el coro del colegio y , como soprano, en el de la Iglesia de Cristo, ubicada en el centro de la ciudad de Bristol. 

Si bien se licenció en la Universidad de Plymout en filosofía, teología, cine y televisión, durante diez años trabajó en la misma cadena que su madre; ganó algún concurso, hizo un curso de canto en Italia y conoció a Pavarotti, una serie de hitos que narra fielmente la película de David Frankel y que lo fueron conduciendo poco a poco y por el camino empedrado que suelen seguir aquellos que carecen de recursos y no tienen quien les ayude a realizar una carrera de música siguiendo las vías de la ortodoxia hasta el concurso que le dio la fama, pero nunca pudo alcanzar el respeto del gran tenor que aspiraba a ser. Entre accidentes y enfermedades fue consumiendo un tiempo de vital importancia para su carrera, hasta que en 2007 llegó al concurso que le dio la fama.La imagen del jurado que decidió premiarlo ha sido secuestrada por David Frankel para hacer su película.

David Rooney  (The Hollywood Reporter) la define como una película comercial que hace lo que debe de hacer; Scott Foundas valora, sobre todo, las actuaciones de Corden y Alexandra Roach; para Peter Bradshaw, (The Guardian),  es un almibarado y tibio drama, etc.




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario