Páginas vistas en total

miércoles, 21 de junio de 2017

Diario de Greg; carretera y manta





EL DIARIO DE GREG:
CARRETERA Y MANTA




Ficha técnica:


Título original: Diary of a Wimpy kid. The  Long Haul.
País: Estados Unidos.
Año: 2017.
Duración: 90 minutos.

Dirección: David Bowers (dirección de las tres últimas entregas de la franquicia 'El diario de Greg')
Guión: David Bowers,
Dirección de Fotografías: Anthony B.Richmond, A.C.S./B.S.C.
Edición: Troy Takaki, A.C.E.
Música: supervisor: Julia Michels.

Diseño de Vestuario: Mary Claire Hannah.

Productores: Nina Jacobson, p.g.a., Brad Simpson, p.g.a., Timothy M.Bourne, p.g.a.
Productores ejecutivos: Jeff Kinney.
Diseño de producción: Aaron Osborne,


Intérpretes:


Jason Drucker: Greg Hefley,
Alicia Silverstone: Susa Jeffley,
Tom Everet Scott: Frank Heffley,
Charley Weight: Rodrick Heffley,
Owen Asztalos: Rowley.





Sinopsis:


Cuarta entrega de la saga  de 'El diario de Greg, en la que Greg convence a su familia para que vayan todos a visitar a su abuela por su 90 cumpleaños.

Notas de prensa.


El director David Bowers empezó en la industria del cine participando en la película de Disney/Amblin ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, y después trabajó en Londres, principalmente como supervisor de animación en la compañía de Steven Spielberg, Amblimation, antes de trasladarse definitivamente a Los Ángeles, en los comienzos de la andadura de los estudios DreamWorks Animation. En DreamWorks, Bowers estuvo implicado en diversos filmes, tales como Chicken Run: Evasión en la granja, El espantatiburones y Wallace y Gromit: La maldición de las verduras, antes de debutar en la dirección cinematográfica con Ratónpolis, coproducida por DreamWorks y Aardman, a la que siguió el filme Astro Boy, para Summit.



En 2011 Bowers dirigió su primera película con actores reales, El diario de Greg 2: La ley de Rodrick, y desde entonces forma parte de la familia del timorato Greg. Es el director, coguionista y productor ejecutivo de El diario de Greg: Carretera y manta. Un nuevo capítulo de la franquicia dirigido a una nueva generación de padres e hijos que anhelan ver cómo estos adorados libros cobran vida de nuevo. Creada inicialmente como serie de dibujos animados online, El diario de Greg se convirtió en un éxito inmediato cuando Jeff Kinney publicó el primer libro de la colección en 2007. La novela estuvo casi tres años en la lista de libros infantiles más vendidos del New York Times y se vendieron millones de ejemplares en todo el mundo. A continuación, algunas cifras: 225 millones de dólares obtenidos a nivel global 518 semanas –y seguimos contando– en la lista de libros más vendidos de New York Times 180 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo Publicado en 53 idiomas, contando una traducción al latín, cuyo primer ejemplar fue entregado al propio Papa Y continúa creciendo.... Una legión de leales fans sigue esperando ávidamente la publicación de cada nueva novela.



Originalmente, Kinney se dirigía al público adulto a través de la nostálgica visión de la vida en el instituto contada por un narrador con delirios de grandeza, pero los chavales conectaron inmediatamente con su mezcolanza de subversiva provocación y sana diversión. El diario de Greg nos trajo las aventuras de Greg Heffley, un ocurrente preadolescente que tiene que sobrevivir en la alevosa selva del instituto. La segunda película, El diario de Greg: La ley de Rodrick, se centró en la familia de Greg y en la relación que éste mantiene con su hermano mayor, Rodrick. El tercer filme, El diario de Greg: Días de perros, giró también en torno a la familia de Greg pero, más específicamente, en la relación con su padre y con su mejor amigo, Rowley.




El noveno libro de la colección de Kinney, El diario de Greg: Carretera y manta, nos invita a emprender un viaje junto a la familia Heffley con motivo de la celebración del nonagésimo cumpleaños de Meemaw, aventura que transita por otros derroteros cuando Greg Heffley (Jason Drucker) conspira para acudir a un congreso de videojuegos. Carretera y manta conlleva nuevamente la presencia de Kinney como guionista y productor ejecutivo, que se suma a la del guionista y director David Bowers y los productores Nina Jacobson y Brad Simpson.




En Carretera y manta, Greg trama su último plan para dejar de ser tristemente célebre y por fin obtiene la fama que cree merecer. Tras sufrir un brutal golpe a su ego cuando las imágenes de un desafortunado incidente con un pañal se hacen virales, Greg decide tomar cartas en el asunto para restablecer su reputación. Por supuesto, la manera más obvia es hacer un vídeo viral aún más guay con la ayuda del fenómeno de YouTube, Mac Digby, cuya respuesta automática a vuelta de correo electrónico, invitándole a reunirse con él en la Feria de Videojuegos, estimula la imaginación de Greg y le enfrenta a otra caótica aventura, representada en maravillosas ilustraciones animadas. Preparado para disfrutar de un agradable y largo verano, Greg solamente está deseando pasar el rato, pero su madre, Susan (Alicia Silverstone), quiere concentrarse más en la familia y alejar a sus miembros de tanto dispositivo electrónico, por lo tanto, decide que todos necesitan hacer un viaje e ir a celebrar el cumpleaños de la bisabuela.



Al principio, Greg no quiere formar parte de ello, pero pronto se da cuenta de que el viaje puede ser su billete para acudir a la Feria de Videojuegos. Su padre, Frank (Tom Everett Scott), está agobiado por el trabajo y no está seguro de que ponerse a conducir sea precisamente una buena idea. Su hermano –y todavía principal torturador– Rodrick (Charlie Wright) únicamente está centrado en su banda y sólo quiere conseguir dinero de sus padres para reparar su furgoneta siniestrada, algo que de momento no sucede. A pesar de la desaprobación de todos, excepto del pequeño Manny (Dylan y Wyatt Walters), Susan obliga a la familia a meter sus maletas en el monovolumen, llevando a remolque la vieja lancha de Frank, y emprenden el largo camino.



El diario de Greg: Carretera y manta es la cuarta versión cinematográfica de un libro de la colección, y Kinney abordó su escritura de manera algo diferente en esta ocasión. “Cuando escribí Carretera y manta, la verdad es que pensaba en él como si fuera una película. Ya había visto cómo era el proceso de realización de un filme, y entonces pensé ‘Voy a escribir un libro con el específico propósito de que se convierta en película", explica Kinney. “Aquí tenemos a los Heffley fuera de su hogar, de su barrio y en la carretera. Y creo que eso va a resultar muy divertido para el público”. Al poco de emprender el viaje, los Heffley ya están hambrientos, soñolientos y enfadados unos con otros tras jugar al indiscreto juego Yo confieso...




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario