Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

miércoles, 14 de junio de 2017

Sharknado 3. Anthony C.Ferrante.





SIEMPRE QUE UNO ESCRIBE, DECIA JUAN GOYISOLO,  ES PARA PROVOCAR A UN GILIPOLLAS. ¿SERÁ ESTE EL CASO?


Ficha técnica:


Título original: Sharknado 3 On Hell No! (TV)
País: Estados Unidos.
Año: 2015
Duración: (4 minutos.

Dirección: Anthony C.Ferrante.
Guión: Thunder Levin.
Casting: Gerald Webb.
Dirección de Fotografía: Ben Demaree, Laura Beth Love. Scott Wheeler.
Música: Chris Ridenhour y Christopher Cano.
Ediciín: Christopher Roth.
Supervisores efectos visuales: Joseph L. Lawson, Emile Edwin Smith, Glenn Campbell.

Diseño de Vestuario: Tye Lombardi.

Productor: David Michael Lat.
Productor ejecutivo: Davind Rimawi,
Productor en línea: Doug Burdinski.
Diseñadores de producción: Caitlin Laingen. Kalise Wallace.
Compañías: The Asylum Productions.


Intérpretes:


Bo Derek: May Wexler,
Tara Reid: April Sheppard,
Cassandra Scerzo: Nova Clarke,
Ian Ziering: Fin Sheppard,
Mark McGrath: Martin Brody,
Frankie Muniz: Lucas Stevens,
Ryn Newman: Claudia Sheppard,
Mark Cuban: Presidentes Marcus Robbins,
Jack Griffo: Billy,
...

Sinopsis:


Una nueva oleada de sharknados amenaza las costas de Florida. Entonces, Fin pone en riesgo su vida para salvar a sus hijos que están de vacaciones.A medida que se aproximan al sur los sharknados se fusionan y crecen hasta convertirse en más grandes y devastadores que nunca.



Comentario:


Cuando parecía que ya no se podía llegar más lejos, la plataforma SYFY nos trae la tercera entrega de una de las franquicias más bizarras, de las que han pasado a engrosar el grupo de películas de culto, Sharknado3. Unas películas que apenas alguien pueda imaginar a no ser que haya nacido en los Estados Unidos de Norteamérica,y que nos deja algunas imágenes de las más inverosímiles que se han llevado jamás a las pantallas. Estos escualos gigantes dan entrada a una acción trepidante que comienza en la primera secuencia, previa a los créditos iniciales. Desatada la tormenta de tiburones, uno de estos bichos volantes se dirige irremediablemente hacia el grupo formado por Fin y sus compañeros de los servicios secretos de los Estados Unidos; para hacerle frente elevan del suelo entre todos la bandera que preside la Casa Blanca y apuntan hacia el inmenso pez que cae del cielo, que en su deriva queda atrapado como un pincho moruno. A continuación uno de los miembros del grupo eleva una plegaria al cielo: "Dios bendiga a América".

Anthony C.Ferrante suma al disparate y la extravagancia de imaginar un tornado que porta en su seno tiburones, el catastrofismo tan habitual en el cine americano, que cuenta con cineastas destacados expertos en imaginar la destrucción de los símbolos y edificios privados e institucionales que se han convertido en iconos del pueblo americano, como Roland Emmerich (El día de mañana, 2004, 2012, 2009...) Uno no puede acercarse a esta bizarrada con pretensiones, porque es de este sentimiento del que carecen sus realizadores, que sólo quieren divertir a unos fans que esperan, ante todo, que los sorprendan cada vez con una aberración mayor; muchos de ellos consideran este film el mejor de los tres, algo que no todos comparten, porque ha dejado de lado en gran medida el estilo cutre de sus predecesoras y ha puesto en escena situaciones que no se pueden controlar con una motosierra dorada, como una lluvia de tiburones en un circuito de Fórmula 1 o en un parque de atracciones. No tiene precio ver a uno de estos sharknados merendándose a un empleado en una cabina de una montaña rusa. Fin dispone de una espada de rayos láser y, como Jonás, se introduce en el viente de un gran escualo que navega por el espacio, para salvar a su esposa embarazada,que pare en su interior un niño  .¿Se puede pedir más?

A pesar de que estaba anunciado su estreno en SYFY el 23 de julio, estos días se puede ver en plataformas digitales como la de ONO. Una película que deben evitar aquellos que carecen de sentido del humor y que se toman en serio un producto como éstos, de los que no se suelen ocupar los 'top critics', pasando por alto la existencia de un sector del público lo suficientemente ácrata para disfrutar con estos productos, algo que pasan por alto sesudos creadores de opinión que ignoran que desfogarse con tiburones virtuales puede ser una buena terapia contra el estrés.



No hay comentarios:

Publicar un comentario