Páginas vistas en total

domingo, 30 de julio de 2017

Un golpe brillante. Joel Hopkins.




Ficha técnica:  


Título original: Love Punch.
País: Francia.
Año: 2013.
Duración: 94 minutos.

Dirección: Joel Hopkins.
Guión: Joel Hopkins, Tess Morris.
Casting: Elaine Grainger, Gwendale Schmitz.
Dirección de Fotografía: Jérôme Alméras.
Edición: Susan Littenberg.
Dirección artística: Patrick Durand.
Decoración del set: Alexandrine Mauvezin-Bosque.

Diseño de Vestuario: Patricia Colin.
Responsable de peluquería: Veronique Bosle.
Maquillaje: Rista Dimovitch

Productores: Jean-Charles Levy, Clément Miserez, Tim Perell, Nicola Usborne.
Productores ejecutivos: Thierry Desmichelle, Nicolas Manuel, Al Munteanu, Lionel Uzan, Matthiew Warter.
Diseño de producción: Patrick Duran.
Compañías productoras: Process Media, Love Punch, Radar Films, SND Films .


Intérpretes:


Pierce Brosnan: Richard
Emma Thompson: Kate,
Timothy Spall: Jerry,
Celia Imrie: Pen,
Louise Bourgoin: Manon Fontaine,
Laurent Lafitte: Vincent Kruger,
Marisa Berenson: Clothilde,
Olivier Chantreau: Jean.Baptiste Durain.
Ellen Thomas: Dorain,
...


Sinopsis:


La amante de Richard (Pierce Brosnan acaba de abandonarlo y un tiburón de las finanzas lo ha dejado en la ruina. Desolado, Richard decide dar un vuelco a su vida y le propone a su ex-mujer (Emma Thompson) dar un golpe y robarle al empresario que le ha quitado todo. A pesar de la mala relación que mantienen, Kate acepta esta peculiar proposición, pensando en el futuro económico de sus hijos. Sus vecinos y amigos deciden ayudarles a efectuar este singular robo, en el que intentan sustraer el valiosísimo collar que el empresario ha comprado a su novia.

 Críticas:


Las críticas del film de Joel Hopkins fueron muy positivas en el momento de su estreno. Sergio Pinilla, (Cinemanía), aunque la encuentra reconfortante en lo sentimental y licenciosa en lo aventurero, a causa de la edad de sus protagonistas la califica de más glamurosa que punch. Un argumento claramente edadista, después de presumir de licencioso no está mal.  Boyd van Hoeij, (Variety), ironiza en torno a que el tierno melodrama y las escenas más predecibles alternen con un drama de altos vuelos, un comentario bastante maligno. Javier Porta Fouz  (La Nación) no añade nada nuevo a la singular simpatía que siente el mundo entero en torno a estos dos actores que suman entre ambos más de cien año (ignoramos cuántos tiene el que escribe), una premisa a la que añade el hecho de que la película "juega a la comedia de rematrimonio con conciencia de sus límites, y juega con una trama que incluye un plan justiciero, el robo de un diamante, la suplantación de identidades, un viaje a París, un viaje a la Costa Azul, mucho humor inglés, citas a otra película de Hitchcock como Para atrapar a un ladrón (también en la Costa Azul..." Más claro es Pablo O.Scholz cuando afirma que la película no hace daño a nadie, pero a medida que avanza se hace demasiado previsible...


COMENTARIO:



El relato discurre agradable  y divertido gracias a la profesionalidad de la pareja protagonista, formada por Emma Thompson y Pierce Brosnan, y la secundaria a cargo de Timothy Spall y Celia Imrie (Las chicas de calendario, o la saga del Hotel Marigold...),cuatro actores capaces de sacar adelante una comedia sin ninguna dificultad. De nuevo las relaciones entre un hombre maduro y una chica joven se constituyen en el centro de una trama, que viene a demostrar que, si ya es difícil mantener en pie una pareja, mucho más lo es si uno de ellos ha de constituirse en educador, guiando los primeros pasos de su compañero o compañera en las espinosas lides amorosas, en un momento en el que está diseñando su futuro.

Joel Hopkins no es amable con ninguna de las dos jovenzanas, espectaculares físicamente pero inmaduras emocionalmente, que sitúa en su película: la ex de Richard que acude a por su mini acompañada de su nuevo novio, joven y con apariencia pusilánime, que teme al hombre que ha superado los 50 y ha asimilado bien el golpe. La otra es la novia del villano, el millonario que ha arruinado la empresa de este hombre y ha dejado sin pensiones a sus empleados, sus amigos y su propia familia. Kate es la que urde el plan de robar la joya a la prometida del malvado empresario, apoyada por Jerry y Pen, a los que anima, no la deportividad o el afecto a sus amigos, sino la necesidad de recuperar lo que han perdido en este fiasco económico.

Tiene razón Noemí López Trujillo, cuando habla de la relación sentimental en la pareja y acierta en el ejemplo elegido, -Pritty Woman, dirigida por Garry Marshall en 1990 - cuando concluye que al final de la película  : Vivian (Julia Roberts) se asoma a su balcón y ve aparecer a Edward (Richard Gere) con un ramo de flores y abriendo los brazos. Después hay un beso, un plano que se aleja y un fundido a negro. Esa escena final conformó en gran parte nuestra idea colectiva de qué es una comedia romántica." (1) Pero si abriéramos el objetivo y prolongamos la historia unos años más podríamos cuestionarnos esta idea del amor sin preguntas ni respuestas, producto del constructo patriarcal. Nos quedamos con la advertencia de  Fay Weldon en 'Vida y amores de una maligna', una novela en la que la feminista duda de la existencia de este sentimiento llamado amor, carente de toxicidad, ya que al fin y la postre "las relaciones de pareja no son tanto una cuestión de hombres y mujeres, sino una relación de poder, y lo tiene quien lo tiene". Cualquiera puede observar esta realidad.

El film de Joel Hopkins evoca la comedia de Alfred Hitchcock 'Atrapa a un ladrón', realizada por un director independiente al que le falta el glamour del gran maestro del suspense, y protagonizada por un actor británico que no resiste la comparación con Gary Grant, que convierte en una parodia las correrías del famoso caco que tiene por alias 'El Gato', las andanzas de su personaje, dominado por el vértigo, en el ascenso por la fachada de un lujoso edificio. A pesar de todo es una película que se disfruta, que relaja las tensiones cotidianas y que demuestra que, con frecuencia, la barrera no se levanta entre las diferentes décadas en que se suelen agrupar las producciones cinematográficas, un arte joven que cuenta en su haber miles de realizaciones, ni entre sistemas analógicos o digitales, sino entre el hacer las cosas bien o hacerlas mejor, lo que depende más del talento de los diferentes equipos que se ponen al frente de un proyecto y el elenco seleccionado para materializarlo.





(1) Si interpretas Colossal como una comedia romántica tienes una idea perversa del amor. Jot Down.

No hay comentarios:

Publicar un comentario