Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

miércoles, 2 de agosto de 2017

En la boca del miedo, John Carpenter.




NOS GUSTA PASAR MIEDO Y LA OBRA DE CANE ASUSTA, PORQUE LA VISVES DESDE TU PUNTO DE VISTA ¿QUÉ PASARÍA SI LA REALIDAD FUERA LA QUE EXPONE DESDE SU PUNTO DE VISTA?


Ficha técnica: 


Titulo original: In the Mouth of Madness.
País: Estados Unidos.
Año: 1995.
Duración: 98 minutos.

Dirección: John Carpenter.
Guión: Michael de Luca, basado en un argumento propio.
Casting: Back Seat Casting Associates; Canadá: Ross Clydesdale.
Dirección de Fotografía: Gary B.Kibbe.
Música: John Carpenter & Jim Lang.
Edición: Edward A, Warschilka.
Supervisor efectos visuales: Bruce Nicholson.
Coordinador de especialistas Jeff Imada.
Director artístico: Peter Grundy-
Decorador del set: Elinor Rose Galbraith.

Maquillaje efectos especiales: Robert Kurzman, Gregory Nicotero, Howard Berger, KNB, EFX GROUN, INC.

Productor: John Carpenter, Sandy King,
Productor ejecutivo: Michael de Luca.
Productor asociado: Artist Robinson.
Diseño de producción: Jeff Steven Ginn.
Compañías productoras: New Line Cinema, New Line Productions,  Time Warner Company; compañía efectos especiales: Industrial Light & Magic, división de Lucas Digital LTD.


Intérpretes:


Sam Neill: John Trent,
Jurge Prochnow: Sutter Cane,
Julie Carmen: Linda Styles,
Sam Neill:,
Charlton Heston: Jackson Harglow.
Frances Bay: Mris Pickman,
Wilhem Von Homburg: Simon,
David Warner: Doctor Wrenn,
John Glover: Saperstein,
Bernie Casey: Robinson,
Peter Jason: Mr. Paul


Sinopsis:


Sutter Cane es un escritor de novelas de terror, cuyo éxito no tiene comparación con el de ningún otro escritor. Pero poco antes de entregar a su editor su última novela, desaparece sin dejar rastro. Al mismo tiempo, algunos de sus fans están volviéndose muy violentos de manera inexplicable. El editor contrata a John para que encuentre el novelista, porque  piensa que todo es un montaje publicitario  para promocionar el próximo libro de Cane, pero no tardará en descubrir la horrible verdad.


Comentario:



'La boca del miedo' es un relato de mataficción en el que Carpenter reflexiona en torno a cómo se elabora un libro cuya fuerza reside en su capacidad de moldear las mentes y lo hace de tal manera que se acaba convirtiendo en algo parecido a un betseller, traducido a más de dieciocho idiomas, elevando a su autor a la categoría de un dios cuya capacidad de influir en sus acólitos y aduladores es infinita, convirtiéndolos en absolutos esclavos de sus caprichos .La situación actual de enajenación de las masas les es muy favorable, ya que entre ludistas mindundis, los que no aceptan las transformaciones que se avecina de la mano de la revolución tecnológica y los que creen que todo sigue igual y reclaman los derechos que se han evaporado gracias a su desinterés, nos sentimos como la editora de Sutter Cane que preconiza y advierte al investigador privado Trent (Sam Neill) de que la realidad es sólo lo que creemos que es. Cordura y locura pueden intercambiarse. Pero, ¡cuidado! si los 'locos' fueran la mayoría, te encontrarías (segunda persona impersonal) en una celda acolchada preguntándote que le ha sucedido al mundo, si todo en lo que creías ha desaparecido. Estamos hablando de convicciones profundas y no de una confusión deliberada, con fines espurios, de la ficción y la realidad, que sin embargo, también puede llegar a ofuscar. Trent,  investigador de seguros privados, que habla de sus 'ellos', está ya en esa habitación acolchada, protegido por cientos de cruces que el mismo realiza en su propio cuerpo y en todo lo que lo rodea, acusado de esquizofrenia paranoide. 'Sería terrible quedar el último de los tuyos', advierte Linda Styles (Julie Carmen), un instante antes de subvertir el universo que la rodea a ella y a su acompañante. Su entrada en el psiquiátrico nos lleva a la de Leonardo DiCaprio en Sutter Island.

El sueño de la razón genera monstruos, advirtió Goya, que luchan por emerger y ven la luz en relatos como los de Poe o Lovecraft, que busca el origen en la superstición medieval que llevó a cientos de mujeres a la hoguera por no adaptarse a los cánones del constructo patriarcal ( ya fueran jóvenes o viejas).  Nueva Inglaterra es el lugar del que emanan cientos de relatos de terror porque en este lugar se sacrificó a gran cantidad de brujas; ahora el agente de seguros  busca un lugar cuyo nombre aparece encriptado en la portada del libro de Cane, Hobb's End, en New Hampsire en Nueva Inglaterra, un criptograma unido a otros indicios en los que Carpenter rinde homenaje a Lovecraft, cuando Trent pasa la mano por los nuncios del libro de Cane, 'Al borde de la locura', pegados en las paredes y arrastra una masa viscosa que impregna sus dedos; el título del libro que también designa el film traducido por 'En la boca del miedo', mezclando realidades con sentimientos,

De viaje a Nueva Inglaterra, la editora y el agente de seguros, circulan de noche por una carretera, él duerme, ella conduce, se le cierran los párpados, y entre el sueño y la vigilia, en el umbral de la conciencia, tiene visiones espantosas, más propias de Lynch que de Carpenter. Los libros de Cane representan la delgada línea que divide la ficción de la realidad; lo que en principio es un montaje se torna real, y el film se aproxima a El fin del mundo. Carpenter se plantea hasta qué punto un libro puede transformar nuestras vidas, haciéndonos dudar de principios que creíamos sólidos y que nos anclaban a un mundo que sentíamos real, el único, un dogma que podíamos imponer a los demás y que ya no podemos defender ni antes nosotros mismos. El hombre se resiste numantinamente a leer un libro que pretende derribar sus principios, como un Dios justiciero, más cuando la visión de la realidad que su lectura impone se implanta de forma generalizada, cuando los ideales que lo mantenían vivo se han transformado en ruinas, el que ya no tiene nada que perder, el que se ha negado a leer el libro, decide meterse en un cine y recibir su dosis de confusión en un chute intenso y demoledor.

"Linda, podrás editarlo desde dentro", le dice el autor a su editora en su santuario. "Durante años creí que yo inventaba todo ésto, pero ellos me dictaban lo que tenía que escribir, pero me dieron el poder de hacerlo real y ahora verás el instrumento de su vuelta a casa ' la nueva Biblia que inicie el cambio y enseñe a ver lo que es; todas esas horribles cosas viscosas intentan volver a entrar, son reales." Aquí ya se le ha ido la olla a Carpenter en la representación del proceso de independencia del escritor en el que los monstruos que anidan en las mentes comienzan a  hacer su aparición. Su visión convierte al desafortunado que presencia la revelación en alguien que ha perdido definitivamente la cordura. y ya sólo ve bichos por todas partes. Lovecraft gana la batalla a Poe. Efectos especiales, altavoces escondidos...La realidad ya no es lo que era.

Cuando  contacta con el escritor, cuya obra ha vencido el temor que  la iglesia infunde a sus feligreses para lograr su sumisión, Cane le revela que la religión nunca ha sabido transmitir la anatomía del horror, a pesar de que busca la pedagogía a través del miedo, pero no entiende la verdadera naturaleza de la creación, nadie ha creído suficientemente en ella para hacerla real; los libros de ciertos escritores alcanzan millones de ventas y hay mucha más gente que cree en ellos que en la misma Biblia. El hombre racional no lo acepta, busca el engaño, racionalizar lo que 've'. "Cuando la gente empiece a perder su capacidad para reconocer la fantasía y diferenciarla de 'la realidad', los antiguos iniciarán su viaje de regreso, le dice Cane a Trent. Cuanta más gente crea, más rápido será su viaje. y el último libro seguro que va a ser muy popular, "Al borde de la locura!, voy a reunirme con mis nuevos editores. Eres lo que yo escribo, no existías antes de mis libros y este lugar tampoco. Pienso, luego existes." Toda especie huele su extinción, su decadencia, ahora casi inevitable: quien se ha resistido a dejarse dominar por ciertos libros o escritos, acosado y ninguneados, acabará cayendo en sus brazos a través de sus adaptaciones cinematográficas. Un film pesimista que lanza un ataque a los nihilistas que viven de la buena fe de los demás.



No hay comentarios:

Publicar un comentario