Páginas vistas en total

domingo, 20 de agosto de 2017

Sharknado 5. Aletamiento global. Anthony C.Ferrante






Ficha técnica:


Título original: Sharknado 5.Global Swarming.
País: Estados Unidos.
Año: 2017.
Duración:, The Asylum Productions.

Dirección: Anthony C.Ferrante.
Guión: Scotty Mullen,, basado en los personajes creados por: Thunder Levin.
Casting: Lee Mountjoy.
Dirección de Fotografía: Ryan Broomberg.
Música: Christopher Cano, Chris Ridenhour.
Edición: Ryan Mitchelle y Ana Florit.
Dirección artística:  Rumyan Dimitrov y Luís San Martín.
Supervisor efectos visuales: Glenn Campbell.

Diseño de Vestuario: Vyarka Sirkova, Tye Rannosaurus, Kim Tizard-Lee.
Departamento de maquillaje y peluquería: Scarlett O'Connell

Productor: David Michael Lat.
Produuctor ejecutivo: Paul Bales, David Rimawi
Productor asociado: Chris Regina, Johs Van Hout, Justin Smith.
Productor en línea: Michael Meilander.
Diseño de producción: Felix Coles.
Compañías: SYFY Original, The Asylum; distribución: Cinedigm Entertainment Group.


Intérpretes:


Ian Ziering: Fin,
Tara Reid: April,
Tony Hawk: el halcón.
Bret Michaels: Bret Michaels,
Clay Aiken: Llewelyn,
Ross Mullan: Dr.Wobbegon,
Olivia Newton John: Orion,
...

Sinopsis:


La saga de Sharknado llega con esta quinta entrega, que hace un guiño al calentamiento global; en el elenco repiten Ian Ziering y Tara Reid. El mayor de los tornados amenaza a la humanidad cargado de tiburones sedientos de sangre.

Críticas:

Brian Lowy (CNN) aunque reconoce que hay una mejora modesta de la franquicia, que agotaron toda su ingenuidad con subtítulos descarados, sigue presentando una carencia de esqueleto narrativo: Peter Sobczynski (rogerebert.com) sostiene que con este film la saga ha pasado de ser una celebración del sinsentido a algo vagamente irritante; frente a ellos AV Club es de la opinión de que "Contra todo pronóstico, 'Sharknado 5: Global Swarming' hace que la franquicia sea divertida otra vez (...) Entretenimiento excéntrico y disparatado" (en Filmaffinity)



Comentario:


Dice el protocolo de MetAphAs, cuando habla de la capacidad de adaptación al contexto, que "la manera de expresarnos, las palabras que seleccionamos para decir algo, e incluso nuestro tono de voz, son variables en función del contexto comunicativo en el que nos encontramos. Esto es, adaptamos siempre, en mayor o menor medida el uso del lenguaje al contexto, lo que presupone cierto grado de control sobre un registro particular del habla (algo parecido podríamos decir para la escritura y sobre el cambio de registro cuando cambiamos de situación comunicativa..." (1) Esto es algo que no desconoce ni un alumno de secundaria, al que se enseña a distinguir cuando el emisor busca una sonrisa de aceptación del receptor, una risa abierta con un gag más o menos hilarante, y una carcajada abierta mediante la presentación de la situación más absurda, grotesca y contra el sentido común que uno sea capaz de imaginar. Por este motivo, porque estas reglas ya las conocemos todos, resulta ridículo ponerse serios con películas como las que integran la saga de Sharknados, e intentar medir la calidad y el talento del guionista y director de un producto, perfectamente conscientes de que ni los burros vuelan, ni los tiburones forman tornados que, mediante una fuerza más centrífuga que centrípeta,  lanzan a estos inmensos y sanguinarios habitantes de los mares hacia el exterior del cono contra todo lo que encuentran a su paso.

Algún espectador cae en el mismo error que sesudos críticos cuando aconseja que si alguien quiere disfrutar con una comedia de verdad que se siente ante el televisor y se vea, una tras otra, las películas de la franquicia, en lugar de acudir a una sala a ver una película de Woody Allen, aunque la elección del titiritero revela algo más que un juicio estético. Pero no deja de ser curioso que, ante un fenómeno conocido por las masas, que hace reír abiertamente tanto al menos ilustrado como al más engolado, convirtiendo estas creaciones tan bizarras en obras de culto, prefiera mantenerse al margen para no verse contaminado por  la arrogancia de un producto sin calidad. Se equivocan. La prensa norteamericana, todavía de forma tímida entra al trapo. El dotar a un producto de este estilo de un subtexto en defensa del medio ambiente entra dentro del juego recomendado de utilizar cualquier canal por muy despreciable que parezca para llegar aun público cada vez más amplio, lo que es visto con horror por quienes se siente parte de una élite, en un mundo en del que se ha erradicado el analfabetismo y está preparado para dar un salto cualitativo en su desarrollo intelectual. Yo creo en ello por muy naïf que pare<ca.



(1) MetAphAs,: Protocolo de exploración de habilidades lingüísticas naturales en la afasia.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario