Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

domingo, 6 de agosto de 2017

The Dead Girl. (La chica muerta) . Karen Moncrieff.. Comentario.




Ficha técnica, sinopsis, cartel y trailer. (Pinchad aqui)


Comentario:



Hay un hecho constatable semana tras semana. De todos es conocido que la prensa de papel se está aferrando al cine como un clavo ardiendo para mantener sus ventas, y que hay un periódico muy conservador 'La Razón' que ha puesto al frente de esta labor a alguien que tiene buen gusto y un gran olfato en la selección de las películas que ofrece a su público junto al periódico cada fin de semana. El blog adquiere estos títulos de diferentes rotativos, y hoy nos encontramos ante una de esas realidades que tiene difícil explicación. El periódico que dirige Maruenda, que provoca y excita a sus adversarios políticos, ofrece un título con todas las condiciones exigibles a una película para ser recordada: un tema estremecedor, la violencia de género que se ejerce sobre chicas desprotegidas de las que nadie se ocupa, una estructura limpia y brillante a cargo de su directora Karen Moncrieff, y un elenco de actores indiscutible, que desempeñan papeles de corta duración y pequeños diálogos a causa de la división del relato en cinco partes: La Reservada, La Hermana, La Esposa, La Madre y Chica muerta.  Una serie de condicionantes positivos que no han hecho posible que la película ocupara un lugar más destacado en el ranking cinematográfico. Cinco partes que Filmaffinity desarrolla de esta manera:


"La Extraña" es la mujer (Toni Collette) que encuentra el cadáver. El interés mediático que suscita su hallazgo le sirve de vía de escape para eludir el control de su dominante madre (Piper Laurie) y entablar una extraña relación con el misterioso Rudy (Giovanni Ribisi). 

En "La Hermana", una estudiante de anatomía forense (Rose Byrne) se encuentra ante un dilema: o ceder a la presión ejercida por su madre (Mary Steenburgen) para que conserve la esperanza de que su hermana desaparecida hace años acabará regresando a casa, o seguir sus propios anhelos de olvidar el pasado y mirar hacia delante. Para ello tendrá que examinar el cadáver de la chica muerta, para ver si se trata del cuerpo de su hermana desaparecida. 

"La Esposa" (Mary Beth Hurt) está atrapada en una intensa relación de amor/odio con su marido (Nick Searcy). Un terrible descubrimiento sobre su conexión con el asesinato de la chica la obliga a plantearse hasta qué punto conoce a su marido y se conoce a sí misma.

La vida de "La Madre" (Marcia Gay Harden) consiste en buscar respuestas que expliquen la fuga de su hija. En su análisis de los hechos cuenta con la ayuda de una chica con problemas, la prostituta (Kerry Washington) que vivía con su hija. 

 "La Chica Muerta" (Brittany Murphy) era hiperactiva, volátil, autodestructiva y sujeta a ataques de incontrolable ira. También tiene un lado inocente y pueril. Sueña con mejorar su vida y ser una buena madre para su hija.


Al optar por esta división de la historia en compartimentos estancos, sin relación entre sí, Karen Moncrieff busca demostrar la tesis de que el hombre es un lobo para el hombre, dejando poco espacio a la esperanza, al tiempo que muestra al espectador toda la tramoya que se organiza tras la aparición de un cuerpo sin vida, en especial si se trata de una mujer joven, en la que todo el mundo parece sospechoso de haber podido realizar una hazaña semejante, y, detrás de todos los personajes la interpretación freudiana de la madre, que explica incluso la homosexualidad de sus hijos. Las hay de todas las clases: posesivas y dominantes sin escrúpulos, como la de la extraña y reservada joven encarnada por la extraña Arden, interpretada por Tony Colette, que establece una relación con un joven que siente atracción por la psique del asesino en serie, y como consecuencia está animado por el interés de quien puede revelarle todos los datos del hallazgo; una relación enfermiza que hace temer al espectador; la madre que no está dispuesta a olvidar a la hija desaparecida mientras viva, y somete a toda su familia a un infierno sin fín en el que no cabe la felicidad; junto a ellas coexiste la que no se entera de nada y duerme a pierna suelta mientras sus hijos pernoctan fuera de casa y su compañero abusa de ellos sexualmente. sin que, ella tan confiada, se percate. Todos los paradigmas están demonizados, mas, al fin y a la postre, todos los hijos precisan de una mujer para venir a este mundo.

Pero no sólo se criminaliza a las madres, sino también a las esposas que toleran que sus maridos desaparezcan de casa, sin destino conocido (quien nada teme nada debe ocultar), que protagoniza escenas crueles e insufribles en la que es objeto  de humillación por un hombre carente de empatía que no la maltrata, sólo la ningunea. Cuando, por azar, caen en sus manos las pruebas de que comparte su lecho con un asesino en serie, recoge todos los vestigios y se dirige a la comisaria, pero, sin llegar a entrar, se replantea su colaboración en el esclarecimiento de los hechos, se hace cómplice del asesino y maltratador, honrado pater familias, quema todos los restos de ropa de mujer, acuchillados y ensangrentados y vuelve al hogar con el monstruo. Es quizá la subtrama más dura de todas.

Las mas endebles son la madre de la chica muerta y la hermana de otra desaparecida, que no puede soportar la angustia en que ha vivido durante más de quince años. La historia de la madre muestra las consecuencias de la incomunicación, la falta de confianza entre la gente que convive y una inocencia casi naïf que no permite entender el mundo que nos rodea.Cuando descubre lo que ha ocurrido en el seno de su familia, más que autoimponerse un duro castigo, recibe el premio de hacerse cargo de su nieta e iniciar una nueva vida. Un film misántropo, organizado de tal manera que su autora consigue que el relato llegue sin ruidos a su público, y que tras realizar un recorrido por diferentes familias, -rurales, desestructuras y excluidas y burguesas - llega a la conclusión de que nadie tiene la llave de la bonhomía y la felicidad, y que en hogares como el que nace y crece 'la chica asesinada', Krista (interpretada por Britanny Murphy), no sólo se violan las normas más elementales de la convivencia humana, sino que se generan monstruos como la chica que, con su actitud, acorta el tiempo de su paso por la vida.

Este film lo ofrece este fin de semana 'La Razón', pero lo podéis ver en versión original con subtítulos en Youtube.




No hay comentarios:

Publicar un comentario