Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

miércoles, 22 de noviembre de 2017

La mujer y el monstruo. Jack Arnold.







Ficha técnica:


Título original: Creature from the Black Lagoon
País: Estados Unidos.
Año: 1954.
Duración: 79 minutos.

Dirección: Jack Arnold.
Guión: Harry Essex y Arthur Ross, basado en una historia de Maurice Zimm.
Director de fotografía: William E.Snyder,A.S.C.: fotografía especial:Charles S. Welbourne.
Dirección música: Joseph Gershenson.
Edición: Ted J.Kent, A.C.E.
Dirección artística: Bernard Herzbrun, Hilyard Brown.
Decoradores del set:Russell A.Gausman y Ray Jeffers.
Sonido: Leslie I.Carey, Joe Lapis.

Vestuario: Rosemary Odell.
Estilista de peluquería: Joan St. Oegger.
Maquillaje: Bud Westmore.


Productor:  William Adam.
Compañías: Universal International.


Intérpretes:



Richard Carlson: David Reed,
Julia Adams: Kay,
Richard Denning: Mark Williams,
Antonio Moreno: Carl Maia,
Nestor Paiva: Lucas,
Wit Bissell: Lucas,
Bernie Gozier: Zee,
Henry Escalante: chico,


Sinopsis:


Capturado y encarcelado para un estudio científico, un eslabón perdido en forma de anfibio se enamora de la ayudante del director de la expedición.Cuando la criatura escapa y rapta al objeto de su amor, comienza una cruzada para rescatarla y devolver al terrible monstruo  a las profundidades de donde llegó. Con un brillante diseño de la criatura del legendario artista de maquillaje Bud Westmore, La mujer y el monstruo supone un imperecedero tributo al genio imaginativo de sus creadores en Hollywood.


Crítica:



Curiosa versión acuática del  cuento de hadas tradicional  francés  'La bella y la bestia', cuya primera versión publicada atribuyen unos a la escritora Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve, en 1740, otros a  Gianfrancesco Straparola. Un relato de evidentes connotaciones sexuales que alcanza momentos climáticos en una danza bajo el agua de la protagonista, observada de cerca por el monstruo, en la que las evoluciones y contorsiones de la mujer que disfruta extasiada de su baño, en las que se ensimisma el fotógrafo, no dejarían indiferente a nadie, como ocurre con este horroroso 'eslabón perdido', cuyo diseño ha dejado satisfecho a más de un crítico, un cuadrumano , -más que manos garras -, que adopta la posición erecta. Secuencias filmadas bajo el agua sorprendentemente bellas para formar parte de una cinta de serie B, realizada en 1954, que llegó a incorporar un primitivo 3-D y que ha pasado a engrosar el número de títulos de culto.

Filmada en blanco y negro, Jack Arnold y sus guionistas, Harry Essex y Arthur Ross, parecen haber buscado, ante todo, con los recursos disponibles y apoyados en una bella actriz, epatar al público de la primera mitad de la década de los 50 con esas tomas subacuáticas, cuyo atractivo incrementa el hecho de que se narre una historia de amor paralela  (la del científico con su ayudante y la del monstruo con la mujer) que se inscribe en un contexto de investigación arqueológica en el que se hace especial hincapié en la financiación por parte de hombres de negocios, de banqueros, hombres dispuestos a invertir su dinero con el objetivo de extraer importantes beneficios cuando se den a conocer los resultados de las investigaciones, y no es cosa menor poder mostrar a un antepasado del ser humano, un anfibio que se ha puesto de pie y que conserva sus garras y sus afiladas escamas, que habita en la actualidad en un lago de aguas negras, envuelto por una niebla de romanticismo, y con unas costas pobladas de cavernas que invitan a la imaginación del espectador a contribuir al espectáculo.

Un film interesante y dotado de una gran dignidad que ha soportado bien el paso del tiempo gracias a la política de autor de Jack Arnold, que ha dejado un legado de obras tan importantes como 'Tarántula' (1955) o  'El increíble hombre menguante' (1957) . La mayor parte de sus realizaciones no entraron en su momento en otros mercados y ahora algunas se están abriendo camino, como ocurre con otros muchos directores de culto. Arnold fue un cineasta que supo aprovechar al máximo los recursos que se le ofrecían y los avances tecnológicos de su momento , los aplicó a sus historias de ciencia-ficción  y  será recordado por ello.





No hay comentarios:

Publicar un comentario