Páginas vistas en total

Johnny B.Zero

viernes, 23 de marzo de 2018

Gringo: se busca, vivo o muerto. Crítica.




Ficha técnica, sinopsis, lo que se dice, fotografías, cartel y trailer (Pinchad aquí)


Crítica.






Hemos leído la crítica de la segunda película del autraliano Nash Edgerton, - hermano mayor del protagonista del film  Joel Edgerton -, (la primera de sus películas fue The Square, 2008). Edgerton  ha realizado su carrera hasta el momento como actor, doble y supervisor de especialistas,y el título que ahora llega a los cines ha sido calificado por los creadores de opinión como comedia de equívocos en tono de thriller,. La consecuencia de las opiniones vertidas en ella ha sido una respuesta raquítica a un film mucho más relajado, divertido y tranquilo de lo que cabe esperar en las películas del género, a pesar de ser una obra de acción, exenta de violencia, salvo alguna breve secuencia de carácter gore.






No se puede decir que la comedia carece de ritmo, tiene el suyo propio, el que corresponde a un cine que empezamos a conocer, el australiano, que logra, con comportamientos estándar, llegar a un público muy diverso. Plantea el problema de los narcotraficantes que no dudan en malbaratar incluso investigaciones con fines terapéuticos para inundar el mercado de productos tóxicos, sirviéndose de hombres-pantalla que ignoran su papel en el negocio, generalmente gente extraída de paro estructural y utilizada como carne de cañón de empresarios de medio pelo que negocian con capos de la droga mejicana, de categoría similar. Alrededor de ellos pululan mujeres advenedizas, algunas de las cuales, como Elaine Markinson (Charlize Zheron) muestran un sentido mucho más refinado y sutil del mundo de estos negocios sucios, ganando a hombres superficiales y frívolos por goleada.





Nash Edgerton se ha rodeado del mejor elenco de actores, ya australianos, como el hermano de Nash, Joel Edgerton, ya sudafricanos, como Charlize Theron o el actor fetiche de BlomkampSharlo Copley, la norteamericana Amanda Seyfried  o el británico David Oyelowo. Parece que no se ha entendido en estos lares, ni en la cuna de los géneros, Estados Unidos, la idiosincrasia que anima un film que ha provocado más de una carcajada entre el público y que presenta, no estereotipos extremos, sino paradigmas de sectores sociales probablemente más próximos a la realidad que muchos otros mejor aceptados. Hay situaciones que se presentan con total naturalidad, sin apenas hacer hincapié en aspectos que hubieran adquirido mayor presencia en un film norteamericano, como el hecho de que en la oficina de Rusk los empleados, en su mayoría, no pertenezcan al grupo caucásico, sino a colectivos chinos, sudamericanos o afroamericanos, que serán colocados en la avanzadilla de las operaciones más peligrosas, sin saber exactamente a qué juegan, corriendo el mayor riesgo en estas operaciones.




No se puede decir que es una obra maestra, pero tampoco errática, desordenada, sin ritmo y otras adejetivaciones con las que ha sido calificada , y quien asista a la proyección podrá observar que el público que acude a la llamada disfruta con los gags. Tendremos que acostumbrarnos al cine que se hace en otras latitudes, que han aportado al cine actores del rango de los que aquí participan, más otros como Russell Crowe, Cate Blanchet, Nicole Kidman, Mel Gibson, Hugh Jackman o los Hermanos Hemsworth, entre otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario