Páginas vistas en total

Johnny B.Zero

sábado, 17 de marzo de 2018

Mi novia es un zombie. Michele Soavi.






TODO ACABA MEZCLÁNDOSE EN EL ESTÓMAGO. LOS MUERTOS VIVIENTES Y LOS VIVOS MUERTOS SON TODO LO MISMO; DESHACERSE DE UN MUERTO VIVIENTE ES UN SERVICIO PÚBLICO, PUEDEN APARECER CIERTOS PROBLEMAS SI TE DESHACES DE UNO QUE TODAVÍA ESTABA VIVO.





Ficha técnica:


Título original: DellaMorte DellAmore (Cementery Man)
País: Italia. Co-producción italo-francesa.
Año: 1994.
Duración: 100 minutos.

Dirección: Michele Soavi.
Guión: Gianni Romoli, basado en una novela homónima de Tiziano Sclavi.
Casting: Ofelia García.
Dirección de Fotografía: Mauro Marchetti, a.i.c.
Música: Manuel De Sicca, Riccardo Biseo.
Montaje: Franco Fraticelli.
Escenografía: Antonello Geleng.
Efectos especiales: Sergio Stivaletti.
Decoración del set:  Roberto Caruso.

Diseño de Vestuario: Maurizio Millenotti, Alfonsina Lettieri.
Jefe de maquillaje: Gino Zamprioli.
Jefe de peluquería: Maria Teresa Corridoni.

Productor: Tilde Corsi, Gianni Romoli, Michele Soavi.
Co-productores y productores ejecutivos: Conchita Airoldi y Dino Di Dionisio
Compañías: Audifilm-Urania Film, K.G. Productions, Le Studio Canal+ , en colaboración con Silvio Berlusconi Communications y BIBO TV & Film Productions, sostenido por el Fondo EURIMAGES del Consiglio d'Europa.





Intérpretes:


Rupert Evvert:  Francesco Dellamorte,
François Hadji-Lazaro: Gnaghi,,
Anna Falchi: She,
Mickey Knox: Marshall extranjero,
Fabiana Formica: Valentina Sacanarotti,
Clive Riche: Doctor Verseci,
Katia Anton: Novia de Claudio,
Barbara Cupisti: Magda,
Anton Alexander: Franco,
Pietro Genuardi: Nuevo Mayor Civardi,
Patrizia Punzo: Madre de Franco,
Stefano Masciarelli: Mayor Scanarotti,
...

Sinopsis:


En Buffarola, Francesco Dellamore es el administrador del cementerio local  y vive en una casa junto al cementerio co Gnaghi, el sepulturero intelectualmente discapacitado, un pequeño, feo, lisiado y mudo compañero con el que comparte su ronda diaria por el cementerio. Desde hace algún tiempo, los muertos enterrados en el cementerio de Buffalora reviven debido a una súbita y misteriosa epidemia. Dellamorte tendrá que impedir que los muertos invadan el mundo de los vivos, algo que el resto de los humanos piensa que es sólo parte de su imaginación.






Crítica:,


Aunque Michele Soavi ha realizado la mayor parte de sus producciones para la televisión, el hecho de que iniciara su carrera con Joe D'Amato y trabajara con Lamberto Bava y Dario Argento ha dejado una marca indeleble en su gramática visual. Su primer trabajo detrás de la cámara fue 'Deliria', un slasher producido por Joe D'Amato que obtuvo un gran éxito; después vendría 'La Chiesa', una película producida por Dario Argento. En 1989 trabajó codirigió  'Las aventuras del Baron Münhausem' con Terry Gilliam y, antes de realizar 'Mi novia es un zombie', en 1991 se puso al frente de 'La Setta', producida de nuevo por Dario Argento.






Michele Soavi construye un universo paralelo al de la ciudad de los vivos. -la ciudad de los muertos-, a donde vamos a ir a parar todos, nos guste o no, y en la que se establecen las mismas jerarquías que en el mundo exterior. Filmado con cámara al hombro, tanto las texturas como los colores contribuyen a recuperar ese aire romántico de los viejos camposantos. Una admonición  nos recuerda que vamos a morir,  mientras que en una inscripción grabada en la piedra  en el arco de la puerta que da acceso a la necrópolis, se nos trae a la memoria que, por otra parte, vamos a resucitar. Michele Soavi crea una diégesis que separa su atmósfera de la light que imponen los cementerios privados. Al frente de esta institución un fracasado, un loser, que apenas concluyó los estudios secundarios, al que el Alcalde y las autoridades del lugar llaman 'Ingeniero', apoyado en su peculiar 'Igor', Naghy, un pobre hombre al que la naturaleza le negó casi todo. La lucha cotidiana contra los muertos vivientes, que resucitan, a causa de una epidemia, siete días después de ser enterrados, y la soledad que fomenta su imaginación, le hace proclive a enamorarse de las mujeres que van frecuentemente al lugar, o se encuentran forzadas en él. Poco a poco los desengaños y los arañazos que le proporciona la vida van convirtiendo a  Francesco Dellamorte en un asesino sin escrúpulos, al que desgraciadamente no sólo le roban su virilidad, sino sus crímenes.  Algo parecido a lo que le ocurrió a Soavi, quien, tras trabajar con los maestros del giallo y ver de cerca la muerte en todas sus posibles encarnaciones, acabó por derivar su trayectoria hacia las televisiones; Francesco comprendió que, más allá de los muros de su feudo, no había nada.






Michele Soavi opta por la comedia para contar la historia de quien se presentaba a sus amantes como biólogo, y era llamado 'Ingeniero' por las autoridades y que acabó controlando  el reducido espacio de un cementerio de pueblo, una historia negra y amarga en la que se nos deja asistir a diálogos tan bizarros como el que mantiene Francesco con Naghy: " ¡La guía telefónica! Es mi libro favorito. El hecho de que traigan nuevas, no quiere decir que ha que quemar las viejas. ¡Es mi libro favorito! " Este es el tenor de los gags, que definen a un joven que ha alcanzado la máxima notoriedad que el destino le tiene reservada gracias a la inclusión de su nombre en esa guía. Cuando decide ocupar páginas de la prensa y adelantarse a su trabajo se encuentra de nuevo con la tragedia que es su más fiel compañera:  alguien le roba sus crímenes. La propia Muerte coquetea con él e intenta elevar su autoestima con algo que hunde más en el fango al enterrador: tanto la propia Parca como el modesto enterrador sólo matan por indiferencia, a veces por amor, pero nunca  nunca por odio . Al fin la historia del fracaso de  Dellamorte, y al mismo tiempo del director de esta historia bizarra, desvía la carrera de uno y otro hacia territorios desconocidos, ya sea la televisión para Soavi, bien como publicista, bien como director de títulos concebidos para la pequeña pantalla, y el viaje a ninguna parte de Francesco.




En cuanto al título del film, muy  cuestionado como ocurre con la mayor parte de las traducciones, que con frecuencia revelan que quien ha optado por una determinada denominación no ha entendido bien al director que tenía delante especialmente cuando éste es un autor que quiere involucrar a su público en nuevas experiencias. Tiene razón quien afirma que el amor de Francesco no es una zombie, aunque si lo sea en un momento determinado (la  atribución de un género da también lugar a confusiones más serias). La primera de sus amantes se muestra unos minutos como un muerto viviente, pero esto no es importante, ni justifica la relevancia que se le da. Todas las mujeres que conoce el guardián del cementerio están relacionadas con su trabajo, no las conoce alternando con los de su edad, que lo desprecian, en los locales de ocio del pueblo, por lo que todas ellas tienen algo en común y están interpretadas por la misma actriz, Anna Falchi, una mujer muy atractiva, con los atributos sexuales femeninos muy desarrollados y con un cierto halo de misterio. Es mucho más apropiado poner el acento en el regidor del camposanto, como hace la denominación inglesa: 'Cementery Man'.



No hay comentarios:

Publicar un comentario