Demencia (Buio Omega)









Ficha técnica:


Título original: Buio Omega  (Beyond the Darkness)
País: Italia.
Año: 1979.
Duración:  94 minutos.

Dirección: Joe D'Amato.
Guión: Ottavio Fabbri,  basado  en  una historia de Giacomo Guerrini.
Casting:
Dirección  de Fotografía: Aristide Massaccesi.
Operador de cámara: Enrico Biribicchi.
Fotografía fija: Giuseppina Di Cola.
Música: The Goblin.
Edición: Ornella Michelli.
Dirección artística: Donatella Donati.
Decoración del set: Ennio Michettoni.
Efectos de sonido: Renato Marinelli.

Diseño de Vestuario: Mario Paladini.
Maquillaje: Cesare Biseo,

Productor manager: Oscar Santaniello.
Compañías productoras: D.R. Mass Communications Production


Intérpretes:


Kieran Canter
Cinzia Monreale
Franca Stoppi
Anna Cardini
Sam Modesto
Lucia D'Elia
Mario Pezzin
Walter  Tribus
Klaus Rainer
Edmondo Vallini
Simonetta Allodi



Sinopsis:


La novia de Francesco,  un rico joven huérfano, muere a causa de un fallo multiorgánico, provocado en una sesión de vudú. Como el joven  es  taxidermista, la desentierra y decide disecarla para poder vivir eternamente con ella. Recibe la ayuda de su ama de llaves, una mujer siniestra pero fiel a los deseos del joven Poco a poco Francesco se convierte en un demente sin cordura que realiza cualquier acción   tortura, ( violación, mutilación, descuartización...)  para evitar que alguien conozca su secreto.





Lo que se dijo:



A nuestro país apenas llegaron reseñas del film, y, como consecuencia, los lectores no se expresaron  respecto al film.


Crítica:


Magnífico y bello film dirigido por Joe D'Amato, la opera prima de un realizador de cine de explotación de películas de terror, eróticas y pornográficas, que comienza su carrera con un giallo, en el que tenía cierto  entrenamiento tras haber sido director de fotografía de Massimo Dellamano (Cosa avete fatto a Solange?). Su film lleva la rúbrica del género de terror italiano  por excelencia, el giallo: la música de Goblin, una banda de rock progresivo italiano, que adquiere su sonido y formación definitiva en 1975, que tuvieron el honor de grabar el sountrack de Rojo oscuro de Dario Argento, y su nombre a un monstruo del folklore europeo, con diversas representaciones, cada una según el relato; los colores brillantes y pastel, las mujeres espléndidas, espigadas, rubias de ojos azules y tez pálida, los hombres de características similares, que contrastan con la sordidez y perversión que transmiten los más viejos que contemplan a estos jóvenes casi espirituales que están fuera de su alcance, sobre los que pronto veremos discurrir abundantes ríos de sangre, originados por elementos cortantes (hachas, enormes cuchillos...) que influyeron en el shlaser y el splatter norteamericano que practicaron cineastas como Wes Craven.







Como ocurre con frecuencia, las sinopsis oficiales, en su afán de evitar el spoiler dichoso, acaban  distorsionando la realidad que se intenta construir mediante una diégesis que informe y conforme al espectador y lo prepare para una sesión de terror. Francesco no es un joven que ama desesperadamente a su novia muerta en una sesión de vudú, que quiere mantener su secreto y que goza de la protección de un ama de llaves servil, algo que descubrirá el público apenas iniciado el film. El joven millonario es un consentido, al que la sirvienta debilita con sus atenciones que lo hacen inútil para realizar una cosa diferente a las tareas que exigen sus propios hobbies, que sustituye, incluso, a la madre muerta. Las influencias de Hitchcok y de Joseph Losey confluyen en este personaje, peinado y vestido al modo de la madre de Norman Bates, una imagen reconocible por el público, especialmente cuando blande un cuchillo de grandes dimensiones, tan intrigante y manipuladora, y en consecuencia tan  imprescindible para el joven amo como el mayordomo de Joseph Losey. (El sirviente, 1964).





Francesco, pues, es un adulto de 18 años, mimado como un niño, al que le gusta tomar lo que quiere y no acepta más voluntad que la suya propia, por lo que prefiere a la mujer muerta, aunque necesita la protección de una mujer adulta que ve reducidas sus posibilidades de conquistar su voluntad de forma sana, reafirmando la tesis de la feminista Lidia Falcón, para quien las doctrinas de género pueden enraizar tanto en un hombre como en una mujer, porque son ideológicas, teniendo que enfrentarse en su desarrollo a otras mujeres con mucho poder que se sienten cómodas en el sistema patriarcal. Y poder es lo que quiere la sirvienta, a costa de corromper a su tutelado.





Tras muchos avatares en los que se exhibirá diversas formas de tortura y asesinato, al  fin brillará el giallo con todo su esplendor y el cuchillo, precedido por otros instrumentos como el hacha descuartizadora adquirirá todo su gloria, y será el encargado de inflingir al hombre el castigo más cruel que pueda imaginar: la ceguera, que acabará con el placer del voyeur de mirar, el preámbulo de la seducción o la violencia, y la castración definitiva y con ella el apagón de los fervores sexuales de un exhibicionista que no intenta esconder su obra, sino que la exhibe ante sus amantes potenciales para aumentar su placer; el resultado es atroz.. Un film muy interesante en el fondo y en la forma, con secuencias espectaculares cono las imágenes del concienzudo trabajo del taxidermista. Obra de un hombre que murió en 1999, a los 63 años , muchas de cuyas películas pasaron a engrosar el número de filmes de lujo. Recomendable.

Disponible en Youtube en castellano.




Comentarios