Devorador de pecados. Críticas.










LA ORDEN DE LOS CAROLINGIOS ¿VERDAD  O FICCIÓN?

Ficha técnica, sinopsis, lo que se dijo, fotografías, cartel  trailer (Pinchad aquí).


Crítica:


Tras ver este película se entiende la razón por la que el film pudo fracasar, y es la complejidad del tema que trata, en primer e importantísimo lugar quienes forman parte de la orden carolingia,que protagoniza el film, sin que la mayor parte del público haya oído hablar de ella y tenga la posibilidad de informarse sin demasiado esfuerzo. El tema es complejo y espinoso  y abarca el origen de esta corriente desde el imperio carolingio hasta nuestros días (los protagonistas son actuales), en el contexto del cristianismo, una religión salvífica, en contraste con el paganismo que no conoce la idea de la salvación, de cuyo dogma forman el núcleo la idea de caída, el pecado original y por fin la salvación, que en la historia que nos cuenta Brian Elgeland  pone el foco en el 'devorador de pecados', una figura que a imagen y semejanza de Jesús, está dispuesto a correr con la carga de los pecados ajenos y facilitar la entrada en el cielo de los que mueren.




Desde el principio se plantean cuestiones como la ortodoxia, el dogma o la heterodoxia, de inspiración demoníaca. Alex  (Heath Ledger) es un cura de la orden carolingia, muy tradicional en la puesta en escena de los ritos (cura de espaldas a sus feligreses durante los oficios, misa en latín, túnica hasta los pies...), que sin embargo está enamorado de una mujer. ¿Es un heresiarca intelectual? No queda claro. Su predecesor Dominic parece que lo fue y por esa razón sufrió la expulsión de la Iglesia, un hombre que hubiera vendido su alma por el conocimiento, sin tener en cuenta que, con frecuencia, para el humilde sacerdote, (él no lo era) es mejor saber poco, ya que, en realidad, el conocimientoes el enemigo de la fe. Pero a nadie se le escapa que estas cuestiones no forman parte de las conversaciones de muchos espectadores.





Si bien es cierto que, implantado el imperio carolingio, no hubo grandes debates entre ortodoxos y heterodoxos, quedando fuera de las discusiones los herejes, e, incluso, da la falsa impresión de que los exégetas carolingios no hacía otra cosa que "cortar y pegar", sirviéndonos de términos informáticos, e interesa la cuestión desde la perspectiva que la plantea Josep Colome, (1), que afirma que quienes formaron parte del imperio creado por Carlomagno tuvieron la suerte de integrarse en la Europa más civilizada, justa y ecuánime. Una creencia que, al parecer levanta ampollas todavía, por el hecho de que pudieran existir grupos intelectuales que se elevaran por encima de la población, especialmente en los países del Norte, unas ideas nacidas al amparo de movimientos laicos, que sometieron al clero, usurparon las abadías y obispados y crearon una pastoral de los laicos.¿Facilitaron estas circunstancias el arraigo del protestantismo en su diferentes variantes?




Intuitivamente todos somos conscientes del odio que atrae como un imán contra los grupos más intelectuales, ya sean judíos, jesuitas o miembros de partidos políticos elitistas de la izquierda, que se materializó en la 'quema de libros nazi' el 10 de mayo de 1933. Es una cuestión difícil y ha sido quizá una pretensión exagerada del autor, la de llevar a la pantalla esta historia que pocos o ninguno de los espectadores iba a entender. La figura ¿ficticia? del devorador de libro o los vengadores cristianos no suple la ambigüedad y la oscuridad del texto cinematográfico, pero no cabe la menor duda de que abre una ventana a un hecho histórico o literario poco conocido por el espectador amante de novelones como los que escribe Dan Brown. El que ha preferido ser un hombre a ser un clérigo, es el mayor atractivo del film, interpretado por Heath Ledger, el malogrado actor australiano, un protagonista de un film catalogado como película de terror, que, en realidad no es tal, aunque la realidad,con frecuencia, es más feroz que la ficción.


(1) Historia de la Iglesia,. La espiritualidad de los laicos en la época carolingia. historiadelaiglesiacatolica.blogstop.com






Comentarios