Páginas vistas en total

Johnny B.Zero

martes, 1 de mayo de 2018

Misery. Rob Reiner.




EL PODER DEL SPOILER


Ficha técnica:


Título original: Misery.
País: Estados Unidos.
Año: 1990
Duración: 102 minutos.

Dirección: Rob Reiner.
Guión: William Goldman, basado en la novela 'Misery' de Stephen King.
Casting: Jane Jenkins, CSA, Janet Hirshenson, CSA.
Dirección de Fotografía: Barry Sonnenfeld.
Música: Marc Shaiman.
Editor: Robert Leighton.
Dirección artística: Mark W.Mansbridge.
Decoración del set: Garrett Lewis.

Diseño de Vestuario: Gloria Gresham.
Maquillaje efectos especiales: Howard Berger.
Estilista de peluquería: Judith A.Cory.

Productor: Andrew Scheinman y Rob Reiner.
Co-productores: Jeffrey Stott, Steve Nicolaides.
Diseño de producción: Norman Garwood.
Compañías productoras: Metro Goldwyn Mayer, Castle Rock Entertainment, asociada con Nelson Entertainment.


Intérpretes:


James Caan: Paul Sheldon,
Kathy Bates: Annie Wilkes,
Frances Sternhagen: Virginia,
Richard Farnsworth: Buster.
Lauren Bacall: Marcia Sindell (aparición especial)


Sinopsis:



Basada en una obra de Stephen King, esta inquietante cinta de terror psicológico está protagonizada por un famoso escritor de  novelas y una admiradora obsesionada con su obra. Tras sufrir un accidente de tráfico, el novelista Paul Sheldon es rescatado por Anni Wilkes, su fan número uno...El prestigioso novelista vuelve a casa desde su refugio en Colorado, un pequeño hotel donde, según su costumbre, pone fin a la redacción de sus libros. Ahora acaba de terminar el que pretende que sea la última entrega de la saga de éxito, Misery. En el trayecto sufre un accidente en el centro de una ventisca de nieve a causa de la pérdida de una rueda que un plano de detalle nos muestra  suelta y preparada para el incidente. Paul gravemente herido, es rescatado por la ex enfermera Annie Wilkes, quien lo lleva  a su casa, en medio de la montaña, sin dar información a la policía ni acercarlo a un hospital, lo que deja intranquilo al escritor que no puede oponerse a causa de su mal estado. Tiene las piernas rotas y otras lesiones en todo el cuerpo. Los peores temores de Paul se harán realidad, cuando decida poner fin a esta situación.






Crítica:



Misery es un film cruento, no exento de sentido del humor, que gira en torno a las peligrosas grouppies que buscan acercamiento emocional a su ídolo que les paga con el temido spoiler. El título es una adaptación de William Goldman de un novela que Stephen King  escribió en 1987, la única de todas las que se han llevado al cine que ha ganado un Oscar, y que cuenta con dos intérpretes principales de lujo: James Caan, en el papel de Paul Sheldon, y Kathy Bates encarnando a la terrible Annie Wilkes, una interpretación femenina considerada como una de las mejores de la historia. El film está dirigido por el  versátil, entrañable y bonachón Rob Reiner, que nos ha hecho un poco más agradable la vida con películas como 'Cuenta conmigo' (1986), coetánea de It, una teleserie de gran éxito, basada igualmente en una novela de King;  la divertida y placentera 'La princesa prometida', (1989) o 'Cuando Harry encontró a Sally' (1989), todas ellas anteriores a Misery. Después vendrían otros éxitos entre los que se cuentan 'Algunos hombres buenos', (1992), y, recientemente Flipped, (2010), de la que es director, guionista y productor. No carece de interés el homenaje que le hace Martin Scorsese en una de las obras cumbres del comienzo de la primera crisis global a escala mundial que tdoavía padecemos algunos,  'El Lobo de Wall Street', (2013), película en la que representaba el papel de Max Belfort, el padre de Jordan Belfort,  interpretado por Leonardo DiCaprio. Un reconocimiento del realizador a su afable colega.







Apenas lleva unos minutos de andadura la película el espectador comienza a entender que el protagonista se desenvuelve en un terreno hostil,-nieve, viento, y una rueda a punto de salir de su eje...-. Otros descubrimientos posteriores harán pensar que nada es fruto de la improvisación ni producto del azar, quizás ni siquiera el accidente, sino la obra macabra de un ángel de la muerte, solícito y protector hasta la insania, que ira desvelando su verdadera naturaleza cuando la realidad se ponga tozuda y no se adapta a su concepción de la vida. Stephen King nos muestra que la fama tiene su lado satisfactorio, pero también otro oscuro, que se irá poniendo de manifiesto en la pareja que comparte casa a la fuerza, una situación impuesta por uno de ellos que aprovecha el desempoderamiento de su contrincante para  lograr sus inconfesables objetivos.






Con muy pocos elementos Rob Reiner construye un metarrelato o macrorrelato, una historia, la de Misery, dentro de otra, la de Paul, una construcción que, según Jean - François Lyotard (compañero de Foucault, Derrid, Lipovetski...) responde a las necesidades de la sociedad actual, y solo en este aspecto (hay contradicciones que no viene al caso poner de relieve aquí), empirista  y utilitaria, de poner nombre a todo, de realizar taxonomías para facilitar la comprensión de ciertos fenómenos (1). Ambas tendrán un recorrido paralelo y un final que se producirá al mismo tiempo. El realizador, escritor y activista neoyorkino, nacido en 1947,  que comenzó su carrera en series televisivas, (All in the Family, 1971), realizó su opera prima como director en 1984, This is Spinal Tap, y en 1985 The Sure Thing, no alcanzó una proyección internacional hasta 1986 con 'Cuenta conmigo', realiza un film más complejo de lo que parece a simple vista, una historia dentro de otra historia, de las que vamos conociendo detalles poco a poco, a medida que avanza la escritura de un nuevo capítulo impuesto por la secuestradora y va mejorando el estado físico del escritor, que va entendiendo a la par que el encuentro con Annie ni es tan casual, ni  ella es tan afable y solícita como parece, ni el asunto se va a resolver de forma cordial, por lo que el autor de la franquicia se guarda un as arriesgado pero efectivo en la manga. Magnífica e imprescindible película que podéis ver, de momento, en la plataforma televisiva de TIVO.



(1) La condición postmoderna, Cátedra 2006.






No hay comentarios:

Publicar un comentario