La tormenta perfecta ( 2000). Ficha técnica- Cinelodeon



El copyright de las imágenes pertenece a sus autores
y/o a las compañías productoras y distribuidoras


la tormenta perfecta del día de todos los santos de 1991


Ficha técnica:


Título original: The Perfecto Storm
País: Estados Unidos
Año: 2000
Duración: 120 minutos

Dirección: Wolfgang Petersen (La historia interminable, 1984; Air Force One, 1997; Troya, 2004; Poseidón, 2006...)
Guión: Bill Wittliff, basado en la novela de Sebastian Junger.
Casting: Janet Hirshenson, Jane Jenkins.
Dirección de Fotografía: John Seale.
Música: James Horner.
Edición: Richard Francis-Bruce.
Dirección artística: Chas. Butcher, Bruce Crone.
Departamento de animación: Andy Wong.

Diseño de Vestuario: Eric Edell Phillips.
Jefe de Departamento de peluquería: Virginia G.Hadfield.
Jefe de Departamento de maquillaje: Susan A.Cabral.

Productores: Wolfgang Petersen, Paula Weinstein.
Productores ejecutivos: Duncan Henderson, Barry Levinson.
Diseño de producción: William Sandell.
Compañías productoras y distribuidoras: Warner Bross Pictures.


Intérpretes:


George Clooney: Billy Tyne,
Mark Wahlberg: Bobby Shatford,
Diane Lane: Christina Cotter,
John C.Reilly: Dale 'Murph' Murphy,
John Hawkes: Mike 'Bugsy' Moran,
William Fichtner: David 'Sully' Sullivan,
Allen Paynes: Alfred Pierre,
Mary Elizabeth Mastrantonio: Linda Greenlaw,
Karen Allen: Melissa Brown,
Cherry Jones: Edie Bailey,
Bob Gunton: Alexander McAnally ,
Christopher McDonald: Todd Gross,
Michael Ironside: Bob Brown,
Rusty Schwimmer: Irene 'Big Red' Johnson.


Sinopsis:


La víspera del Día de Todos los Santos de 1991, el capitán del Andrea GailTyne (George Clooney), y su tripulación salen a alta mar, en busca de un golpe de suerte que conjure su mala racha y les permita rehacer su vida con mejor fortuna. Desafiando a los elementos el pequeño barco se interna en el Flemish Cap en busca del pez espada, un lugar alejado de las zonas frecuentadas, cuando ya se ha anunciado que se está formando una tormenta perfecta, cuya magnitud nadie es capaz de predecir.


Premios:


  • 2000: 2 nominaciones al Oscar: Mejor sonido, efectos visuales 
  • 2000: Premios BAFTA: Mejores efectos especiales. Nominada a mejor sonido


Lo que se dijo:



La crítica se polarizó, como era previsible, en torno a un film que fue nominado por los premios Oscar y Bafta  para competir por los preciados galardones por sus efectos especiales espectaculares y el diseño de sonido. Hay quien prefiere leer e imaginar. Esta no es su película, sino la de quienes, como ya ocurriera en el origen del cine con los avances que fueron introduciendo Méliès, Eisenstein e incluso Griffith, el creador de ostentosas puestas en escena,  disfrutaban con la capacidad tecnológica de reproducir situaciones que nadie ha vivido y lo más deseable es que jamás viva, siempre que su representación, por muy espectacular que sea goce de verosimilitud.




El temible Roger Hebert así lo vivió y su veredicto fue que 'La tormenta perfecta' es un film ejemplarmente construido que ofrece sensaciones puras: "No me importa admitir, -dijo-, que me sentí cautivado."; Lou Lumenick la definió como "un clásico instantáneo". En España, Miguel Ángel Palomo (Diario 'El País') se sumó a las críticas más positivas y calificó  'Una tormenta perfecta 'como "una muestra excelente de cómo una superproducción repleta de efectos especiales puede atenerse también al noble arte de contar una historia,  filmada con pulso firme y apoyado en un sólido retrato de personajes."

Frente a ellos, Peter Travers (Rolling Stone) la siente como artificial, lo que no deja de sorprender en la publicación desde la que escribe que no puede ponerse de espalda a las vanguardias, sino estar atento a las innovaciones de músicos y cineastas; Todd McCarthy, (Variety)  hace una crítica poco profesional en la que se deja llevar por sus gustos y sus sensaciones, y declara que el hilo emocional de los sucesos nunca lo atrapa, y se deja guiar más por la preocupación de que los actores permanecieron durante casi todo el rodaje empapados. Llama la atención que el crítico de 'The Hollywood Reporter', Stephen Holden, se sumara a los críticos más demoledores, e intentara una comparación incomprensible de esta película con 'Titanic', una equiparación imposible.






Crítica:


Wolfgang Petersen aborda la tragedia de un barco, el Andrea Gail, que desapareció en el mar, atrapado en un ciclón tropical que evolucionó hacia la que fue llamada la Tempestad de Halloween (28 de octubre de 1991). El barco pesquero partía de Gloucester (Massachusetts) y se desvió hacia el Flemish Cap, donde coincidían tres grandes huracanes, que acabaron formando la 'tormenta perfecta'. Wolfgang Petersen construye un relato épico, un gran homenaje a los hombres del mar, que se dirigen al espectador una vez muertos y ofrecen su versión poética de su tragedia y se despiden de todo lo que han dejado en tierra firme, -madres, esposas, hijos, ausentes en la historia-, mientras James Horner les dedica su parabará, presente en sus partituras más heroicas.






El cineasta prusiano nos hace sentir el dolor de unas madres y unas esposas que, en medio de la tormenta, protegen sus frágiles casas portuarias de madera, mientras lo que más quieren está en el ojo del huracán, transmitiendo el sentimiento de impotencia de quienes exponen su vida para ofrecer los frutos del mar a sus conciudadanos, que, como decía Sorolla 'encima se quejan de que el pescado es caro'. Petersen nos hace sentir cada golpe de mala suerte de este pequeño grupo de pescadores, que comparten su tragedia con una pequeña embarcación de placer y un grupo de soldados de rescate, con apenas bajas. Lo que diferencia a unos de otros es la urgencia de los pescadores de volver a su hogar con las tripas de su embarcación repletas de pescado, para poder retirarse e iniciar una vida nueva, un empeño que les lleva a arriesgar más que los que disfrutan de un viaje de placer a las Bermudas. No obstante el film hace cómplice al espectador del egoísmo del propietario del pequeño yate, que arriesga la vida de sus compañeras de travesía con el argumento de que el barco es suyo.





En la primera parte, Petersen pone su foco en el hombre que vive su vida como si fuera inmortal, sin ser plenamente consciente de la batalla que va a librar y enfrentándose a sus compañeros de viaje por pequeños desencuentros, mostrando su naturaleza, sin percatarse de que en breve va a protagonizar una durísima contienda con un mar en constante movimiento, preparado para ejercer su venganza y cobrarse su tributo,  aprovechando cualquier error o pequeño descuido de los marineros. Las mujeres, heroínas pasivas, víctimas impotentes, intentan apartar a sus maridos e hijos de la batalla que van a librar, no sólo con el agua, sino con todos los elementos que determinan su comportamiento, situándolos en un campo de batalla desigual, una lucha de la que no desistirán hasta el final. Para hacerlo, el realizador mete a su público en el centro de la criminal tormenta y lo hace cómplice de los constantes sufrimientos y los peligrosos percances que los van debilitando con malos presagios y los van conduciendo hasta el momento en el que el barco ya no puede seguir combatiendo y es definitivamente derrotado por  una ola gigantesca que lo sepulta en el fondo de enormes montañas de agua, que se convertirán en su última morada. Un funeral sin los cuerpos de los ausentes pone fin a esta epopeya.


Trailer en Youtube.


Se ha incluido el film en la parrilla de alguna televisión generalista. También la podéis ver en Youtube.

Comentarios