Baaria. Tornatore.



El director Italiano, que nos deleitó con Cinema Paradiso, que recibió un Oscar a la mejor película extranjera, realiza un film , Baaria, con una visión revisionista del empobrecimiento de Italia, y especialmente del Sur, durante el periodo fascista. Cualquier viajero atento observa el duro enfrentamiento entre el Norte y el Sur del país; enriquecido y prepotente el primero, con sus Ligas de Fútbol y Forza Italia, y empobrecido y sometido a las mafias y las camorras el segundo, furgón de cola de la bota, que acumula todo tipo de rencores.

Antes de su estreno en la Mostra veneciana, Silvio Berlusconi dijo que Baaria era la cinta "más impresionante que había visto" en su vida; lo que silenció era que es una producción de Medusa, empresa de su propiedad. ¿ Revisionismo vigilado ?

Los protagonistas son los miembros de tres generaciones de una misma familia, de Palermo (Sicilia) Cicco, el padre, Peppino, el hijo, y Pietro, el nieto, recurso muy utilizado para observar la evolución de las mentalidades y el progreso o decadencia de un país o de sus habitantes. El espectador, como un observador imparcial y objetivo, desde su butaca, ve desfilar ante sus ojos las circunstancias que condujeron al fascismo ya la posterior formación del Partido Comunista Italiano, con el transfondo de la precarización y la
s hambrunas de los campesinos sureños, todo ello narrado con un lirismo estomagante, un sentimentalismo asfixiante y sazonado con un revisionismo muy sospechoso. "Tornatore en su fase manierista. Absolutamente asfixiante". El problema es que Bertolucci puso el listón muy alto en Novecento.

Es verdaderamente triste que un hombre que hizo un homenaje al cine impresionante y que retrató a la mafia siciliana con valentía en el El Profesor , al final haya decidido vender su dignidad por un puñado de denarios.











Comentarios