El mago de Oz., Victor Fleming.








El mago de Oz de Victor Fleming, protagonizado por Judy Garland, se ha convertido en el símbolo de la infancia perdida del mundo occidental. Baz Luhrmann en su film Australia convierte su música en aquello que nos representa y que cantamos para tener conciencia de que existimos. La historia tiene todos los ingredientes para despertar la imaginación de un niño: brujas malas, hadas buenas, enanos, palacios brillantes de esmeralda, bosques encantados y un mago que concede todos los deseos.

Como todos los niños, Dorothy anhela encontrar la felicidad en tierras exóticas , más allá del arco iris y, tras ofender a la Bruja del Oeste, se dirige por el camino amarillo en búsqueda del Mago que dará satisfacción a sus deseos. En el camino se encuentra tres extraños compañeros de viaje: un espantapájaros sin cerebro, un hombre de hojalata que necesita un corazón y un león cobarde. Pero la solución no está en la magia, sino en nosotros mismos.

El film es uno de los grandes clásicos del cine universal y sigue conmoviendo a niños y mayores de cualquier latitud. Está basada en los cuentos de L.Frank Baum y ha sido aclamada como la mejor película familiar de todos los tiempos por el Instituto Cinematográfico Americano. Recomendable para el que, ya adulto, sea capaz de sentir como un niño.


Comentarios