Jenaro Talens versus Sr. Healey.

El prestigioso escritor, crítico y profesor de Teoría de los Lenguajes, Jenaro Talens le hace unas cuantas matizaciones al artículo de Jhon J. Healey titulado El problema más grave del cine español ( El País, 2 de agosto, 2010), en el que categoriza al cine de este país en su conjunto, con explicaciones, según la opinión de Talens, un tanto peregrinas.

Healey sostiene que la lengua española, tal y como está expresada en España, no casa bien con el cine, pues basta con encender el televisor para ver y oír las voces, los gestos y muecas teatrales y forzadas, (...) la gran mayoría de los españoles utilizan frases hechas acopladas con un lenguaje corporal que impregna generaciones y regiones; por eso vascos, catalanes, andaluces, extremeños, todos a una utilizan los mismos gestos y tonos de voz que se ven en el madrileño barrio de Salamanca. Esta supuesta "esencia" de España esconde sentimientos verdaderos y potencia la homogeneidad social, pues a pesar de los inmigrantes que se ven en todas las regiones, España sigue siendo un país que parece una fraternidad donde todos han vivido la misma novatada.

A Jenaro Talens le parece sorprendente que aplique la metáfora de la fraternidad a un país pluricultural y plurilingüe, y que tome el barrio de Salamanca como referente; le asombra que el problema lo sitúe en los 'cinco dobladores', gracias a los cuales los cineastas españoles suprimieron la naturalidad, la autenticidad y la espontaneidad e impusieron el castellano duro y fanfarrón de los teatros de la Gran Vía.

Quizás algunos españoles y su empeño en limar las diferencias del país en el exterior contribuyan a estos malentendidos de algunos extranjeros que no conocen bien nuestra realidad; el problema es que John J. Healey afirma que entiende bien estos lares, en los que ha pasado largas temporadas. ¿Contribuyen estos argumentos a dar credibilidad a sus documentales sobre García Lorca ? (Dios de lo pague, Sr.Healey (o De la arrogancia considerada como una de las Bellas Artes ). Jenaro Talens).

Comentarios