127 horas. Danny Boyle.



Daniel Boyle es un director versátil británico que ha realizado filmes muy bien recibidos por la opinión pública y la crítica, algunos de gran dureza, Tumba abierta (1994)Trainspotting (1996) y otros más amables como Slamdog Millionaire (2008). Quince años después de su realización Trainspotting sigue interesando a los muy jóvenes, por su atrevimiento y crudeza aunque deja abierta la posibilidad a la esperanza. Hoy nos trae un film 127 y debo reconocer que aún no me he recuperado del análisis tan pretencioso que realiza Jara Fernández ( Cahiers du Cinema ) :" la propuesta acaba siendo un fallido intento de experiencia física de la imagen, porque Boyle prefiere deleitarse en la evidencia de la estilización formal en vez de dejar que la expresividad de los recursos plásticos hable por sí mismo. Intentos de crear una hermenéutica para iniciados, sin ser nada explícitos; baste ver el trailer para saber de qué estamos hablando."

Aron Ralston

El film se basa en un hecho real, el accidente que sufrió un montañista estadounidense, Aron Ralston, cuando tenía poco más de veintiséis años, descendiendo barrancos en Utah, en el año 2003, que le forzó a cortarse el brazo derecho con un cuchillo sin filo para liberarse, al quedar su antebrazo atrapado en una roca. El incidente está documentado en su autobiografía, Entre la espada y la pared (nunca mejor dicho). Tanto el tema de 127 horas como el de Enterrado, anuncian emociones fuertes.





Es evidente que, se trate como se trate, es un tema escabroso, y con los medios de que se dispone hoy día es difícil mantener un equilibrio; la prensa norteamericana la trata de trepidante espectáculo visual lleno de suspense, obra extraordinaria, reto sobrecogedor para un cineasta...; en España ha sido acogida con más frialdad por la crítica, no así por el público. Contrasta la visión tan negativa de Cahiers con la de Peter Travers en Rolling Stone: "Danny Boyle sacude cada fotograma de '127 Hours' con una adrenalina cinematográfica que declara la guerra a la aburrida sobriedad del docudrama. Y James Franco realiza una interpretación natural y sutil, la mejor de su carrera (...) Puntuación: ***1/2 (sobre 4)" .


Comentarios