Chico & Rita. Fernando Trueba y Javier Mariscal.


Parece que se va afianzando un cine de animación para adultos. Ahora nos llega una película, fruto de la colaboración de un dibujante, Javier Mariscal, y un cineasta, Fernando Trueba. En un momento en que según la filosofía cahierista un botón no es un botón, y muchos se mueven entre la historia intelectual y la crítica cultural (Martin Jay), en la que se tiene mucho en cuenta a emisores y receptores.Es precisamente la complejidad de la sociedad actual y la proliferación de imágenes, determinada por la eclosión de las nuevas tecnologías y la fascinación contemporánea por la imagen, la que ha determinado un cambio de paradigma en el imaginario cultural de nuestra época, en la que se produce un desplazamiento del giro lingüístico al giro pictórico. La semiótica y el feminismo son instrumentos de análisis idóneos, y ya no sirven los mismos parámetros que operaban cuando no se había ni inventado la televisión. Hoy, efectivamente, un botón es lo que cada emisor quiere que sea, y los receptores debemos estar muy atentos ante lo que nos quieren vender.






Trueba y Mariscal nos quieren llevar a hacer un recorrido a través de la mano de una pareja, un viaje desde Norteamérica a Cuba, a través de su música. Nos da una visión nostálgica de un mundo que ya ha desaparecido, (en el que un botón era un botón ) del jazz, la cultura tropical, los romances épicos o el cine clásico; Mariscal pone su trazo libre, su sensualidad y vitalidad latinas, en convivencia con esa imaginería musical y cinematográfica ( Carlos Riviriego).





Chico & Rita son dos cubanos que se abren paso en el mundo del jazz, triunfan en Nueva York y viven una pasión amorosa y turbulenta, como corresponde a la iconografía de los boleros, que hace concluir a Carlos Riviriego que El envoltorio es de relumbrón, si, pero es que el trabajo de Trueba y Mariscal es poco menos que deslumbrante. Ejercicio nostálgico y diletante, que no puede hacernos olvidar que hoy caminamos por el borde del precipio, manipulados y desorientados por quienes tienen el poder para hacerlo. Frente a este panorama algunos, como el especialista de la Escuela de Franckfurt, intenta enseñarnos a interpretar las imágenes que penetran como una riada en el subconsciente colectivo.



Comentarios