Secuestrados. Miguel Ángel Vivas.




La productora Vacafilms, lanza un nuevo film, Secuestrados, un thriller, que tiene un precedente en el cine norteamericano, La habitación del pánico, de David Fincher. Pero mientras el film de Fincher pone en evidencia que todos los medios que pone la tecnología al servicio de la seguridad de los ciudadanos, como cámaras o habitaciones acorazadas pueden convertirse en una trampa para los inquilinos, el de Vivas intenta trasladar al espectador el miedo que sienten las víctimas de estos asaltos; como en todo film de secuestros, seres aparentemente inofensivos, familias corrientes, recurren a la violencia en una situación límite. Lo peor es la conclusión de la película: los asaltantes son emigrantes del Este de Europa y el único español del grupo se distancia moralmente de ellos. En el film de Fincher el delincuente pertenecía a la misma clase social que sus víctimas; igual sucede en Funny Games, donde Haneke denuncia la facilidad con que la gente abre sus casas a jóvenes con apariencia de 'señoritos' que se revelan como auténticos asesinos en serie.





Miguel Ángel Vivas

El film pretende crear una atmósfera hiperrealista, con ausencia de música en los momentos álgidos para subrayar la emoción y con la intención de evitar el espectáculo. Está filmada en doce planos secuencia, sin cortes ni interrupciones.


Comentarios