El Clan de los Sicilianos.Henry Verneuil.



Ficha técnica:

Dirección: Henry Verneuil.
Guión: Henry Vernueil, José Giovanni, Pierre Pelegri.
Argumento: Basada en la novela de Auguste Le Bretón.
Productor: Jacques-Eric Strauss
Año: 1969
Fotografía: Henri Decae.
Música: Ennio Morricone.

Ficha artística.


Jean Gabin, Alain Delon,Lino Ventura, Amadeo Nazzari, Karen Balanguernon...


Sinopsis.



El viejo mafioso del Clan de los Sicilianos, Vittorio Manalese (Gabin ) saca de la cárcel al frío criminal y experto ladrón a sueldo Roger Sartet (Delon), no para ayudarle, sino para que le de ciertas informaciones obtenidas en la prisión sobre el sistema de seguridad de la Villa Borghese y dar el golpe del siglo. Pero como es habitual en el universo de las mafias, en el cine noir y en la vida real, amén de las gafas que ocultan el rostro y esconden su impostura, es que estos hombres arruinen sus negocios, si se interpone en su camino una mujer.



Crítica:




El film comienza con una alusión a la pena de muerte, vigente en el país galo en el momento de la realización del film, en una sinuosa y cínica conversación entre Sartet y el Comisario Le Goff (Lino Ventura); el primero le espeta irónicamente al funcionario: "¿Me mira el cuello Sr. Comisario?. Perdone si le hago madrugar uno de estos días." El Comisario responde : "Estaré allí". No obstante, a pesar de sus esfuerzos, el agente de la ley es burlado constantemente por la banda, y su nerviosismo llega a tal grado que vuelve a fumar tras grandes esfuerzos para dejar la adicción. Ligero toque de ironía y humor en un film sobrio y con escasas concesiones o desvíos de la trama argumental.






La evasión de Sartet de la furgoneta que le conduce a prisión es de una precisión e inteligencia difícil de preveer por una policía desmitificada y formada por funcionarios muy 'reales' y menos preparados que los gángsters para el desempeño de su oficio; igual brillantez, dentro de un espoacio verosímil, tiene el aterrizaje forzado por los delincuentes en una autopista del avión que conduce la colección de brillantes, valorada en cincuenta millones de dólares, desde Roma a Nueva York, sin que se entere el pasaje hasta el último momento y sin derramar una gota de sangre.

El Clan de los Sicilianos tiene como norma no matar y el francés Sartet es visto como una rara avis por los componentes de la familia, especialmente las mujeres. Y aquí reside la paradoja principal del film: Sartet, imbatible para la policía, escurridizo como un pez, tolerado por los mafiosos, encontrará una piedra en su camino que le hará caer. El orgullo viril pisado obnubila a hombres que habían conseguido mantener durante años sus estrategias de supervivencia, pero que no pueden consentir una mácula en su honor. Sartet demuestra una gran inteligencia y frialdad hasta el último momento, pero ignora qué carta esconden los Manalese.

El film se cierra con la imagen del niño, causante del desenlace, preguntando a su abuelo si esa noche cenará con él. Definitivamente la policía sólo puede recoger los restos del naufragio.

La música de Ennio Morricone, con silbidos incorporados, emblemática en el cine de Sergio Leone, crea una atmósfera envolvente que acerca el film al western, con duelo final incluido. Pero aquí no hay héroes, sino sólo villanos y agentes de la ley incompetentes. Los grandes rótulos de color rojo brillante recuerdan a Godard y serán muy imitados por Tarantino.

Nöel Simsolo califica la actuación de Jean Gabin de interioridad casi patológica, (...) cuya actitud pasa de la sobriedad total a un estallido de energía colérica asombrosamente verista, sin perder aparentemente la calma. En este body movie su partener, Alain Delon, es un actor expresivo pero hierático y frío en su gestualidad, que únicamente suaviza la belleza de su rostro y sus claros ojos azules. Nadie, ni sus compañeros de celda, son capaces de imaginar lo que se esconde tras su cara sonriente y sus amables modales ; curiosa la secuencia en la que está pescando y comete el error de su vida.

El cine noir francés inspiró,  al cineasta, hoy muy valorado y tratado de superdotado , Quentin Tarantino. Hay mucha confusión en torno a la clasificación de estos filmes, aunque los críticos actuales engloban bajo la etiqueta de cine negro a todas las películas policiacas de la historia del cine pasado, presente y futuro, ya sean thrillers, road movies, películas de suspense, enigma o investigación, melodramas de delincuencia juvenil... (Nöel Simsolo. Cine negro, pág. 14)


Comentarios