Leyendas de pasión. Edward Zwick.


Leyendas de pasión es una película de Edward Zwick calificada de pretenciosa y fallida, de la que sólo se salva la fotografía de Toll, que recibió un Óscar por su trabajo en el film, y nadie se atreve a contradecir al jurado más importante de la meca del cine. Evidentemente peca de una excesiva duración y cierta ingenuidad. Brad Pitt interpreta un papel recurrente en sus primeros filmes: el rebelde sin causa, el símbolo de la libertad ilimitada, caiga quien caiga.

La imagen más espectacular es su aparición tras un lago viaje, precedida por una manada de caballos, con el cabello largo y desordenado por el viento, que recuerda la imagen creada por Góngora en su famoso soneto en el que aparece el tema común del carpe diem. El film levanta grandes pasiones, especialmente por la presencia de un joven Brad Pitt, dotado de tobelookedatnees o sermiradaidad, según terminología de Laura Mulvey, para el que se creó un perfil de anti-héroe, casi femenino, que llora constantemente y por ello rompe con el del hombre duro, que tanto gusta al público masculino.

La BSO corre a cargo nada menos que de James Horner.





Comentarios