Mi Idaho privado. Gus Van Sant.


Mi Idaho privado, al que Alejandro Amenabar hace referencia en su film Tesis es una película de Gus Van Sant sobre los orígenes y las posibilidades futuras de dos jóvenes chaperos que ejercen la prostitución en las calles de Portland, Mike Waters (River Phoenix, muerto trágicamente a los 23 años) y Scott Favor (Keanu Reeves), que pertenecen a clases sociales y mundos culturales bien diferentes, pero también es una reflexión metalingüística sobre la política de autor del director y su tránsito desde el cine independiente e incluso vanguardista al blockbuster comercial imperante en la industria cinematográfica estadounidense, con alguna trampa incluída.

La edición coleccionista de la Warnerbros cuenta con materiales adicionales muy interesantes, aunque es penosa la elaboración de los subtítulos que trata a los españoles como subnormales al intentar hacernos creer que una norteamericana va a Italia y enseña español a los italianos. Hay que respetar al público que compra el DVD.

El personaje principal es Mike, cuya presencia va aumentando mediante la utilización de técnicas subjetivas que van desde la imaginería poética u onírica a escenas de transición muy abruptas, radicales incluso para los realizadores independientes. Sus lapsus físicos y mentales, provocados por una enfermedad hija del estrés, la narcolepsia, controlan el ritmo del film (Paul Arthur). Ambos jóvenes parten de bases muy diferentes, y en algún punto del análisis difiere la cultura europea de la norteamerciana; Richar Slotkin, historiador cultural, denomina al vagabundo y a la idea que representa de muerte y renacimiento regeneración a través de la violencia, metáfora de una sociedad que se reconstruye y se descubre a sí misma a través de actos de violencia en un paisaje. Mike Waters es ese vagabundo, descendiente transtornado de la tradición de la literatura y el cine norteamericano, que presenta una forma de lo que Paul Arthur llama desviación sexual.

Frente a él Scott Favor es el Hal de William Shakespeare, el príncipe que desafía a su padre, Enrique IV y desdeña a su modélico primo Hotspur, sumergiéndose en una vida de prostitución y drogas en torno a Falstaff/Bob (en el film), pero que recibe el poder y el dinero en forma de herencia de su padre. En lo que no estoy de acuerdo con Paul Arthur es en su interpretación de la iniciación de ambos jóvenes en la madurez. Según él Mike no puede dar este paso porque está atrapado en el paisaje y en la subcultura de los chaperos urbanos, y le aplica el análisis del antropólogo Victor Turner, que usa el término liminidad para describir la fase de ritualidad en la que la gente está suspendida entre dos mundos, entre la radicalidad y la pureza de la vida salvaje y los códigos establecidos por la sociedad, que permite ciertos comportamientos, especialmente sexuales, que no pueden aceptar ciudadanos con un estatus fijo. La conclusión es inaceptable: "Algunas satisfacciones que Mike tiene como ser liminal le impiden conseguir una felicidad a largo plazo". El personaje creado por Gus Van Sant carece de familia, y su camino es el de la búsqueda de una madre que se prostituye y a la que no encuentra jamás; no sabe con certeza quien es su padre y  su única familia es la corte de los milagros de chaperos establecida en torno a Bob. Inconsciente, en uno de sus ataques de narcolepsia, le roban hasta los zapatos y es recogido por un coche en un plano tomado lo suficientemente lejos para ocultar al espectador su destino final.

Scott Favor hijo de un 'príncipe de los negocios' es capaz ¿? de realizar una transición y pasar del estado liminal a una forma de ascenso social. Este personaje no tiene que esforzarse para realizar el ascenso a una clase a la que ya pertenece y para el que la calle es sólo un terreno intermedio, de prueba, aprendizaje y adaptación a su nicho social legítimo y al mundo de los negocios e incluso de la política. Para Mike la búsqueda de la madre es una excusa, una premisa, que no redimirá su vida,,afirma Arthur.

Gus Van Sant contrapone los valores utópicos de los chaperos (es exagerado llamar democracia a la ley de la calle y a la sumisión de jóvenes con aspiraciones a las fantasías de viejos decrépitos) al mundo patriarcal, jerárquico, de diferenciación sexual aparente, poder social y riqueza de Scott Favor. Esta dicotomía emblematiza el proceso de transición del propio director del cine independiente al estatus fijo de las películas comerciales estadounidenses. Pero también resucita la hostilidad de las clases sociales y trata con cariño las actitudes antisistema de Mike.





El film se caracteriza por:
  • El gran bagaje cultural, con densas referencias al cine, la literatura e incluso la pintura tradicional estadounidense, relativa a la imagen del vagabundo, al paisaje natural y al intento de averiguar su origen mediante la búsqueda de lugares donde descubrir algo sobre su pasado personal, histórico y cultural.
  • La elección del género road movie y el western. Las road movies eran películas con enfoques muy optimistas sobre una transformación personal, sobre cómo descubrirse a sí mismo, aprovechando la naturaleza de tal forma que les permitiera redimirse e integrarse en la sociedad. Las cintas revisionistas del género aportaban la idea de que más vales sólo que mal acompañado, pero la soledad en los caminos es inquietante y favorece sucesos oníricos o sobrenaturales; el viaje por ese terreno filiforme que tiene un principio, un intermedio y un final, a la que se pueden incoporar todo tipo de personajes y situaciones, fue como un gancho para que los cineastas innovadores exploraran patrones genéricos y visuales y descubrieran identidades sociales desconocidas: la libertad mítica de la carretera se convierte en una metonimia de la libertad de una producción independiente, que se permite incluir subtextos homoeróticos.
  • El western permite explorar la identidad masculina y su autorrealización vinculada al paisaje como lugar para poner a prueba valores heróicos o negarlos. La experiencia de la vida salvaje en el cine estadounidense ha incluido pormenores que sufren alguna forma de muerte simbólica y renacimiento. Gus Van Sant considera sus películas versiones modernas del western (referencia a Rio Bravo de Howard Hawks, en relación a la muerte del supuesto padre de Mike; ambos jóvenes ante una hoguera con sonido de trenes y cantos indios de fondo)
  • La idea del conflicto generacional sobre la autoridad social, que revela la conexión con la literatura Beat, y especialmente con Jack Kerovac y su obra On the road.
  • Intento de incluir la literatura shakesperiana en la cultura de EE.UU., empeño en el que fracasó Orson Wells cuando Hollywood le retiró su apoyo. Somete a Falstaff al filtro de la revolución sexual de los 60, poniendo en evidencia que las relaciones entre los hombres son más fuertes que las de hombre/mujer.
El film no tiene una narrativa directa, sino que está lleno de desvíos, vacíos, incertezas y saltos discursivos de un estilo a otro. Según Arthur es una película constituida por escenas cortas, con estilos visuales y verbales que sugieren un denso bagaje cultural: aparentes entrevistas como de cine-realidad, escenas de exceso melodramático, de estilo realista o de improvisación; jergas juveniles de los chicos de la calle y rimbombancia en Bob; lirismo en Italia y combinación de estilos musicales. En el doble funeral vemos dos estilos diferentes: planos estables en el de Favor y cámaras al hombro y ángulos peculiares en el de Bob.

En resumen es un film de transición del autor desde la independencia y la vanguardia al staff oficial, tras cruzar la calle de los anuncios publicitarios y videos musicales, en la que muestra cierta nostalgia por el tiempo perdido, que nunca abandonará del todo. Una lección de buen cine y una magnífica representación del malogrado River Phoenix.



Comentarios

  1. Es una cinta diferente, definitivamente es un drama que estoy segura causó polémica en los 90´s precisamente por abordar temáticas como las prostitución, la homosexualidad y en general de la diversidad sexual, es sin duda una estupenda cinta.

    ResponderEliminar
  2. Gus Van Sant es uno de mis directores favoritos, pero en concreto esta película, con múltiples referencias a Shakespeare y el protagonismo de River Phoenix es una de mis preferidas, especialmente por razones que tú has dado y no voy a repetir. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Os agradezco cualquier comentario que, como el tuyo, contribuya a mejorar este blog y a demostrar que somos muchos los que necesitamos expresarnos cada día. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. La he visto un par de veces ya y aun me falta verla por lo menos dos o tres veces mas. Siempre encuentro algo que no me habia dado cuenta la vez anterior. Es importante y tanto los actores como el director están superiores.

    ResponderEliminar
  5. Gus Van San es muy oscuro y sus películas resultan muy inquietantes, pero ha sido el promotor de jóvenes y bellos talentos masculinos, (Matt Damon, Joaquin Phoenix, Cassey y Ben Affleck ....), que hoy se han afianzado como los nuevos mitos de la pantalla. En esta película está estupendo River Phoenix, desafortunadamente desaparecido cuando apenas era un niño. Reconozco que es uno de los directores que más me inquietan por la frialdad que transmiten sus jóvenes personajes, y del que tengo casi toda la filmografía.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Deja tu comentario aquí!