Muerte de un corrupto. Georges Lautner


Muerte de un corrupto (1977) es un film de Georges Lautner, que se mueve entre diferentes géneros, cine político,thriller y cine negro, y demuestra cuánto tiempo ha estado la humanidad mirando hacia otra parte, actitud que nos ha llevado a la primera crisis global de la historia. El guión escrito por Michel Audiard, basado en una novela de Raf Vallet, parece el guión de la situación actual, no el de un film.

Un político, amigo de Xavier Marechal (Alain Delon), un hombre de negocios, asesina a un poderoso financiero, experto chantajista que compra a los hombres públicos y los hace caer cuando son inservibles al declinar su prestigio. La qualité françaice está constituida por políticos, payasos, duquesas y prostitutas, según el análisis de una empleada de un local de ocio.

El amigo (Maurice Ronet) de Marechal, después de matar al chantajista se lleva un dossier, el Informe Serrano, en el que el personaje anotaba con sumo cuidado todos los chantajes que había realizado en su vida, con detalles precisos para desenmascarar a los corruptos, incluidos cheques y facturas. Este dossier es el desencadenante de una acción en la que se ve involucrado el protagonista, hombre escéptico y en cierta medida nihilista, exclusivamente por amistad.

Este dossier incluye testaferros, intermediarios, sociedades interpuestas, pero no despeja la x; asesinado su amigo, todas las fuerzas económicas, políticas, judiciales y policiales se pondrán en marcha para evitar que el diario de Serrano salga a la luz y para presionar, primero con chantajes y luego con agresiones físicas, a Marechal. Cada vez es mayor la 'categoría' de los que se descubren para conseguir que su nombre desparezca del dossier. Curiosa la descripción que hace un alemán, Tomaski (Claus Kinski), del pueblo francés,al que llama becerro: "¿Qué le importa a un becerro que un ministro se enriquezca de repente? ¿Esto afecta a la situación económica? Lo esencial es producir, construir, para que los becerros puedan comer,beber, follar, irse de fin de semana y esquiar en invierno". Este discurso, con otras maneras, lo escuchamos constantemente.

Marechal sólo está dispuesto a entregar el dossier a cambio del nombre del asesino de su amigo, arriesgando con ello su vida. Un policía justiciero , estilo Savonarola acusa a la prensa de subvencionar campañas electorales, empujar al ciudadano a elegir a los que les prometen gabelas, y lo que es peor, amamantar a una nueva elite, sus descendientes, la aristocracia de mañana que nos conducirán a la ' época del granuja' por la gracia de Dios.

Pero Marechal es un hombre testarudo y cínico, que se mueve por sus propias emociones, porque sabe que los caraduras y los corruptos volverán cuando se hayan reconstruido la máscara republicana. No obstante no es apolítico, sólo incrédulo, pues elige para enviar a la prensa el historial de un hombre que financia campañas contra el aborto, el divorcio o las drogas, pero invierte en tráfico de armas

Film de dos horas de duración, en los que no decae el interés, basado en un buen guión y una buena interpretación. La presencia de Alain Delon y Ornella Mutti satisface ellos y a ellas. Esta es la ventaja del cine: ambos son ya viejos y han perdido su plenitud. El cine y su efecto Frankenstein nos los devuelve en todo su esplendor.

Como marca de la casa la alusión a la belleza de Alain, que destaca un policía que no comprende por qué se mete en tanto lío con su geta; él se haría macarra. En su última intervención apela a la conciencia de los parisinos, que pueden estar en paz porque, de momento, la ambición descansa.

Modo de representación convencional, adaptado al gusto del cine polar francés, sobrio, conciso y sin alardes, los diálogos son decisivos y se deja poco espacio a la interpretación del espectador, cuya experiencia extradiegética permite hacer plenamente inteligible el discurso.


Comentarios