Red de mentiras. Ridley Scott.







Ridley Scott es un cineasta que concita el aplauso de unos y el rechazo de otros, como les pasa a todos los hombres que tienen carisma. En nuestro recuerdo han quedado para siempre películas como Thelma y Louise, Blade Runner, Alien, el octavo pasajero, Gladiator, y otras muchas que le aseguran un puesto importante en la Historia del Cine. Ha localizado tres de sus filmes en Marruecos, dos en los hermosos paisajes desérticos de Ourzazate: Gladiator, En el reino de los cielos y por último Red de mentiras. En esta última ha contado con dos de los mejores actores del cine actual: Leonardo DiCaprio y Rusell Crowe, actor fetiche del director; Rabat es un lugar idóneo para mostrar la cara moderna del mundo árabe, y la posibilidad de contratar a gran cantidad de extras con poco presupuesto. En Marruecos se denomina al director Scott de Arabia, y ha jugado un papel en el desarrollo del país y en la formación de buenos equipos de cineastas, como en su día ocurrió en España con Anthony Mann.

Dentro de Rabat el equipo trabajó en Karia, zona pobre de clases bajas con calles sin pavimentar, a dos kilómetros del palacio real, espacio en el que el paisaje cambia de forma increíble; en este suburbio se construyeron vertederos de basura, mercados, embajadas...El Ministerio de Finanzas prestó sus instalaciones excepcionalmente , como set de la embajada de Jordania, y el Estadio Olímpico, para la de EE.UU. Otros escenarios de rodaje fueron Casablanca y en Ourzazate.

El film plantea do cuestiones paralelas, ambas de gran intrerés:

  • La penetración (título que en principio puso David Ignatius a u obra) de los servicios de inteligencia en Oriente Medio y la persecución y desmantelamiento de grupos terroristas a través de espías de campo como Ferris (Leonardo DiCaprio), dirigidos y vigilados por agentes como Ed Wolfman (Rusell Crowe), con la ayuda de sus satélites, desde EE.UU. Ignatius fue durante treinta años un periodista destacado por el Washington Post en la zona, y su experiencia demuestra que los conocimientos de este mundo son muy superficiales.
  • La vulnerabilidad de los occidentales desarrollados, que apoyados en las nuevas tecnologías se encaraman al futuro; el enemigo se ha percatado de la debilidad que estas tecnologías comportan y su táctica consiste en vivir como en el pasado, tirar el teléfono móvil, abandonar el email, dar la espalda a la tecnología y mezclarse con la multitud sin uniformes ni banderas. Los pisa-hormigas e infiltrados no saben con quien luchar y son un blanco fácil para los terroristas. Esta situación es perceptible en cualquier film sobre la Guerra de Irak, desde En tierra hostil hasta Green Zone, en los que los soldados se mueven entre multitudes sin saber de donde puede llegarles un ataque; cualquier móvil o cámara de video les pone muy nerviosos. Muy interesante la secuencia en la que detienen a Ferris y, sabiendo que el satélite los está observando, circulan a su alrededor levantando una enorme polvareda que les envuelven y de la que salen varios vehículos en distintas direcciones. ¿En cuál va el detenido? Cualquier móvil podría actuar como un GPS.
El libro de Ignatius fue adaptado por el guionista William Monaham (Infiltrados) . Leonardo DiCaprio es un actor con gran cantidad de registros, que le han permitido protagonizar los papeles más diversos. En este film representa a un agente de la CIA que por su conocimiento del terreno y sus prácticas está más cerca del enemigo que de su Jefe Ed; sus compañeros, espías locales, tienen sus mismas costumbres y conviven en los mismos lugares . Cansado y desengañado toma finalmente la decisión de pedir que le desconecten del satélite y se pierde entre la multitud. Rusell Crowe, que engordó para el rodaje de la película, adopta la apariencia de un funcionario implacable en la toma de decisiones, que vive en EE.UU. cómodamente con su mujer y su hijo.

Se ha dicho que el film es artificioso e inverosimil, pero lo que si es bien cierto, y en este sentido es en el que más ha despertado mi interés es, que si bien la expansión de la red aumenta las posibilidades de comunicación entre los seres humanos, nos hace más controlables y vulnerables, y los medios de que están dotados los servicios de inteligencia, muy sofisticados, son objeto de frecuentes sabotajes, como ha demostrado WikiLeaks. Un individuo sin móvil, teléfono, skipe... es un zona oscura en este sistema. El film, de manera más o menos verosímil, plantea esta cuestión para la reflexión.

El hombre ha creado los nuevos sistemas de comunicación y tiene la posibilidad de burlarlos.


Comentarios