El asesinato de Trotsky. Joseph Losey.







Alain Delon ya trabasjó en otras ocasiones con el cineasta Joseph Losey, como en la estupenda película El otro SeñorKlein. Ahora encarna a Frank Jackson, en la realidad el español Ramón Mercader, en El asesinato de Trotsky, que acabó con su vida cuando estaba refugiado en Méjico y participaba en la revolución de 1938. El film es claramente antitroskista, hasta el extremo de acusarle de favorecer con sus disensiones el golpe de estado militar en España. Comienza con un enunciado de Trotsky afirmando que no hay nada que impulse la revolucion, que sólo tiene lugar cuando no hay otra salida. La falta de reflejos de los que tienen las riendas del poder y su confianza en la incapacidad de rebelarse de los más desfavorecidos son el caldo de cultivo para la movilización de las masas. La revolución es un alteración de la Historia.

La enemistad con Stalin, que según Trotsky ya no combatía las ideas contrarrevolucionarias, sino sólo sus fantasmas, desencadenó el magnicidio. Losey presenta un político acabado, al que el asesino sólo le da la puntilla; Frank es representado como un hombre con dudas y casi enfermo mental, lo que no se corresponde con la historia real. En el film hay una dura crítica a la fiesta taurina, en la que toros y caballos son masacrados antes de su ejecución y babean sangre. El personaje de la amante del sicario, interpretado por Romy Schneider es plano e inexpresivo; lo mismo que ocurre con su partner Alain Delón, o el propio político ruso, interpretado por Richard Burton.

Se rodó en Méjico y en los estudios Dino de Laurentis en Italia. Es un film filmado sin pasión ni reverencia por el personaje, en el que no faltan referencias a la importncia que entonces tenía el movimiento comunista a escala mundial, como es el canto de La Internacional, y la incorporación a us filas de célebres pintores, grandes muralistas, como Diego Rivera, casado con la también comunista Frida Khalo, José Clemente Ortiz. o fotógrafas como Tina Modotti. La actividad del líder revolucionario era escasa dentro de su casa-fuerte, acompañado de su mujer y cuidando de su pequeño huerto y sus animales, perdidos sus hijos en la guerra europea. En absoluto refleja las consecuencias de las disidencias entre él y Lenin, que dividieron para siempre al comunismo internacional.

Comentarios