Gomorra. Matteo Garrone.








Ficha técnica:

Dirección: Matteo Garrone.
Argumento: Roberto Saviano.
Guión: Mauricio Braucci, Ugo Chiti, Gianni di Gregorio, Matteo Garrone, Massimo Gaudioso, Roberto Saviano,

Ficha artística:

Salvatore Abruzzese: Totò
Simone Sacchettino: Simone.
Salvatore Ruocco: Boxer
Vincenzo Fabricino: Pitbull
Gaetano Altamura: Gaetano
Italo Renda: Italo.

Italia 2008,

Matteo Garrone, basándose en la obra de Roberto Saviano, que colabora en la elaboración del guión, sitúa la acción en las provincias de Nápoles y Caserta, donde la camorra controla todos los aspectos de la vida ciudadana y muy pocos tienen el privilegio de llevar una vida propia al margen. En las paredes de las viviendas cuelgan las fotografía de los hijos muertos a muy temprana edad y un aparente 'ciudadano honrado y amable' ejerce la función de cobrador, mientras 'centinelas' vigilan desde los tejados la llegada de los carabinieri.






Estos hombres y mujeres que apenas ostentan la condición de ciudadanos, tienen dos alternativas vitales: o el paro y una larga vida de miseria apartados de las calles o la integración en las mafias locales con una esperanza de vida corta. Los adolescentes se someten a duras pruebas, como recibir un disparo de bala 'protegidos' por chalecos anti-balas. Cualquier error se paga con la vida. Incluso los jóvenes con carrera lo tienen difícil, pues muchos empresarios están inmersos en estas prácticas, incluso los que parecen más transparentes. El negocio más importante hoy es la eliminación, almacenaje y transporte de residuos tóxicos; los empresarios pagan, quieren que el trabajo sea clean como dicen los americanos, pero no quieren conocer más detalles, ni tan siquiera el emplazamiento del 'cementerio'.







Si se sirve a la camorra no se es libre para realizar otros trabajos. Este hecho se ejemplifica con el sastre de una empresa de confección textil, Pasquale, que enseña el oficio a los chinos y paga caras las consecuencias de su atrevimiento. El film claramente documental está humanizado con la historia de Totò, que entra siendo un niño en la camorra, y la de dos descerebrados, Marco y Armando, que creen que están viviendo una película americana sobre las mafias italianas y despreciando por ignorancia el peligro actúan por su cuenta. Depauperados, racistas e ignorantes, encuentran un alijo de armas y sueñan con acabar con las mafias colombianas. Dentro de la propia camorra se producen movimientos secesionistas que intentan tomar el poder, un estado dentro del estado, situación a la que se ha llegado en Italia tras años de justicia ciega e impunidad de los poderosos.

Las crisis económicas potencian estos abusos con procedimientos como la externalización de las deudas, en cuyo cobro se utilizan procedimientos de coacción que los agentes económicos pretenden no conocer. Muchos ciudadanos que han perdido sus empleos y no pueden pagar sus deudas conocen este hecho, mientras la gente aparenta vivir como si todo fuera normal: bodas, coches con música estridente, piercings, ropa de moda...y poco trabajo. La avaricia de que habla Gekko (Wall Street. Oliver Stone)





La denuncia de esta situación le costó muy cara a Roberto Saviano, que lleva escolta desde 2006 y vive escondido permanentemente. Lo más duro del film es que denuncia una realidad, la de unos ciudadanos que viven en un 'estado' que tiene sus propias leyes, donde se aplica la pena de muerte sin la pantomima del juicio, y en el que la vida de un hombre vale menos que un pequeño error, aunque la haya vivido con las comodidades a que aspira un joven. Espectacular la secuencia en la que unos niños conducen al vertedero los camiones cargados de bidones de productos tóxicos, tras un vertido que ha producido quemaduras a un camionero.

Poder, dinero y sangre son los valores sobre los que se asienta una población corrupta y sometida a los intereses de unos pocos. A ello se añaden las luchas entre los distintos bandos que no se resuelven con parlamentos de salón. La respuesta es la omertá, carente de cualquier tipo de romanticismo. Si alguien tiene pruritos morales es ridiculizado, capitidisminuido y casi hecho culpable del paro y el atraso. "Gente como nosotros ha llevado esta país a Europa" dice Franco, un alto extorsionador de oficio, al joven ingeniero.

El film recibió algunos premios y nominaciones, sobre todo por el valor de la denuncia de un reality noir que el mundo entero conoce:
  • Gran Premio del Jurado de Cannes.
  • Nominación al Globo de Oro a la mejor película de habla no inglesa.
  • Premio del Cine Europeo.


Comentarios