Good. Vicente Amorim.








Ficha técnica:
  • Director; Vicente Amorim.
  • Guionista: John Wrathall
  • Música: Simon Lacey.
  • Fotografía: Andrew Dunn.
Ficha artística:

  • Jhon Halder : Viggo Mortensen
  • Maurice: Jason Isaacs.
  • Anne: Jodie Whittaker.
  • Freddie: Steven Mackintosh.
Inglaterra, 2008.



Vicente Amorim, cineasta nacido en Viena, lleva a la pantalla, con un guión de John Wrathall basado en una novela de C.P.Taylor, un tema recurrente en el cine: las consecuencias que pueden tener en mentes planas las elucubraciones intelectuales, ya sean literarias, historicas o filósoficas. Este es el núcleo dialéctico de La soga ( Rope) de Alfred Hitchcock, en la que dos alumnos del Profesor Rupert Cadell, Brandon y Philip, malinterpretan sus reflexiones en torno a Nietzche. Pero hay una diferencia entre Cadell y Halder; el primero entrega a sus discípulos, el protagonista de Good (2008), prefiere auto-engañarse y ascender de categoría, soltando el lastre de una madre tuberculosa y con demencia senil y una esposa deprimida con dos hijos, e iniciar una vida brillante con una joven alumna.







John Halder, al que la crítica ha calificado de buen hombre, es un profesor universitario de Literatura que, apremiado por la enfermedad de su madre, escribe un libro de ficción sobre la eutanasia (buena muerte para los griegos), que de súbito se convierte en una guía espiritual para el ideario nacional-socialista. Es arriesgado opinar sobre estas cuestiones, pero cabe recordar que Fritz Lang abandonó Alemania la misma noche que Goebbels le ofreció dirigir los estudios alemanes UFA; que Bertolt Brecht o Walter Benjamín hicieron lo mismo. Tan solo la desaparición de su amigo más íntimo, Maurice Gluckstein, alemán como él, pero por desgracia judío, le hace despertar de su acomodaticia modorra. En su viaje de redención y búsqueda del amigo descubre cómo se han llevado a la práctica sus teorías en los llamados cínicamente asentamientos, que no eran otra cosa que campos de exterminio. Estremecedora imagen de un grupo de músicos desnutridos, con las cabezas rapadas, interpretando la sinfonía de la muerte en un paisaje constituido por alambradas de espinos. De su boca sale una exhalación: "es real...".

El intelectual aterrizada y puede ver el horror que ha contribuido a crear en brillantes salones, acompañado de su bella, joven y cruel esposa. Los tristes 'objetos' , entre los que hay mujeres, niños y ancianos, interpretan su requiem ante la atónita mirada del profesor en una larga secuencia.

Claude Chabrol dijo que el cine es una ventana abierta al mundo. Cada film es como la pieza de un puzzle, que si lo completas te da la imagen de la locura colectiva que invadió la primera mitad del siglo XX en Alemania.


La crítica está dividida en torno a la dirección y la interpretación de Mortensen. La más acertada es la de Owen Gleiberman, de Entertainment Weeky: "Good tiene una puesta en escena anticuada, pero merece la pena por ver a Mortensen, que hace que este retrato de un 'buen alemán' parezca aterradoramente contemporáneo. Nos muestra el horror de la ignorancia." (Filmaffinity).


Comentarios