Inside job. Charles Ferguson.




Ficha técnica:

Año: 2010.
País: EE.UU.
Director: Charles Ferguson.
Guión: Charles Ferguson.
Música: Alex Geffes.
Fotografía: Kalyanee Marn, Svetlana Cvetko.
Productora: Sony Picture Classics.

Ficha artística:

Reparto: Documentary, Barney Frank, Charles Morris, Daniel Alpert, Dominique Strauss Kahn, Glenn Hubbard, Eliot Spitzer, George Soros, Christine LaGarde, Jeffrey Lane, Kenneth Rogoff, Lawrence McDonald, Martin Feldstein, Harvey Miller, Michael Greenberger

Web oficial

Dentro de la maraña del lenguaje económico ortodoxo en el que el ciudadano no se entera de casi nada lo que le hace facilmente manipulable y al que se despacha con frases tan burdas como 'no sabe llevar bien la economía', aplicado a quien les interesa apartar porque estorba, y que no significa absolutamente nada (¡cómo se deben reir de todos nosotros!), el film de Charles Ferguson, ademas de denunciar las causas de la crisis y a sus protagonistas, que aún no han sido recluidos en la cárcel como en otras ocasiones, a pesar de haber cometido un flagrante delito, penal y moral, hace visible parte de ese lenguaje oscuro tras el que se esconden. Tras la Gran Depresión EE.UU. vivió cuarenta años sin conocer una crisis económica por la sencilla razón de que la economía estaba regulada, las ganancias contenidas y las empresas tenían un tamaño controlable. Ahora se mete en nómina a los reguladores. Para llevar a cabo esta patraña, este delito interno colectivo, se ha precisado de la complicidad , muy bien pagada, de todo tipos de expertos: burócratas, profesores universitarios ( de Universidades ',prestigiosas ' ) agencias de calificación, periodistas...






Charles Ferguson

El film comienza con Islandia, país con un estado de bienestar,un welfare desarrollado, en el que la desregulación que acabó con él comenzó con la globalización de empresas, la privatización y fusión de bancos que provocaron crsis de expansión imposibles de detener, el incremento desaforado del precio de las viviendas y la formación de burbujas donde había algo sobre lo que especular, Los nuevos super-ricos alardeaban de haberse comprado una casa de valor multimillonario, sin aclarar que no la habían pagado sino que simplemente habían pedido prestado el dinero. Los auditores, a sueldo de los sofistas, no encontraban nada anormal en el funcionamiento de las empresas auditadas. Pero, cuando en 2008 se produjo el hundimiento el resultado fue la muliplicación por tres del número de parados. Alguien debía pagar este derroche. Enormes ganancias privadas tenían su correlato con desmesuradas pérdidas públicas y el derrumbe del estado del bienestar y de sus dos pilares básicos: la sanidad y la educación.

Los nombres de los nuevos popes se desgranaban cada día en la prensa: Lheman Brothers, Morgan Stanley, Merrill Lynch, Citigroup... ¿nos suenan?, que emitían productos (Gekko, Wall Street) con unas siglas más difíciles de conocer que las inscripciones jeroglíficas, eso sí, hasta que apareció la piedra de Roseta. A su lado treinta millones de parados. Lo peor es que el sometimiento moral e intelectual a estos nuevos sofistas del dinero, a este 'gobierno mundial' de Wall Street, ha dejado sin voz a quienes protestan, entendiendo lo básico, tachados de simples e ignorantes. Lo que desvela el film es que los listos lo eran mucho más de lo que creíamos. La desregulación profetizada como la única línea de pensamiento válida, más los avances tecnológicos produjeron lo que ahora llaman armas de destrucción masiva. Primero hicieron la vista gorda cuando el escándalo de las subprime arruinó a tanta gente modesta, y ahora el discurso continúa, mientras los miserables que no pueden pagar sus pequeñas deudas a unos bancos, que las han externalizado y que recuerdan al film Mary Poppins cuyo director crea un gran conflicto por intentar apoderarse de un miserable chelín de los niños, son sometidos a una coacción insoportable ejercida por empresas dedicadas al cobro, como denuncian algunos periódicos.






Matt Damon


Según su director, Charles Ferguson, "Era una crisis totalmente evitable, pero la progresiva desregulación del sector financiero desde la década de los ochenta, dió paso a una industria cada vez más criminal, cuyas “innovaciones” generaron una sucesión de crisis financieras, con una sociedad tan debilitada económica, política e ideologicamente frente al poder cada vez mayor de los responsables que muy pocas personas han sido encarceladas en cada una de ellas y en la que estamos viviendo nadie lo ha sido todavía a pesar del fraude que ha causado pérdidas de billones de dólares. Es mi esperanza, afirma Charles Ferguson, que a través de esta película, en menos de dos horas, todos puedan comprender la naturaleza esencial y las causas fundamentales de este problema. También espero que después de verla, independientemente de la opinión política, los espectadores puedan estar y podamos estar todos de acuerdo en la importancia de restaurar la honestidad y la estabilidad en nuestro sistema financiero, y de exigir responsabilidad a aquellos que lo han destrozado." El actor Matt Damon ha prestado su voz como narrador al film que se rodó en exteriores en los Estados Unidos, Islandia, Inglaterra, Francia, Singapur y China.

Esfuerzos como los que realizan algunos cineastas para hacer inteligible el mundo en que vivimos tienen un valor inestimable, no porque pretendamos competir en el mundo de las finanzas y en el perverso juego de la bolsa ( no somos jugadores),sino para que nos dejen vivir en paz y podamos proteger los excedentes muy modestos acumulados a lo largo de toda una viza de esfuerzo y de trabjo, que es lo que en relidad crea riqueza. No queremos pasar más miedo, como anuncia el film en los títulos de crédito, que en una película de Wes Craven o de John Carpenter.



Es un film que debemos ver primero en gran pantalla y luego adquirir el DVD para aprender lo más que podamos y evitar ser objeto de tan burdas manipulaciones.

Comentarios