Pretty Woman. Garry Marshall.







Ficha técnica:

Año: 1990. País: EE.UU. Duración: 120 minutos. Dirección: Garry Marshall, Producción: Gary W.Goldstein, Arnon Milchan, Steven Reuther. Guión: J.F. Lawton. Música: James Newton Howard. Fotografía: Charles Minsky.

Ficha artística:

Reparto: Julia Roberts, Richard Gere, Hector Elizondo, Laura San Giacomo, Ralph Bellamy, Jason Alexander, Hank Azaria.

El tradicional cuento de la Cenicienta hizo estragos en el momento de su estreno porque conectaba directamente con el sueño de muchos desfavorecidos de salir de su miseria y acceder al universo de los privilegiados, utilizando como vehículo el amor. Sólo una persona lo consigue, Vivian, (Julia Roberts, la 'Novia de América, la mujer de las piernas largas ), pero la fascinación expande la experiencia 'vicaria' como una mancha de aceite entre personajes y espectadores. La gente no quiere la libertad, decía el historiador romano Salustio, sino un buen amo.

La prostituta que vende su cuerpo, que ha abandonado sus estudios y se ha entregado a la calle, agasajada como una princesa por su Pigmalión particular, toma conciencia de su 'degradación' , de su descenso en la escala social, y en un final moralista y demagógico decide reintegrarse a sus estudios y buscar un trabajo decente. Pero no le hará falta, su príncipe se presentará con un ramo de flores baratas y de acuerdo con el tópico literario subirá a su balcón por una escalera de incendios. Muchos hombres y mujeres deciden consumir su vida y malgastarla en ese sueño, lo que explica el éxito del film, envuelto en música agradable.

En este viaje en busca de la regeneración, en la que los americanos confían, se convierte en el símbolo de todas las mujeres que hacen la calle o desempeñan trabajos mal pagados y peor considerados, que creen que el triunfo de Vivian aumenta sus posibilidades. En masa sueñan en su pequeña venganza contra las clases privilegiadas, ridiculizadas y maltratadas en el film, en los prototipos de los miembros de clubes de élite, dependientas de franquicias de marca o abogados desaprensivos, al frente de los cuales figura un especulador, Edward Lewis (Richard Gere), que en un momento de reflexión reconoce que sólo cuando era niño construía algo con su mecano. El tiempo dilatado de ganancia fácil ha estallado por los aires llevándose consigo las ilusiones de los que creían en un desarrollo sostenible de un mundo poblado de príncipes y cenicientas.

No hay que negar que el film estaba bien construido y era útil para el propósito de mantener viva la ilusión de las masas. El número de mujeres que se dedican a la venta de su cuerpo es estremecedor, y las pocas que lograr salir de este 'infierno' lo hacen en forma de mantenidas, amantes ocultas en pisos, como afirma Vivian; Pretty Woman es una excepción, como excepcional es la belleza de Julia Roberts. En este detalle reside su éxito.

El cine, además de una ventana abierta al mundo es una buena crónica del pasado que nos recuerda nuestros errores y nnos ayuda a enmendarlos.

Comentarios