Zombies party (Shaun of the dead). Edgar Wright.


Ficha técnica:

Año: 2004
País: Inglaterra.
Dirección: Edgar Wright.
Guión: Simon Pegg y Edgar Wright.
Editor: Chris Dickens.
Score original: Daniel Mudford y Pete Woohead.
Fotografía: David M. Dunlap.
Productor: Nira Park.
Productores ejecutivos: Tim Bevam, Eric Felner, Natasha Wharton.
Productora: Inside Track 2 LLP.
Universal Pictures & Big Talk Productions.

Ficha artística:

Reparto: Simon Pegg, Kate Ashfield, Lucy Davis, Nick Frost, Dylan Moran, Bill Nighy, Jessica Stevenson.

Sinopsis:

La vida de Shaun es un desastre, malgasta su tiempo en la taberna local 'Winchester' con su amigo Ed, no se ocupa de su madre y tiene problemas con su novia, Liz. Tras la ruptura con su pareja intenta enmendar su vida, pero los demonios salen a su encuentro y le pondrán muy difícil la salida.

Zombies Party es una comedia brillante, un splatter que representa a los jóvenes treintañeros, la 'generación del yogurt', que recibió la mejor formación posible, la más liberal, y con el tiempo desarrolló el síndrome de Peter Pan. Hoy se ven azotados por la primera crisis global; unos porque nunca han alcanzado un empleo estable y otros porque están a punto de perderlo por haberse sumergido en un modo de vida insostenible. Shaun, (Simon Pegg), y Ed, (Nick Frost), pertenecen al primer grupo.

Estos jóvenes crecieron con la música de Dire Straits, Guns and roses, Sade, Prince...y enriquecieron su fantasía con héroes míticos como Batman, Superman o Spiderman, y hombres de acción como Rambo (frente cubierta con el emblemático pañuelo rojo). Shaun carga con su amigo Ed, guarro, gordo, jugador de playmobil, sin trabajo ( de vez en cuando hace pequeños trapicheos), lo que le acarrea la fama de inseguro e inmaduro y la acusación de sentirse bien al tener cerca a uno más fracasado que él. Curiosos los planos al comienzo y fin del film que se centran en sus pies caminando como un zombie, primero desnudos y después con calcetines, y la expresión con que le mira un viejo al pasar por su lado; se están sentando las bases de la diégesis gore. Los dos amigos son como socios del Winchester, donde beben hasta morir, situación que ya no tolera la mujer,Liz, (Kate Ashfield), cansada de esperar el tiempo de la madurez. Pero hay una diferencia entre los dos amigos: mientras Ed es un 'aldeano despreocupado' un vago irredimible, Shaun desempeña un trabajo escasamente cualificado, temporal, mal pagado y propio de adolescentes, que se mofan constantemente de él. A pesar de ello su redención es más fácil que la de Ed.






Tras una noche de embriaguez, rota su relación con Liz, comienza una pesadilla, en la que los es los zombies se confunden con colgados como ellos, situación que se reproduce a la mañana siguiente, cuando los signos de devastación son más que evidentes. Los telediarios informan de la catástrofe, cuyas causas apenas pueden ser conocidas por el espectador por el constante zapeo de estos personajes desinteresados y felices, que al desconectarse de la vida real apenas se dan cuenta de que son señalados. Los informadores establecen una conexión ideológica entre los muertos vivientes, una especie de yonkis, jóvenes pasivos, lentos de reflejos y desquiciados; su curación se consigue destruyéndoles el cerebro. La única salida para los dos amigos es refugiarse en su taberna, donde se sienten cómodos, hay alcohol y se puede fumar, acompañados de Liz, la madre de Shaun, Bárbara (Penelope Wilton), y dos 'amigos'. Resuelto el problema los jóvenes zombies (hay también viejos, como el regente del Winchester,víctimas de los monstruos), son mostrados en los reality shows domesticados, atados con cadenas y convertidos en trabajadores ideales de los sectores de servicios y entretenimento. Final cínico y autocrítico.








Shaun rehace la relación con su novia, pero el viaje hacia su redención y su ingreso en la madurez se salda con la 'muerte' de su madre, su padrastro (Bill Nighy) y su amigo Ed. Pero quizás sea sólo en apariencia: la caseta de herramientas esconde un secreto. Lo mejor de estos jóvenes es la capacidad que tienen para reírse de sí mismos, exentos de resentimiento. Pero no todos los hombres son educados igual, hecho narrado con el mejor lenguaje cinematográfico: dos filas de jóvenes se encuentran en plena batalla y se cruzan caminando en direcciones opuestas , formando un desfile de personajes gemelos: Shaun y su novia e Yvonne y su novio; la madre de Shaun y la madre de Yvonne; los pareja amiga de Shaun y la de Yvonne; en la batalla final cada uno está en un lado: Yvonne con el ejército que reprime a los zombies y Shaun, aunque se ha librado junto con Liz de convertirse en un muerto viviente, huérfano de sus seres más queridos, descenso necesario a los infiernos previo a su ingreso en el mundo adulto.

Film que ilumina a una generación que tuvo la posibilidad de vivir una infancia y una adolescencia feliz, sin resentimientos, y que ahora debe enfrentarse a una nueva situación. Los que ahora tienen diez años menos, los veintañeros, apostaron por un bienestar insostenible, una cultura de masas, teléfonos móviles de ultima generación, ipods, ipads...y ahora deben desprenderse de todas esas mochilas. Habrá que hacer un seguimiento del cine que refleje su frustración, como se hizo en Zombies Party.


Comentarios