Desmontando a Harry. Woody Allen.



Ficha técnica:

Título original: Deconstructing Harry. Deconstruyendo a Harry.
Título español: Desmontando a Harry.
Año: 1997 .
Duración: 96 minutos.
País: EE.UU.
Dirección: Woody Allen.
Guión: Woody Allen.
Música: selección del autor.
Fotografía: Carlo Di Palma.
Productora: Sweetland Films.


Ficha artística:

Reparto: Woody Allen, Elisabeth Shue, Robin Williams, Demi Moore, Judy Davis, Kirstie Alley, Amy Irving, Billy Crystal, Tobey Maguire, Hazelle Goodman, Richard Benjamin, Caroline Aaron, Bob Balaban, Eric Bogosian, Mariel Hemingway, Julie Kavner, Eric Lloyd, Stanley Tucci, Paul Giamatti, Jennifer Garner


Premios: 1997: Nominada al Oscar: Mejor guión original

Sinopsis:

Harry Block es un escritor de éxito de mediana edad que, con frecuencia, se ha servido de sus experiencias sentimentales y familiares para escribir sus obras, razón por la cual la mayor parte de sus amigos, parientes y ex-mujeres lo odian. En tal circunstancia, le resulta muy difícil encontrar a alguien que quiera acompañarlo en un viaje a su vieja universidad para recibir un homenaje.

Es un film, autobiográfico en parte, en el que Woody Allen se deconstruye para que el espectador pueda conocerlo a través de un personaje, un escritor judío neoyorquino, utilizando como vehículo sus relatos y pasajes de sus novelas. La acción discurre entre la realidad y la fantasía, entre Harry y su larga lista de ex-mujeres, ex-amantes y parientes agraviados, y el retrato que de ellos hace en sus escritos, sin molestarse siquiera en disimular sus identidades. Está estructurada en forma de historias cortas, sketchs de un hombre desenfocado y de la muerte que viene a buscar a la persona equivocada. Robin Williams representa a un actor que de repente se desenfoca, no por un fallo del objetivo de la cámara sino porque es él quien se ve corpóreamente desenfocado, circunstancia para la que no se le ocurre otra solución que hacer que su familia lleve gafas correctivas. La película reflexiona sobre lo trascendente que puede ser el arte pero lo insufrible que puede ser el artista que lo crea; Harry Block (Woody Allen), un escritor neurótico, que cambia de psiquiatra como de calcetines, es diagnosticado como un hombre que espera que el mundo se ajuste a la distorsión en la que se ha convertido. (Woody Allen. Conversaciones con Woody Allen. Eric Lax).

Allen quería transmitir la idea de que un escritor puede hacer su trabajo independientemente de lo que pase en su vida, trabajar el concepto de la fama. Sólo en este aspecto es autobiográfico. El público vive una paradoja: consentir a los famosos mucho más de lo que merecen, y a la vez alegrarse de sus desgracias, verlos denigrados. Estas ideas las estructura de forma episódica. Originalmente se titulaba El peor hombre del mundo y definía a un escritor ruin, superficial y obsesionado con el sexo, que se gana a pulso el odio de los que un día le amaron. Sufre un bloqueo mental y se propone secuestrar a un niño, bebe y recibe prostitutas todas las noches. Nada que ver con el director.

Interesante la aplicación del deconstructivismo al lenguaje cinematográfico, de un director 'intelectual' que emula a los autores europeos, como Bergman o algunos otros de la Nouvelle Vague.


Comentarios