El discurso del rey. Tom Hooper.


Ficha técnica:

Año: 2010.
País: Reino Unido/Australia/USA
Duración: 120 minutos.
Dirección: Tom Hooper.
Guión: David Seidler.
Productores: Iain Canning, Gareth Unwin, Emile Sherman.
Productores ejecutivos: Paul Brett, Tim Smith, Bob Weinstein, Harvey Weinstein, Mark Foligno, Geoffrey Rush.
Música original: Alexandre Desplat.
Fotografía: Danny Cohen.
Edición: Tariq Anwar.

Ficha artística:

Reparto:

Rey Jorge VI (Bertie): Collin Firth.
Lionel Logue (Geoffrey Rush)
Reina Elizabeth: Elena Bonham Carter.
Arzobispo Cosmo Lang: Derek Jacobi.
Rey Jorge V: Michael Gambon.
Rey Eduardo VIII: Guy Pearce.
Myrtle Lougue: Jennifer Ehle.
Reina María: Claire Bloom.
Winston Churcill: Thinothy Spall.
Stanley Baldwin: Anthony Andrews.
Neville Chamberlain: Roger Parrot.


Sinopsis:

A la muerte de su padre, el rey Jorge V (Michael Gambon), tras la escandalosa abdicación del rey Eduardo VIII (Guy Pearce), Bertie (Collin Firth), afectado desde niño de un angustioso tartamudeo, asciende de pronto al trono como Jorge VII de Inglaterra. Su país se encuentra al borde de la gran guerra y necesita desesperadamente un líder, por lo que su esposa Isabel (Helena Bonham Carter)), la futura reina madre, le pone en contacto con un excéntrico logopeda australiano sin crededenciales ni títulos, ni es tan siquiera un caballero, sino un actor australiano fracasado que había ayudado a los jóvenes soldados con problemas de dicción a causa de la guerra, Lionell Logue (Geoffrey Rush). Con la ayuda de éste, su familia, su gobierno y Wiston Churchill (Timothe Spall), Primer Lord del Almirantazgo, supera su afección y pronuncia un discurso radiofónico que inspirará a su pueblo y lo unirá en la batalla.

Comentario:

El film se podría resumir con el nombre de una serie mejicana de la década de la década de los 70 del siglo pasado: Los ricos también lloran. La familia real está sometida a las leyes de la sociedad patriarcal, como cualquier familia británica ,que desempodera psicológicamente a hombres y mujeres que no se ajustan al patrón establecido; el pensamiento ( lo interno ) crea la realidad ( lo externo ) y a su vez lo externo, los valores y las creencias sociales, es interiorizado dando lugar a las creencias y la entidad. Al enfocar nuestro pensamiento elegimos nuestra realidad.

Lo que se ve de una persona es la punta del iceberg, lo externo y creado, mientras que la gran base, oculta, está formada por las creencias sociales y personales. Ortega y Gasset decía que El hombre es él y sus circunstancias. ¿Qué convierte a Bertie ( Alberto, Federico, Arturo, Jorge, Duque de York) en el hombre inseguro que es? El miedo inculcado desde niño al padre, que temía a su progenitor y quería que sus descendientes le temieran a él; su hermano mayor, el primogénito, el heredero al trono, el Príncipe de Gales, extrovertido y vividor, que utilizó desde niño su fuerza psicológica con el propósito de herir, abusar, humillar, dominar, ultrajar, y torturar al hermano menor, afectado por una gran timidez. Incluso su propia niñera le alimentó irregularmente hasta producirle una dolencia crónica estomacal. La distancia de los padres, propia de la realeza, la muerte precoz de su hermano Johnny, a los 13 años, le echó en brazos de sucesivas niñeras, afortunadamente más amables que la que arruinó su infancia.

La aparición de la radio en el periodo de entre-guerras, obligó a los reyes a salir de su retiro y a ganarse el derecho a seguir disfrutando de su empleo, introducirse en los hogares británicos y ganarse su simpatía. Pero Bertie tenía un gran problema de comunicación, y ponerse piedras en la boca, como aconsejaban sus doctos terapeutas, emulando a Demóstenes,era absolutamente ineficaz en su caso, pues su mal tenía raíces muy profundas. El primer discurso radiofónico del hijo menor del rey , ( el primero corrió a cargo d el Príncipe de Gales) pronunciado en el Estadio de Wembley para clausurar la Exposición Imperial, que debía transmitir un mensaje de su padre, a través de la BBC, en su programa nacional al servicio del imperio, fue un fracaso. Como consecuencia de ello, su esposa, con el nombre falso de Sra. Jhonson, buscó un logopeda entre los expertos plebeyos, Lionell Rush, que exigió para tratarlo una relación entre iguales, con e fin de facilitar la comunicación y enseñar al príncipe a desprenderse de las 'mochilas' que cargaba desde la más tierna infancia.

No fue tarea fácil y tuvo que derribar las barreras sociales, protocolarias y de clase, (era hijo de un cervecero australiano, un gañán, un don nadie para la corte) y las fricciones con el soberbio miembro de la familia real no se hicieron esperar. La abdicación repentina y forzada del rey Eduardo VIII, de inclinaciones nazis, para casarse con la divociada norteamericana de Baltimore, Wallis Simpson, aceleró la llegada al poder de Bertie, con el nombre de Jorge VII. Su tartamudez era el principal inconveniente y objeto de burla de los miembros de la corte más cercano y María, su esposa, le ayudó a superar traumas del pasado, aunque le tuvo que acompañar durante la mayor parte de su reinado. Fue recompensado por el rey con un título nobiliario.

En esta visión mentalista de la historia de un periodo en que la humanidad padeció el holocausto, la principal preocupación de su rey era pronunciar un discurso ante los incipientes medios de comunicación, que dominaba el Fuhrer, y al que admiraba especialmente por la firmeza de su lenguaje. La incapacidad del Primer Ministro, Baldwin , Anthony Andrews, para interpretar el peligro que suponía Hitler le obligó a dimitir de su cargo. El film incluye la historia de amor de los Duques de Windsor, David (Eduardo VIII) y Wallis, a los que no mira simpatía el pueblo británico, especialmente desde la desclasificación de secretos oficiales.

Contrapicados de la Abadía de Westmister empequeñece al plebeyo australiano, que emocionado pisa el suelo bajo el que yacen Handel y Dickens, entre otras celebridades. Ha transcurrido mucho tiempo desde que los padres de la actual reina Isabel se enfrentaban con timidez a los nuevos medios de comunicación; la muerte de Lady Dee se convirtío en el mayor espectáculo del mundo y supuso la definitiva entrada de las cámaras y los molestos micrófonos de los periodistas en la vida íntima de una institución que no soporta los focos.

Film interesante que nos muestra a un rey como un ser humano, sometido a los traumas de un ciudadano de a pie, al frente de una institución-florero, cuyo poder decisorio es nulo, pero al que toda la población mira con mayor o menor entusiasmo. Alexandre Desplat contribuye con su musica a emblematizar la milenaria institución de la monarquía inglesa, hoy en decadecia.


Comentarios