El tren de las 3:10. James Mangold.


Ficha técnica:

Título original: 3:10 to Yuma
Año: 2007.
Duración: 117 mintos.
País: EE.UU.
Dirección: James Mangold.
Guión: Halsted Welles, Michael Brandt, Derek Haas (Historia: Elmore Leonard)
Música: Marco Beltrami.
Fotografía: Phedon Papamichael
Productora: Lionsgate Films, Relativity Media, Tree Line Films.

Ficha artística:

Reparto: Russell Crowe, Christian Bale, Peter Fonda, Gretchen Mol, Ben Foster, Dallas Roberts, Vinessa Shaw, Kevin Durand, Logan Lerman, Alan Tudyk, Luce Rains, Chris Browning, Johnny Whitworth, Luke Wilson, Benjamin Petry

Web oficial http://www.widepictures.es/eltrendelas310


En 2007 recibió 2 nominaciones al Oscar: Mejor banda sonora, mejor sonido

SINOPSIS

Dan Evans es un veterano del ejército, que instalado con su familia en un rancho de Arizona, está a punto de perderlo todo a costa de una mala cosecha, el corte de agua necesaria para el ganado por parte de su acreedor y las deudas contraidas. Cuando Ben Waden, un despiadado pistolero, es capturado en su localidad, tiene la oportunidad de ganar doscientos dólares, la misma cantidad que le dieron como indemnización por la pérdida de su pierna en el ejército, si se une a un grupo de hombres para llevarlo al tren con destino a Yuma, donde deberán ahorcarlo . Las dificultades que surgen en el camino harán desistir a todos los miembros del grupo, pero Evans actúa acuciado por la necesidad y debe llegar hasta el final.




El tren de las 3:10 es un remake del homónimo de Delmer Daves, realizado en 1957. Jordi Costa del Diario El País, califica la película de extraordinaria, pero a continuación contrarresta su afirmación constatando que parece supurar demasiada intensidad y demasiada trascendencia. Vivimos en un tiempo en que parece que tengamos miedo a un pensamiento sólido y prefiramos recrearnos sobre la interpretación de los actores, el ritmo del film, la búsqueda de la regeneración, etc. Russell Crowe es evidentemente un hombre que transmite muchas emociones con su mirada, entre cínica y bonachona, amable e insolente, y a mí me defrauda pocas veces; Christian Bale, desde su interpretación, siendo niño, de El imperio del sol se ha consolidado como un buen actor y su representación de un marido y padre con su capacidad física reducida a causa de la guerra profundamente conmovedora; el resto del reparto, Peter Fonda, Logan Lerman, Ben Foster...contribuyen a emblematizar a los dos protagonistas, a delimitar su perfil: el hombre duro y el hombre sabio.

Pero a nosotros, como saben los seguidores de este blog, nos interesa desvelar otros aspectos, por muy trascendentes que sean, que contribuyen a conocer mejor la esencia del ser humano, y que siempre están en cualquier película. El western es un buen género, que narra los orígenes del pueblo norteamericano, la esclavitud, la colonización, la llegada de la revolución industrial...Ben Wade (Rusell Crowe) es un bandido sin escrúpulos, que no hubiera podido sobrevivir, como aclara al hijo de Dan Evans (Christian Bale) si hubiera sido un buen hombre, gobernando a una banda de asesinos como la suya; el joven lee novelas baratas de pistoleros, a los que admira , porque representan lo opuesto a su padre, un cobarde que se deja pisotear por los poderosos sudistas que lo reclutaron para una guerra y le recompensaron con doscientos dólares para salvarse ellos mismos; ahora le han quemado parte de sus propiedades, le han dejado sin agua y le amenazan con destruir toda su pequeña hacienda si no paga la deuda contraida, aunque el objetivo verdadero es desahuciarlo.

La llegada del ferrocarril, que suponía el futuro y el desarrollo de las tierras por donde pasaba, fue acompañada de todas las tropelías imaginables. Los accionistas de la compañías constructoras, los bandidos de guante blanco, apoyándose en la ley y los representantes del orden, arruinaban a los pequeños granjeros, porque sus tierras valían más abandonadas y sin 'inquilino' que roturadas y con pastos. Dan Evans (Christian Bale) se ve entre la espada y la pared, entre la ruina y el desprecio de su hijo que lo considera un cobarde, y empuñar otra vez un arma para salvar a su familia. En esta lucha encontrará un aliado de excepción: Ben Wade, que desprecia profundamente a los 'representantes de la ley' que actúan despiadadamente contra los más infelices, y que en el límite de la crueldad y el sadismo, habían enterrado a niños indios vivos. Aquí reside la relevancia y originalidad del papel de Russell Crowe, sin cuya colaboración jamás hubiera podido llegar al tren de las 3:10 el minusválido ranchero. Ambos cumplirán su destino, y el director habrá plantado con valentía una historia de calado atemporal y universal. Los poderosos sufrirán un revés.

No es una excepción, hay muchos filmes que denuncian la discriminación que algunos hacen entre los chorizos marginales, a los que 'se busca' y a cuya cabeza pone precio la sociedad, y los que cometen todo tipo de abusos bajo el paraguas de una honorabilidad más que dudosa. En El último pistolero de Don Siegel, un joven, como el hijo de Dan, se ve obligado a ejecutar a un hombre para restablecer la justicia y después tira la pistola, al comprender que la violencia genera violencia; en el film de Mangold el hijo de Dan comprende que su padre no era un cobarde, sino un hombre prudente, tolerante y sabio,al que la 'necesidad ' , no la ambición, había obligado a cruzar la frontera de la violencia.

América es un país de historia reciente, y la marcha hacia el oeste, la colonización de las tierras arrebatadas a sus antiguos colonizadores, fue la batalla épica de un pueblo que avanzaba acompañado de sus mujeres e hijos y armados con sus rifles. El establecimiento del orden fue otra batalla dura, en la que hubo que vencer al héroe solitario, individualista y partiario de tomarse la justicia por su mano, y que acabó con la llegada del progreso y el ferrocarril, aunque ha dejado su poso en la idiosincrasia de los ciudadanos de este país. Estos episodios han hecho correr mucha tinta y han dado muchos argumentos al cine. El tren de las 3:10 es un film bien realizado, bien interpretado y que merece estar en nuestra videoteca, junto a otros muchos westerns notables.

Magnífica secuencia de Ben y Dan huyendo de todos los pistoleros de uno y otro bando, pero no hacia la libertad, sino hacia el tren que va a Yuma. Russell Crowe demuestra una vez más que es un actor versátil, que hoy puede ser un general romano y mañana un periodista, un sabio con una mente maravillosa, un policía o un pistolero.


Comentarios

  1. Hola

    Mi nombre es Paulina y administro un directorio y buscador de webs y blogs. Me ha gustado mucho http://cinemusicarosalabrandero.blogspot.com, me gustaria intercambiar enlaces. Puedo agregar tu pagina en nuestro directorio para que así mis visitantes puedan visitarla tambien.

    Si te interesa, escribeme al mail: p.cortez80@gmail.com

    Saludos
    Pau

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Deja tu comentario aquí!