Drácula. Dario Argento y el Giallo italiano.




En el largo periodo de vacaciones estival las revistas especializadas de cine han lanzado números especiales que abarcan julio y agosto, decantándose unas por la nueva cantera de algunos cinéfilos, las series de TV (Cahiers du Cinema), o trabajos monográficos sobre el Giallo italiano (Dirigido por...) preparando a sus lectores para el próximo estreno de la multimillonaria película de Dario Argento sobre la mítica figura de Drácula.

El dossier de Dirigido por..., en el que colaboran Tomás Fernández Valentí, José María Latorre, Toni L. Alarcón, Ángel Sala, Quim Casas, Ramón Freixas, Joan Bassa, Raúl Acín, coordinados por Antonio José Navarro, nos informa sobre las relaciones del Giallo (1962-1982) y el Slasher, y sobre los máximos representantes del género de terror italiano. como Dino Tavella, Luigi Bazzoni y Franco Rosellini, Lucio Fulci, Massimo Dallamo, Mario Bava, Luciano Ercoli, Riccardo Freda, Tonino Valerii, Aldo Lado, Sergio Marino, Francesco Mazzei o Dario Argento, entrevistado por Manlio Gomarasca y Antonio José Navarro. Supone un interesantísimo trabajo de investigación de un género que se nutre del psicoanálisis y que aborda en muchas de sus producciones la violencia que se ejerce sobre las mujeres (magnífico pulso entre Marcus Daly, interpretado por David Hemmings y la encantadora periodista en Profondo rosso), fundamentos ambos de la mayor trascendencia en la comunicación audio-visual, según Martin Jay.

El giallo toma su nombre de los relatos de crímenes publicados en colecciones de libros de bolsillo con portadas de color amarillo, y a nivel estilístico recibe la influencia del llamado cine-gótico italiano de los años sesenta, incorporando con el paso del tiempo la sombra pertinaz de (...) Alfred Hitchcock (Tomás Fernández Valentí. 'Giallo y Slasher': relaciones sangrientas) y en especial de su film Psicosis (1960). Los cineastas italianos influirán posteriormente en el subgénero norteamericano del psycho-killer, que engloba películas protagonizadas por asesinos-psicópatas y que se conoce como slasher; no obstante el término, que procede del verbo 'slash' (dar tajos, tajar, acuchillar) ha pasado a caracterizar también historias de asesinos, sean seriales, perturbados mentales o ambas cosas, que cometen sus crímenes con arma blanca, que se consolida con obras como La última casa a la izquierda de Wes Craven o La matanza de Texas de Tobe Hooper.

El giallo influyó de manera especial en Brian de Palma y John Carpenter, que usan iconos extraídos del género italiano, como la navaja de afeitar o el taladro, el uso de pasamontañas blanco o agresiones que se abren con el primer plano de la mano del agresor, frecuentemente vestida con un guante, uso de impermeables...

El slasher acabó vampirizando al giallo, que nació como variante autóctona del thriller norteamericano y desarrolló un estilo propio, según Fernando Tomás Valentí, pero decayó víctima de su propia modestia, e indefectiblemente desaparecería como consecuencia de la popularidad mundial de las dos grandes oleadas de Slasher experimentadas por el cine norteamericano a finales de los setenta y principios de los ochenta, con el triunfo taquillero de 'La noche de Halloween', 'Viernes 13' (...) y a finales de los noventa con el de 'Scream:vigila quién llama'.






Hoy Dario Argento vuelve a la palestra con un film de terror de carácter gótico, una nueva versión de la obra de Bram Stoker, Drácula, en la que el veterano director no teme adentrarse por el laberinto de las nuevas tecnologías para contarnos la historia de Jonathan Harker, que viaja en tren de Inglaterra al remoto castillo del conde Drácula, situado en los Cárpatos en la frontera de Transilvania, con el propósito de catalogar la biblioteca de Drácula, en una historia que combina los fantasmas universales que atormentan al hombre: el amor, el sexo y sobre todo la muerte y lo que existe o no después de ella. Por esta razón nos parece inapreciable el trabajo que ha realizado el equipo de Dirigido por... de actualización de informaciones sobre la procedencia de su director y reseñas de las obras más emblemáticas del género, muchas veces difíciles de encontrar.


Comentarios