Siempre a tu lado: Hachiko. Lasse Hallström.



FILM ANIMALISTA DIRIGIDO POR UN CINEASTA SENSIBLE



Ficha técnica:


Título original: Hachiko: A Dog's Story
País: EE.UU.
Año: 2009.
Duración aproximada: 93 minutos.

Dirección: Lasse Hallström.
Guión: Stephen Lindsey.
Música: Jan Kaczmark.
Fotografía: Ron Fortunato.
Edición: Kristina Boden.

Vestuario: Deborah Newhall.

Diseño de producción: Chad Detwiller.
Productora:Grand Army Entertainment / Inferno Distribution / Pheonix Entertainment / Shochiku Kinema Kenkyû-jo

Intérpretes:


Richard Gere: Parker Wilson.
Joan Allen: Cate Wilson.
Sarah Roemer: Andy Wilson.
Jason Alexandre: Carl
Erick Avari : Shabir.
Davenia McFadden: Mary Anne.
Robbie Collier Sublett: Michael.
Robert Degnan: Teddy.
Tora Hallström : Heather.
Cary-Hiroyuki Tagawa (Ken)

Sinopsis:


Hachiko es un remake norteamericano del film japonés Hachiko Monogatari, que se inspiraba en un caso real aconecido en la ciudad de Tokyo en 1924. Un niño, el nieto de Parker Wilson, cuando debe hablar de su héroe particular, cita al perro de su abuelo, un animal de la raza Akita, al que llaman Hachi, lo que sorprende a sus compañeros, hasta que comienza la historia de un perro, tan fiel y leal a su amo, que esperó su vuelta en la estación, durantes diez años, después de que éste hubiera muerto súbitamente.

Comentario:


A los que admiramos al muy humano director sueco de ¿A quién ama Gilbert Grape? (1993), Las normas de la casa de la sidra o Chocolat, no nos sorprende el acercamiento del cineasta a los animales domésticos, que suplen con su cariño la soledad de muchos hombres y mujeres. Hallström nos abre una ventana al mundo de estos pequeños seres, que sólo quien ha convivido con ellos puede entender en toda su magnitud. Muchas veces los humanos, cuando se insultan, se llaman animales, desconociendo el significado exacto de la palabra.

Yo he llorado, lo confieso, pero tenía en mi mente a mis gatos, esos que maullaban cuando oían la llave de entrada del portal de la calle, y que te perdonaban las ausencias y los malos ratos que les hacías pasar cuando estaban enfermos y debías suministrarle una medicación asquerosa e incomprensible, pero que entendían que no les querías hacer daño. Hachiko, un perro de raza muy antigua, independiente y nada rastrero, elige a su dueño, y en el ejercicio de su plena libertad, le acompaña cada día a la estación, y le espera a la vuelta. Cuando Parker Wilson (Richard Gere) muere súbitamente, el perro sigue esperándole hasta que le llaga la hora de su muerte. Hoy tiene un monumento en una estación japonesa.

Muchos creen que los defensores de los animales son unos snobs y unos histéricos; quizás sea porque nunca han gozado del cariño fiel, leal y sincero de un animal. Pero que nadie se llame a engaño: tú no los tienes ellos, ellos te tienen a ti. Film recomendable para los espectadores que disfruten con esos seres irracionales, en los que, como decía Shakespeare, ha ido a refugiarse el raciocinio, porque los hombres han perdido la razón.

Narrada como la historia de Grape con una estructura circular y un gran flashback, vemos en la primera secuencia al nieto de Parker contando la historia a sus atónitos compañeros de clase, y se cierra el film con el mismo niño, al que espera a la salida de la escuela un perro Akita, al que llama Hachi. El director semantiza el color, usando el blanco y negro cuando contemplamos la acción a través de los ojos del perro. ¿En qué color ve la vida el animal?


Comentarios