Arrietty y el mundo de los diminutos.Hirosama Yonebayashi.


Ficha técnica:

Título original: Kari-gurashi no Arietti.
País: Japón.
Duración: 94 minutos.
Dirección: Hirosama Yonebayashi, animador del Estudio Ghibli.
Guión: Hayao Miyazaki, (fundador de Ghibli) y Keiko Miwa,basada en el libro 'Los incursores' de Mary Norton'
Música: Cécile Korbel.
Estudio:Aurum Producciones.


Sinopsis.


Arrietty y el mundo de los diminutos cuenta la historia de una familia de pequeños seres, de apenas 10 cm. de longitud, que viven en una casita oculta bajo las tablas del suelo de una mansión campestre. Estos diminutos seres tienen la norma de no dejarse ver nunca por los humanos; sin embargo, su tranquila existencia cambia cuando la joven Arrietty, una audaz adolescente, es vista accidentalmente por un niño que se acaba de establecer en la casa debido a su delicada salud. Entre ambos surgirá una fuerte amistad, pero a la vez la existencia de estos seres se verá peligrosamente amenazada.

Comentario.

Vuelve una producción de animación japonesa, en la que los occidentales somos vistos con esos 'ojazos' tan característicos, mientras nosotros representamos a los orientales con una raya apenas insinuada. Son dibujos pertenecientes al anime o japanimation, que tuvieron su auge en la década de los 70 y 80, después decayeron y volvieron a resurgir con fuerza en la de los 90. Es un medio de gran expansión en Japón, país que todavía no se ha recuperado de la crisis basada en gran parte en la especulación inmobiliaria de los 90 (tomemos nota), un producto de entretenimiento comercial que ha producido un fenómeno cultural de masas y una forma característica de arte tecnológico.

Sus productos están potencialmente dirigidos a todos los públicos, desde niños hasta adultos, e incluye lenguajes iconográficos muy específicos como el creado para el manga o historieta japonesa, destinado a un público amplio, que incluye desde estudiantes hasta amas de casa, y se asienta, como en EE.UU., en estudios socio-demográficos, que les permiten abordar los temas y géneros más diversos como el amor, la aventura, la ciencia ficción, los cuentos infantiles, la literatura, los deportes, la fantasía el , erotismo...

En el film que ahora presenta Ghibli, que aborda tradicionalmente la relación del hombre con la naturaleza, se introduce un tema universal, una fantasía infantil, incorporada en el cine para adultos desde hace mucho tiempo. como El increible hombre menguante de Jack Arnold (1957), que simboliza el deseo oculto e intrínseco del hombre de controlar y dominar todo, y sustituir sus juguetes mecánicos por seres humanos diminutos, a los que poder manejar a su antojo ¿Quién no ha tenido alguna vez este tremendo sueño? Es memorable el anuncio de unas zapatillas de marca en el que una horrible y cursi niña, llena de lazos por todas partes, canta una insoportable canción (acusativo interno), hasta que un enorme pie calzado con estos zapatos deportivos la aplasta inmisericorde. Es el caso de Gulliver, pero invertido, en el que el que crece es él, y muy significativa la anécdota en la que otra niña cruel juega con él en su casita de muñecas. Es el trasfondo nada inocente de una infancia, que de acuerdo con el aserto de James Lloyd, nunca ha sido inocente. Estas historias suelen tener mucho rendimiento en todos los públicos.

Pero los niños de ahora gozan de las producciones de Pixar, preocupadas por temas como el ecologismo, la lucha contra el edadismo, la igualdad de la mujer..., que incorporan las nuevas tecnologías, entre ellas las tres dimensiones, que crean un mundo paralelo de fantasía y color , recurso que en Un mundo feliz de Huxley se utiliza paradójicamente para crear esclavos, poblaciones sometidas, al producir descargas eléctricas en los infantes, destinados a ser los obreros del futuro, que se atreven a acercarse y tocar los objetos luminosos, produciendo en ellos una aversión a este posible disfrute y concentrando sus esperanzas en un trabajo, sin evasiones ni ilusión. Dudo que se sientan tan atraídos por estos dibujos como lo fueron los niños de décadas anteriores, aunque no serán pocos los nostálgicos treintañeros que lleven a sus hijos al cine, en búsqueda más que del placer de éstos, de una infancia perdida; muchos de ellos ven un gran valor en el hecho de que estén dibujados a mano y realizados en tecnología 2D, acompañados de esa música sin estridencias ni sobresaltos inspirada en la actitud vital japonesa, aunque ahora realizada por una mujer francesa: Cécile Korbel. Quien tenga jóvenes o adolescentes en casa sabrá que uno de los gritos tribales más repetidos por sus mayores es: ¡Por favor, baja esa música!

Los dibujos animados forman parte del background personal de todos los que son niños o lo fueron tiempo atrás, y la TV ha contribuido a que, incluso los que no pueden pagar la entrada de una familia en una sala de proyecciones, hayan tenido acceso a ellos. Es precisamente ésta la razón por la que son tan importantes, por su influencia en una etapa de la vida en la que se están forjando las conciencias. Los diminutos fue una serie de gran difusión en la década de los 80.


Comentarios