Los niños de Timpelbach. Nicolas Bary.



Ficha técnica:

Título original: Les enfants de Timpelbach.
País: Coproducción Francia/Luxemburgo.
Año: 2008.
Duración: 95 minutos
Dirección: Nicolas Bary.
Guión: Nicolas Bary, Nicolás Peufaillit y Fabrice Roger-Lacan, basado en el libro de Henry Winterfield.
Producción: Dimitri Rassam.
Diseño de producción: Olivier Raoux.
Música: Fréderic Talgorn.
Fotografía: Axel Cosnefroy.
Edición: Véronique Lange.
Vestuario: Patrick Lebreton.
Compañía distribuidora: Flins & Piniculas.

Ficha artística:

Reparto:

Gérard Depardieu (general Igor).
Carole Bouquet, Armelle (Corbac).
Raphaël Katz (Manfred)
Adèle Exarchopoulos (Marianne).
Léo Legrand (Thomas).
Baptiste Bétoulaud (Oscar)
Martin Jobert (Willy).
Lola Creton (Mireille)
Léo Paget (Robert).

Sinopsis:

En el pueblo de Timpelbach los padres y autoridades, incapaces de dominar a los niños, deciden abandonar por un día a éstos a su suerte y darles una lección.

Comentario:

El relato, de ambientación ecléctica en un poblado de apariencia medieval por el vestuario, la imagen externa de las casas y trazado de la localidad, en la que sus habitantes, incluidos los niños, poseen todo tipo de aparatos eléctricos modernos y vehículos actuales, no es ni mucho menos tan inocente como parece. En el background está el modo en que se organizan las sociedades primitivas y el surgimiento de las clases sociales, basado en el uso de la fuerza y el despotismo, en el que los más violentos intentan imponerse a los demás y aprovechar su fuerza de trabajo; en este caso, al tratarse de la infancia, tienen gran peso las teorías de Freud y Fromm sobre la influencia de la educación en estos años infantiles en la constitución del carácter de los hombres. Aquellos niños cuyos padres poseen un talante totalitario o indiferente desarrollan un resentimiento social, destilan infelicidad y disfrutan haciendo daño a los que consideran de cartácter débil simplemente porque son queridos y cuidados por sus padres. No dudan en llegar incluso a matar si es necesario.

Estos niños reproducen las instituciones necesarias para la organización de su sociedad, incluida la judicatura, y la satisfacción de las necesidades primarias les impone la división del trabajo. Los grupos surgidos en su primitiva célula social se enfrentarán a palos, pero también a tiros, aunque el film no es sangriento y la muerte de un niño se resuelve como una ficción ejemplificadora.

Pero el film toma también como referencia al propio cine. El General Igor, actuando como lo que es en la vida real, el actor Gerard Depardieu, enamora a la histérica e insatisfecha maestra y le promete presentarla en castings cinematográficos.

Film interesante.


Comentarios