Carros de fuego. Hugh Hudson.





Ficha técnica:

Título original: Chariots of fire.
País: Reino Unido.
Año: 1981.
Duración: 123 minutos.
Dirección: Hugh Hudson.
Guión: Collin Welland.
Música: Vangelis.
Dirección fotografía: David Watkin.
Edición: Terry Rawlings.
Vestuario: Milena Canonero.
Compañías: Productora : Enigma Productions, Allied Stars Ltd., Goldcrest Films International Distribución:Twentieth Century Fox Film Company.






Intérpretes:: Ben Cross,  Ian Charleston,  Nicholas Farrell,  Nigel Havers,  Ian Holm,  John Gielgud , Lindsay Anderson,  Cheryl Campbell , Alice Krige,  Struan Rodger,  Nigel Davenport,  Patrick Magee,David Yelland,  Peter Egan,  Daniel Gerroll,  Dennis Christopher,  Brad Davis.


Premios:

1981: 4 Oscars: Película, guión original, bso, vestuario. 7 nominaciones 
1981: BAFTA: Mejor película 
1981: Festival de Toronto: Mejor película (Premio del Público) 


Sinopsis.

 En 1920 , Harold Abrahams (Ben Cross)  y Eric Liddell, (Ian Charleston, dos corredores excepcionales de la Universidad de Cambridge,  pertenecientes  a distinta clase social, con diferente credo político  y distinto concepto del triunfo compiten para estar presentes en los  Juegos Olimpicos de París  de 1924..


Comentario.

 En la muy oscarizada cinta Carros de fuego, Hudson  muestra una sociedad elitista , emblematizada en la Universidad de Cambridge, en unos momentos en que la educación superior era privilegio de unos pocos, que admitía entre sus filas a alumnos de estratos sociales inferiores si reunían ciertas condiciones sobresalientes en campos como el deporte, aplicando la máxima clásica de mens sana in corpore sano. Harol Abraham era consciente de su condición de semipobre al que llevan hasta el agua y no le dejan beber, pero con esfuerzo y dedicación logra un triunfo merecido en los juegos.

Hoy la sociedad ha evolucionado, la educación se ha extendido e Inglaterra ha perdido su posición predominante en el deporte, y en otras áreas de conocimiento frente a otras potencias con mas peso económico. No obstante algo sigue siendo válido de este filme, y es la invitación de Liddell a sus seguidores a participar y esforzarse y  no limitarse a contemplar al que gana desde las barreras. Es duro y requiere controlar la voluntad, a pesar de que, especialmente hoy, nadie se siente capaz de aconsejar a otro qué hacer  a la vista de la realidad  ; no hay fórmulas para ganarle la carrera a la vida, cada uno corre a su manera, con su propio estilo, y la fuerza le viene de dentro de sí mismo.

Comentarios